Elmore, prejuicios y lugares comunes

brokeback-mountain

El problema de fondo del comentario de Augusto Elmore en su sección “Lugar Común” de la revista Caretas es de ética periodística. Un periodista sólo informa (u opina) sobre situaciones de las que ha sido testigo, conoce de primera mano o tiene información suficiente. El señor Elmore no conoce el guión premiado. Sin embargo, opina sobre él y sobre el premio. Bastaría sólo con este hecho para presentar una queja ante el Tribunal de Ética del Consejo de la Prensa Peruana, porque se está afirmando que el guión ha sido premiado por razones distintas a las establecidas en las bases de concurso, lo cual es ofensivo (en los términos) y hasta injurioso (en el fondo) para el señor Javier Fuentes, los miembros del jurado y el CONACINE.

Además, como ex “Consejero Cultural” de la Embajada peruana en España, Elmore debería saber que una obra artística debe juzgarse por sus valores estéticos (o, en este caso, dramáticos) intrínsecos y no porque su argumento sea gay. Al hacerlo, este comentarista no formula un juicio, sino que desliza un pre-juicio, lo cual tampoco es ético. Más aún, éste es el peor de los vicios en los que puede caer un crítico o comentarista de arte, porque supone hacer uso del poder que le otorga escribir en un medio de comunicación importante para denigrar o desmerecer a un autor, incluso antes de que haga su obra, como ocurre en este caso. ¿Qué tipo de “consejos” habrá proporcionado en Madrid?

Aparte de estos aspectos éticos, los comentarios del señor Elmore son claramente discriminatorios y homofóbicos. Para empezar, Brokeback Mountain es una película cuyos valores audiovisuales están fuera de toda duda, independientemente de si ha sido premiada o no; e incluso, hasta cierto punto, de su temática. Para el señor Elmore no es así, sino que su mérito (y causa de éxito indebido) es tener un argumento con tema gay. Es decir, lo que manda no es el talento, sino una creciente tendencia gay que alarma a nuestro comentarista. Textualmente dice “lo malo es que en esa tendencia, que está de moda últimamente, los maricones llevan ventaja” (seguramente para Caretas la expresión “maricones” es muy inclusiva). Esto es un prejuicio disparatado, porque no hay tal “tendencia”; a menos que se demuestre que nuestras pantallas están llenas de filmes con argumento gay del mismo nivel de calidad que la citada cinta. Porque, aunque el señor Elmore no lo crea, el juicio correcto sobre un filme debe hacerse en base a su calidad integral y no sólo a su argumento (sea o no gay).

Luego hay otro prejuicio: “siempre habrá uno que gane un premio y que encuentre alguien que le financie el filme”. En otras palabras, los logros artísticos o profesionales de los gays no dependen de su esfuerzo o capacidades, sino de su “suerte”, ya que están “de moda”. Obsérvese que a Elmore no sólo le parece “mal” que los gays hagan cine, sino que incluso condena las películas con esa temática, sean o no realizadas por gays. Su prejuicio va más allá de la existencia de estos ciudadanos con opción sexual distinta, y se proyecta hacia la simple posibilidad de que se cuenten ficciones en el cine sobre el asunto. Eso basta para descalificarlos. ¿No es esto claramente homofóbico y discriminatorio?

caretas-2036Naturalmente, los señores de Caretas tienen el derecho de negarlo, pero ¿cómo queda la dignidad del señor Fuentes? Según Elmore, él se aprovecha de esa “suerte de confabulación (…) internacional de los homosexuales”. ¿Y cómo queda su logro profesional de haber conseguido un premio para su proyecto fílmico (junto a otros realizadores)? Pues, según su colaborador, esto es un asunto de “maricones con suerte”; “no se le cocina” que puede tener talento profesional y su guión valores artísticos. ¿La libertad de prensa permite descalificar un guión sin conocerlo y denigrar a su autor únicamente por proponer un argumento gay? Por otra parte, ¿cuál es el mensaje para los próximos realizadores que presenten proyectos a CONACINE y para sus jurados? Bueno, suponemos que en adelante es mejor no dejarse llevar por “confabulaciones” ni “modas internacionales”; y, aparentemente, hay ciertos temas que no deben tocarse. Después de todo, son fondos públicos.

Finalmente, el señor Elmore pretende pasar por un periodista imparcial diciendo “no soy homófobo ni homófilo”. No, pues, defínase, señor Elmore. Obviamente, ni su peor enemigo podrá acusarlo de ser una persona tolerante y respetuosa de las personas con opción sexual distinta, y eso sí es una constatación. Usted, aunque no se percate (o no quiera hacerlo), es homofóbico y no debe tener complejos. Dígalo claramente porque tiene derecho a hacerlo. Pero lo que no puede hacer es opinar sobre lo que no conoce ni denigrar –insinuando motivaciones subalternas– a personas que han logrado (y concedido) de manera legítima fondos para obras fílmicas con todas las de la ley. Como lector de Caretas y del señor Elmore, lamento mucho que sus comentarios casi siempre ingeniosos y que he disfrutado regularmente hasta ahora, hayan caído en prejuicios tan burdos. Ya tenemos demasiadas exclusiones sociales para añadir nuevas y menos en un medio como esta revista, que deberemos leer a partir de hoy con otros ojos.

