Ya se encuentra en la red la presentación del Festival de Lima 2009. Esta vez llama la atención la austeridad con la que ha sido realizado el que parece ser el único spot oficial de esta edición, a diferencia de la serie de cortos de años anteriores que manejaban más recursos, mostraban interiores y exteriores de mayor elaboración, llevaban la firma de conocidos largometrajistas y explotaban la imagen de artistas nacionales o de una celebridad como Gastón Acurio. Ahora se aprecia una locación básica, la sala de un cine en plena proyección, y un solo encuadre, en el que un joven espectador experimenta vívidamente lo que le ofrece la pantalla, una suerte de cóctel de géneros y situaciones reconocibles que cae bien. Fresco, breve, directo y más cinematográfico. Cuanto menos aparatoso y solemne sea el festival, mejor.