Harry Potter y la paranoia de las Majors | Cinencuentro | Industria cinematográfica

Harry Potter y la paranoia de las Majors

funcion de prensa Harry Potter 6

Los amigos de Warner Bros. Pictures nos invitan cordialmente a la función de prensa de Harry Potter y el misterio del príncipe, recordándonos como suele hacerse en las presentaciones de blockbusters de este calibre, que «no se permitirá el ingreso a la sala de cámaras y celulares. De preferencia, no traerlos». Hasta ahí todo bien (es un decir). La novedad en esta oportunidad viene en la forma del documento denominado «Acuerdo de Seguridad y Confidencialidad», que debemos llevar firmado a la función si queremos tener el privilegio de ver Harry Potter 6 antes que todo el mundo.

Como leerán a continuación, el nivel de paranoia al que han llegado ciertas empresas distribuidoras estadounidenses linda lo insultante. Si bien son sus reglas y sus condiciones, y quien quiera participar de sus eventos debe allanarse a ellas, tratar como potenciales «delincuentes» a los periodistas que ellos mismos están invitando es, si no risible, ofensivo. Policías y guachimanes en la puerta, equipos infrarrojos, y por si fuese necesario, aplicarán, cordialmente, el famoso Arresto Ciudadano:

El señor (la señora)___________________________________ representante de ______________________ accede a cumplir con los requerimientos indicados por Warner Bros. Pictures y sus representantes en Lima.
No se permitirá el ingreso a la sala de cámaras ni celulares. Sugerimos dejarlos en casa o en el auto.

Al asistir al evento usted acepta las condiciones y restricciones de seguridad que se tomarán para su realización. La proyección será monitoreada para evitar la grabación parcial o total; De darse el caso de encontrar a un invitado grabando o fotografiando la película, éste será retirado de la sala y presentado a las autoridades respectivas.

Contaremos con la presencia de la Policia Nacional del Perú, de efectivos de una empresa de Seguridad, contamos con equipos de alta tecnología para impedir grabaciones ilícitas y haremos valer la nueva ley de Arresto Ciudadano por lo que les recomendamos seguir nuestras indicaciones y disfrutar la película.

Será que ya no voy muy seguido a estas funciones de prensa, pero hasta donde yo recuerdo, esta debe ser la primera vez que se verá una película con un policía al lado. ¿Es en estas presentaciones tan peligrosas para la sociedad que se están utilizando los escasísimos recursos policiales?

También lee:  Análisis de la taquilla del cine peruano 2018 (pt. 2)

Recordemos además que son empresas como ésta las que han promovido «su» proyecto de norma legal, la Ley Majors, dizque de fomento a la cinematografía nacional.

Ya saben, disfruten la película, colegas.

Reacciones en la red:

  • Cinespacio: Así fue el Avant Premiere, con tombos y amenazas de «arresto ciudadano».
  • Ricardo Bedoya: «Mejor que les pongan esposas a la entrada, los sienten al lado de un Fiscal y les echen encima perros sabuesos».
  • Utero.pe: «Ahora llevar un celular al cine también te hace sujeto del arresto ciudadano».
  • Eduardo Arcos: «¿Qué culpa tienen los periodistas y personas especializadas en cine que escriben en blogs de la paranoia de Warner?».
  • Paco Bardales: «Lo peor es que tanto bolondrón e histeria se ha generado por Harry Potter. Encima.»
  • Mario Castro: «Esto no es otra cosa que Bush, ¿no?; en lenguaje transnacional / internacional / neoliberal / neocon / neonazi… y altamente globalizado y tecnologizado».
Artículo anterior
Festival Cine//B_2: Descarga el catálogo
Artículo siguiente
Magaly Solier protagoniza "El mundo por venir" de Fernando León de Aranoa

49 comentarios

  1. Avatar
    Juan José Beteta
    13 de julio de 2009 at 10:22 — Responder

    Realmente, no dejo de asombrarme del nivel mental de los señores distribuidores.

