Salió el tráiler de W., la película de Oliver Stone sobre George Walker Bush. Vemos al camaleónico Josh Brolin en distintos pasajes, intercalados, de la trayectoria del presidente norteamericano. Más joven se le ve desbocado, agresivo, caótico, y luego aparece encumbrado en el poder… en las mismas condiciones. A primera vista, el actor de No Country for Old Men ha logrado una caracterización mimética, replicando tics, la mirada perdida y los impulsos de quien pasó por el alcoholismo y el total desorden personal, y de pronto se convirtió en el mandatario más esperpéntico de los Estados Unidos. Da la impresión de que Stone ha acertado, ojalá se confirme y así recupere parte de su antigua garra. Este avance sugiere mordacidad y buen timing. Se estrena el 23 de octubre en el London Film Festival.