Artículo anterior
"Why so serious?": The Dark Knight según El Otorongo
Artículo siguiente
Teaser tráiler de filme colombiano "Saluda al diablo de mi parte", con Salvador Del Solar

4 comentarios

  1. Oscar
    18 de julio de 2008 at 17:53 — Responder

    Es una exageración que el Consejo de Etica de la Prensa peruana se meta en este asunto. Al igual que los homofobos saltan de su asientos cuando ven atisbos de homosexualidad, también resulta una forma de intolerancia que se censure cualquier opinión no “politicamente correcta”. Me parece que lo que Elmore intentaba señalar es algo que todos saben, los premios muy rara vez responden a criterios artísticos, generalmente responden a criterios políticos, publicitarios e incluso económicos; aunque no afirmo que este sea el caso porque debería haber leído todos los guiones en concurso. Me parece que Elmore siente cierta aversión a los homosexuales, se nota en varios de sus comentarios; pero ¿Quiénes somos para censurar una opinión personal sobre un premio? Hay que leer más a Voltaire: “No estoy de acuerdo con su opinión pero lucharé para que pueda expresarla”.

    Postata: No tengo nada contra el cine gay, uno de mis romances favoritos del cine es el de Jun y Shiro en Big Bang Love Juvenile A de Takashi Miike.

  2. maria eugenia
    19 de julio de 2008 at 7:09 — Responder

    totalmente de acuerdo con juan jose beteta y hace mucho tiempo deje de leer Caretas con imparcialidad , lo repito ademas de algunos articulos de investigacion (especialmente sobre narcotrafico), y las columnas de Gorriti y Bedoya, el resto de Caretas es de contenido muy sesgado y parcializado.

  3. Carlos
    21 de julio de 2008 at 16:06 — Responder

    Pero al final, igual resulta cierto que algunos premios se dan en base a la temática y no a la calidad artística, y en eso el Oscar es uno de los más comunes.

    Y no es cuestión de querer favorecer a cierto sector de la población solo por hacerlo sino de mostrar una política de “inclusión” hacia las minorías.

    Tal vez no sea este el caso del premio del CONACINE, pero internacionalmente hay algunos premios que se ven influidos por las tendencias del momento y en esta época, guste o no, sea correcto decirlo o no, la causa gay está de moda.

  4. Juan José Beteta
    21 de julio de 2008 at 17:48 — Responder

    Es cierto que los jurados, en ocasiones, toman sus decisiones por motivos extra cinematográficos. Pero ese no es el punto del señor Elmore. Él dice que no necesitas ver una película ni leer un guión que muestren una relación gay para saber que va a ser premiado. Sea Fuentes o Ang Lee o cualquier otro.

    Y eso va en contra de lo que es la piedra angular del periodismo, a saber, que eres testigo de los hechos y que estás informado sobre lo que estás escribiendo. Es decir, debes haber leído ese guión sobre el que vas a informar. No interesa aquí si lo que escribes es “políticamente correcto” o no, o si se trata de los gays o sobre un partido de fútbol.

    Simplemente, si no has visto por ejemplo un partido de fútbol y opinas o informas sobre el mismo, te botan del medio en el que trabajas. En Estados Unidos esto no es ni siquiera tema de algún Tribunal de Ética, sino que te sacan de la profesión y ya. Pero como estamos en Perú, pienso que una queja es lo mínimo que debemos plantear y, como lectores, una disculpa de Elmore sería lo mínimo que debería darnos.

    Y desde el punto de vista del crítico la cosa es peor. Porque no basta con haber visto la película o leer el guión, sino que hay que justificar el juicio que emites. Y lo importante no es la conclusión (bueno, malo, me gusta, no me gusta, “moda gay”, etc.), sino el análisis del producto dramático o audiovisual que justifica tu juicio. Eso diferencia moralmente al profesional del delincuente (léase, quien opina para denigrar o difamar).

    En una conversación o incluso en un blog puedes dar opiniones prejuiciosas o simples disparates (como es el caso del comentario de Elmore), pero si escribes en un medio de comunicación serio tienes que respetar criterios profesionales y éticos básicos, como los que te menciono.

    Recién entonces podemos discutir si el contenido de lo escrito o filmado es discriminatorio o no, si es una moda o no. En particular, no creo que exista tal moda gay y pienso, más bien, que el tema de Brokeback Mountain le impidió obtener más premios. Con esto te hago notar que más importante que constatar la presunta “moda gay”, es definir si tal “moda” (léase, contenido) funciona en contra de un filme en manos de jurados prejuiciosos, y no necesariamente a favor; como injustificadamente cree Elmore.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Elmore, prejuicios y lugares comunes