    No me refiero a su cultura o grado educativo siquiera, sino al tino y tacto que deben mostrarse en el mundo de los negocios y las meras relaciones públicas; incluso en la interpretació n más restrictiva de la misma.

    Aparentemente, el «convenio de confidencialidad» mencionado más abajo no está dirigido a identificar o detener a algún presunto pirata al interior de la comunidad de prensa y crítica cinematográficas en el país.

    Ello porque las medidas de seguridad para tal fin se están anunciando con bombos y platillos (aunque suena un poco extraño eso del «arresto ciudadano» cuando ya la policía y una compañía de seguridad van a estar presentes).

    Es decir, que si de verdad se van a tomar las medidas anunciadas, obviamente ningún presunto pirata se expodría a llevar una cámara; ya que le están avisando de que será revisado o vigilado por la policía.

    Si realmente se tratará de una acción contra la piratería, nada de esto se anunciaría y más bien se actuaría para detener a los supuestos piratas. Y si tal cosa ocurriera (sea en una función de prensa como en cualquier presentación pública), entonces sí estaríamos ante una real acción disuasiva con algún efecto sobre la piratería.

    Pero como este no es el caso, en realidad estamos ante un simple insulto a los miembros de la prensa cinematográfica. Y si este es su comportamiento ante quienes difundirán sus películas, cabe preguntarse cuál es su actitud ante el público.

    Conviene recordar que hace un par de años se exhibió en Lima una copia grotescamente censurada del filme La mujer de mis pesadillas, de los hermanos Farrelly; sin ningún aviso al público.

    Esto fue motivo de una denuncia pública de la Asociación de prensa Cinematográfica (APRECI), acogida por colegas de los medios escritos.

    Sin embargo, meses después de la denuncia se vendieron copias legales en DVD de la misma película, en una versión que se anunciaba como «sin censura»; copia autorizada por los propios distribuidores.

    Es decir, que -en el tiempo- posiblemente más personas verán la copia original completa en DVD (personalmente, adquirí una en Wong); incluso, quizás, sin recurrir a copias piratas.

    Y este no es el único caso. Otra distribuidora exhibió Crimen y lujuria de Ang Lee en una versión cercenada en 20 minutos.

    Nunca han habido respuestas formales u oficiales de estas empresas ante lo que son claros atropellos a los derechos del público. Atropellos que ellos mismos ponen en evidencia.

    Es decir, este no es un asunto opinable, sino que se trata de hechos tangibles y evidentes, empíricamente comprobables.

    Obviamente, no hay explicaciones oficiales de esto porque ello tiene consecuencias legales, también para los exhibidores. (Aunque es fácil suponer el tipo de prejuicios que alimentan tales acciones.)

    Y actúan con total impunidad por la simple razón de que se trata de empresas con un tremendo poder. Poder resultante de su condición de monopolios y oligopolios en la distribución de películas.

    Es por ello que se pueden dar el lujo de actuar impunemente, incluso con las propias películas que ellos distribuyen (no hablemos de lo que se deja de distribuir y exhibir); y de insultar a la prensa y maltratar al público, en asuntos muy sensibles como los expuestos.

    En consecuencia, hablamos de empresas que no hacen bien su trabajo, no brindan un buen servicio -acorde a estándares mínimos-, ni son confiables. Fuera de esto, limitan cuando no impiden la exhibición de la enorme oferta cinematográfica internacional.

    Consecuencia de ello es que estimulan la piratería, ya que censurar o cercenar películas promueve la ilegalidad, de igual forma que limitar la oferta. Mientras que iniciativas fronterizas, como la arriba mencionada, indican -para decirlo suavemente- ofuscación mental; antes que alguna estrategia contra una piratería que se alimenta de las cintas que podrían distribuirse y de otras que nunca se exhiben en cines del país.

    Es por ello que encuentro justificada la desconfianza frente al presunto aporte «voluntario» propuesto por un determinado proyecto de ley de fomento de la cinematografía nacional.

