vicky-cristina-barcelona-woody-allenPor estos días, las aguas se muestran algo movidas para el gran Woody Allen, ya que el escritor español Alexis De Vilar lo ha acusado de plagio. Según De Vilar, en 1987 escribió la novela Goodbye, Barcelona, que se encuentra registrada desde ese año en el Ministerio de Cultura de su país e incluso fue finalista de los afamados Premios Planeta, y sobre ella es que el director neoyorkino se habría basado para la cinta Vicky Cristina Barcelona que este 2008 estrenó teniendo como protagonistas a Penélope Cruz, Javier Bardem y Scarlett Johansson, evidentemente sin ningún reconocimiento hacia el trabajo del escritor.

Al hacer unas averiguaciones sobre este tema, del que el español ya ha adelantado que se dilucidará en los juzgados, llegamos a su página web, en la que de entrada encontramos un comunicado del autor, en el que menciona algunas coincidencias con el filme (además del nombre):

Goodbye, Barcelona. Novela de amor y odio que tiene como escenario Barcelona, una ciudad en plena desintegración de su sociedad civil víctima del fanatismo político/deportivo. Detrás del diseño, la moda y cierta “cultura” prefabricada se esconde un materialismo salvaje.

Goodbye, Barcelona fue seleccionada entre las finalistas al Premio Planeta 1988, y también el mismo año estuvo entre las finalistas al Premio Plaza Janés. Y sin embargo nadie se ha atrevido a publicarla en dos décadas… Quizás sea por su lenguaje mordaz y su temática revulsiva en oposición al discurso triunfalista y monocorde imperante (…).

¿Es casualidad el título parecido en ambas obras, el que se trate también de un triángulo amoroso con muchas escenas tórridas y sobre todo el que el personaje interpretado por Javier Bardem en Vicky Cristina Barcelona sea un pintor abstracto, que los propios productores definen de “desinhibido”, como es sin duda el personaje central de Goodbye, Barcelona? Por añadidura, las turistas de Woody Allen interpretadas por Scarlett Johansson y Rebecca Hall son norteamericanas de visita en Barcelona, igual que David Columbus el personaje de Goodbye, Barcelona.”

Como acaban de leer, hay algunos indicios que podrían hacer dudar a más de uno. Es más que seguro que próximamente tendremos más noticias acerca de este entuerto, en el que el prestigio del también realizador de Annie Hall y Manhattan, podría resultar seriamente dañado.

(Vía 20minutos.es)