Balance 2009, según Gabriel Quispe

En cuentas generales, en el 2009 la cartelera tuvo una pequeña mejoría, pero frecuentemente hubo semanas en que no se podía ver un solo estreno de calidad. La peor ocurrencia de una distribuidora fue de la Warner Brothers, que invitó a la prensa a ver la nueva entrega de Harry Potter con la advertencia de no grabar la proyección, bajo amenaza de expulsión de la sala y de cumplimiento del novísimo -y ya casi olvidado- arresto ciudadano.

Gran Torino

Cartelera comercial

1. Gran Torino, de Clint Eastwood.
2. Enemigos públicos, de Michael Mann.
3. Sector 9, de Neill Blomkamp.
4. 12:08 al Este de Bucarest, de Corneliu Porumboiu.
5. La felicidad trae suerte, de Mike Leigh.
6. Bastardos sin gloria, de Quentin Tarantino.
7. La teta asustada, de Claudia Llosa.
8. Unas vacaciones diferentes, de Martin McDonagh.
9. Una pasión secreta, de Stephen Daldry.
10. Una visita inesperada, de Thomas MacCarthy.

Cartelera cultural

1. Tres días, de Sharunas Bartas.
2. El diario de Agustín, de Ignacio Agüero.
3. Excursiones, de Ezequiel Acuña.
4. Gigante, de Adrián Biniez.
5. La nana, de Sebastián Silva.

Cine peruano

Ha sido un año intenso. En febrero, La teta asustada obtuvo el más grande premio de la historia de nuestro cine. De hecho, es el mejor filme del 2009. Entre los otros estrenos comerciales, desfilaron filmes fallidos, con distinta suerte en la taquilla (Cu4tro, Tarata, El delfín, El premio), pero lo peor fue Motor y motivo, que malograba algunos momentos de la simpatía natural del Grupo 5 con horrores propios de la televisión nacional. Dos largos documentales tuvieron significativa difusión: De ollas y sueños, lanzado en Cineplanet, con tibios resultados expresivos y una importante novedad de proyección digital; y el solvente Lucanamarca, que se pudo ver durante unas semanas en El Cinematógrafo y otras salas de Lima y el país. Además, en el cine regional empieza a surgir una línea de cine limeño, con cintas como 2 de Eduardo Quispe, y Encierro de Fernando Montenegro, que buscan narrar con hermetismo y elementos del terror, respectivamente, aún sin pasar de logros parciales. En actuaciones, sobresale Magaly Solier por el filme de Claudia Llosa, y entre las masculinas el más destacable fue José Luis Ruiz, intérprete de El premio.

Conacine consiguió aumentar el presupuesto de 3 millones 800 mil nuevos soles, que tuvo en el 2009, a 4 millones 200 mil para el 2010, lo cual lo sigue acercando a la meta de los 7 millones, algo que parecía improbable hace unos años. Pero, al parecer, el éxito presupuestal hizo que la presidenta del organismo, Rosa María Oliart, cometiera el peor error de su gestión en busca de más fondos: aceptar inicialmente, junto a la APCP, el proyecto de ley de los distribuidores y exhibidores que presentó el parlamentario fujimorista Carlos Raffo, que favorece principalmente los intereses de las Majors y obstaculizó al proyecto original de Johnny Peralta. Tal decisión provocó una encendida polémica en la comunidad cinematográfica, producto de la cual terminó creándose la Unión de Cineastas Peruanos (UCP). El asunto sigue vigente, y lo retomará el Congreso en el verano, luego del receso legislativo.

Artículo anterior
Lanzan Bolivia Lab 2010
Artículo siguiente
Top Ten del 2009 (según Jorge Esponda)

1 comentario

  1. Alberto
    1 de enero de 2010 at 19:35 — Responder

    Gratamente sorprendido por ver a Excursiones incluida en tu lista. Fue la película que más me gustó de todo el Festival de Lima 2009.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

Balance 2009, según Gabriel Quispe