    Esto no tenemos que verlo necesariamente desde un punto de vista ideológico, sino a partir de antecedentes muy claros. Esta gente sin duda ve únicamente lo que interpreta como sus propios beneficios; y cuando piensa en el público o la prensa, puede tomar iniciativas como las descritas.

    ¿Cómo actuará frente a los cineastas locales si la ley se lo permite?

  2. Avatar
    rolo
    13 de julio de 2009 at 10:23 — Responder

    Que paso aca?, yo recuerdo que en un presentación anterior me pidieron el celular, no lo di, pero tampoco lo saque.
    Entiendo la molestia y el punto de «legalidad» que menciona Lucho, y es sumamente ridiculo el comunicado, por ende agarro víada y me explayo:

    1.- «Como KFC con mayonesa, pero tomo coca zero, soy light!»; antes de escribir este comentario me fije si la podía bajar y en la primera busqueda, me salieron opciones en 3 idiomas, entonces de que estamos hablando, me diran seguramente, «pero no por eso vamos a dejar que graben todo lo que quieran» correcto, pero como dicen los viejitos, ves la paja y no el tronco, de cuantas proyecciones para prensa han salido videos piratas que podemos ver polvos (de cualquier color), mercados o avenidas como Javier Prado, Canada o Aramburu? aunq este último creo q se especializa en pornos.
    2.- «Cierras la reja para que no entre aire»; la mayoría de videos piratas que consigues en la calle son copías que no vienen de ese tipo de grabaciones, de donde?, como? y cuando?, ni idea, no es mi chamba saberlo, pero el sentido común, me dice que no viene por ahi la cosa.
    3.- Por último, la mas jodida de todas, «te invito a mi fiesta, pero porfa, no te robes nada»; si creo que alguno de los medios, fomenta y/o incurre en delitos de piratería, para que los invita, es mas! porque no los demanda, porque no redacta un comunicado diciendo, los miembros de cinencuentro, son piratas!, quien sabe si por ahi nos puede caer un billetito de reparación civil.

    En conclusión: «NO VAYAN!», como diría melcochita, no porque les vayan a pelar el celular, o no les dejen tomarse fotos para su facebook, NO!; no vayan porque los están tildando de delincuentes, y eso es inaceptable, desde cualquier punto de vista.

  3. Avatar
    Anonimo
    13 de julio de 2009 at 11:05 — Responder

    A ver.. se supone que hay un encargada y/o encargado de prensa. se supone que esa persona conoce o es la que sabe a quien invita. Se supone que los que van a esas reuniones, la mayoría se conoce o por lo que saben que medios son los que representa. Aquí el asunto es el siguiente: se hace una lista se invita a los más representativos, a los blog más antiguos y especializados y por últimos a los medios impresos. se deja de lado blog poco conocidos o recién creados. Entonces, si ha habido una depuración quiere decir que los que han invitado a su «reunión» saben quienes van a ir, pero aún así con su «comunicado» les dicen, «Sabes, qué eres pirata y pueden filmar mi película», en buen cristiano somos «rateros fílmicos»..perdón por la expresión, pero tienen la c….más grande que la del Campo de marte. Encima que privilegian la cosa, te mandan ese comunicado ofensivo y para contentarte te invitan «su desayuno» de marras..Es lo que siempre se piensa del periodista..»Este se contenta con una gaseosita y unos regalitos»…eso es lo que piensan…esa es la reflexión que tengo…Que Warner enmienda la plana, que bote a quien hizo la dichosa lista y que pida disculpas públicas a un gremio que por lo que veo..en su mayoría se hace respetar…Felicitaciones a cinencuentro..aunque sigo pensando que la medida debe ser más radical porque igual a esas transnacionales les llega todo ello, simplemente porque tienen sus «sobones y mermeleros» que siempre estarán allí diciendo amén a todo lo que hagan o digan…

  4. Avatar
    Juan José Beteta
    13 de julio de 2009 at 11:06 — Responder

    Sobre la piratería, y por lo dicho en mi comment anterior, está claro que no es posible tener una posición unívoca.

    Primero, porque las propias distribuidoras comenten tropelías contra el publico y, luego, porque limitan el acceso a miles de películas que nunca se verán comercialmente en el cine.

    Si sumamos a ello el precio de las copias legales en DVD, en gran proporción solo disponibles en tiendas web, comprobamos que son las propias distribuidoras las que (en algunos casos, directamente) estimulan y justifican la existencia de la piratería.

    Frente a este hecho, existe la «solución peruana» al problema: polvos azules, rosados y otros muchos similares en todo el país.

    No es la mejor solución, pero es la solución práctica a un problema real.

    Como críticos, ciertamente no podemos estar de acuerdo con la piratería, no sólo porque es un negocio ilegal, sino también porque no ofrece garantías de calidad ni respeta los derechos de autor de productores y creadores.

    Pero para lograr ello (y reducir o eliminar la piratería) el Estado debe intervenir para exista un mercado que ofrezca parte o toda aquella demanda que los monopolios y oligopolios de la distribución impiden o limitan.

    Efgectivamente, se trata de que funcione el mercado y no que se lo ahogue, obligando a que la demanda sea cubirta por el mercfado informal del DVD pirata.

    Para ello hay medidas tales como el financiamiento público de otras redes de exhibición y distribución, con tecnología digital.

    O también cuotas de pantalla para la produción nacional y/u otras cinematografías.

    Son medidas que aplican otros países como Corea del Sur o Brasil, en defensa del mercado audiovisual. No hablemos de las medidas proteccionistas en los países europeos.

    Acá tenemos monopolios privados que no brindan un buen servicio, no respetan al público ni a los realizadores d elos filmes que distribuyen, limitan en grado extremo la exhibición de otras cinematografías y promueven en parte la piratería.

    Mientras esto no se modifique, como lo han hecho otros muchos países, pues la piratería seguirá floreciente en nuestro país.

  5. Avatar
    Isaac León Frías
    13 de julio de 2009 at 14:06 — Responder

    Un lector pide que me pronuncie. Lo diré en forma
    breve: me parece una invitación humillante y prepotente,
    que expresa muy bien la posición de quienes se sienten
    (y son, mal que nos pese) los dueños del mercado. Estoy
    de acuerdo con mucho de lo dicho en los comentarios y
    de manera especial con lo que argumenta Juan José Beteta.
    La APRECI debería pronunciarse y enviar el pronunciamiento
    a la Warner.

  6. Avatar
    13 de julio de 2009 at 14:18 — Responder

    También viene…

  7. Avatar
    Anonimo
    13 de julio de 2009 at 15:00 — Responder

    Muchas gracias señor León por su pronunciamiento…Se lo agradezco…Sería bueno..que nos comenten quien fue a la función de marras..en un siempre «articulo sabroson» de esas que nos tiene acostumbrado cinencuentro…
    y finalmente no sabía que existía un gremio y si la hay pues pienso que si debe haber un pronunciamiento al respecto..

  8. Avatar
    13 de julio de 2009 at 15:08 — Responder

    Acá deben respetarse las reglas de juego. Si compañías poderosas y multinacionales como la Warner elaboran reglas y normas, el que desea obedecerlas y alienarse está en todo su derecho. Sin embargo, mal haría un periodista que se queja al asistir a la función de esa película, sabiendo lo humillante que podría resultarle.

  9. […] Perú la situación es igual o aún más grave, como cuenta Laslo Rojas en Cine Encuentro, la productora ha enviado a varios periodistas y bloggers un “acuerdo” que debe de ser […]

  10. […] Perú la situación es igual o aún más grave, como cuenta Laslo Rojas en Cine Encuentro, la productora ha enviado a varios periodistas y bloggers un “acuerdo” que debe de ser […]

  11. Avatar
    13 de julio de 2009 at 15:47 — Responder

    Humillante.
    Pero en casos como los de HP no se puede hacer nada en contra.
    Simplemente protestar, aunque esto no afecte en NADA a la Warner…
    C C,

  12. Avatar
    Anónimo
    13 de julio de 2009 at 15:59 — Responder

    Antes de hacer tanto ridículo con policías o serenazgo incluido, primero que Warner se preocupe por distribuir mejor su material para prensa, acorde a su level de major.
    Esperemos que esa sala haya estado vacía y la misma gente de la distribuidora haya tenido que comerse sus sanguchitos.

  13. Avatar
    Ana
    13 de julio de 2009 at 16:47 — Responder

    Hola cinencuentro, tiempo que no participaba de sus debates, pero resulta que leí en una web llamada El Informante un artículo en las que felicitaban a su página por este artículo. Así que me entró curiosidad y ahora que leo todo este debate en torno a este post. pues a mí me parece que «llegó el arresto ciudadano» para los periodistas. Bromas aparte, es insultante que te inviten y luego te quieran poner «esposas». Ahora, a todo esto ¿Habrá estado la Policia Nacional vigilando la sala ante cualquier pirata?. Si es así, mejor que se preocupen en encerrar delincuentes o gente de mal vivir, o así considera esa transnacional a los periodistas. Y como dice el señor Bedoya a quien también leí: ¡Y todo, por Harry Potter!

  14. […] sabrán, los hombres de prensa de algunos medios, como algunos blogs – Citamos a Cinencuentro y el terrible trato que recibió Leo Lambertini (Nerdcore) en México – Ellos están […]

  15. Avatar
    13 de julio de 2009 at 18:45 — Responder

    Aquí pueden leer el artículo de la web El informante al que hace alusión Ana.

  16. Avatar
    Christian
    13 de julio de 2009 at 19:28 — Responder

    Lucho, ya que me pides que opine de manera directa sobre tu comentario, te dire que tienes toda la razón, la empresa Warner, como cualquier otra persona o institución, puede poner las reglas de juego que le de la gana, es su derecho. Pero es también el nuestro, por supuesto, aceptarlas. Y nadie cuestiona su derecho de realizar campañas antipiraterías pero, claro, no de manera tan grosera e insultante, ni que lo hagan con nuestra plata, como ahora pretenden contrabandearlo en en su «ley de masificación». Y por supuesto, también estamos en nuestro derecho de denunciar la enorme hipocresía que existe en este tema, porque como bien lo dice Juan José Beteta, ellos son en gran parte responsables de esta situación (recomiendo al respecto el libro de Chicho Durant, que rompe muchos mitos sobre este tema).

    Sería muy importante que una futura ley de cine, además de facilitar fondos para la producción y estimular la creación de más espacios de exhibición (no sólo multicines); pueda también legislar en favor de una mejora de la oferta de películas, estableciendo cuota de pantalla o incentivos pecuniarios para que nuestra cartelera no sea solo Transformers, Terminators y….¡Harry Potter!!!

  17. […] la empresa Warner Brothers propone al periodismo cinematográfico local, en un documento titulado Acuerdo de Seguridad y Confidencialidad, para asistir a la función de prensa del filme Harry Potter y el misterio del príncipe, realizada […]

  18. […] el misterio del príncipe, por el despropósito de aderezar con advertencias y amenazas represivas la invitación a la proyección reservada para críticos y periodistas. Las infelices exigencias del “Acuerdo de Seguridad y Confidencialidad” han provocado […]

  19. Avatar
    13 de julio de 2009 at 23:55 — Responder

    Interesante debate, pero quiero saber el desenlace. Que alguien postee cuántos medios de prensa ( y sobre todo quienes) acudieron a la humillante invitación.

  20. […] tenido la Warner Brothers por el despropósito de aderezar con advertencias y amenazas represivas la invitación a la proyección reservada para críticos y periodistas del nuevo producto de la saga creada por J.K. Rowling. El compromiso firmado, antes de ingresar a […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos

COMPARTIR

Harry Potter y la paranoia de las Majors