a-festa-da-menina-morta

Esta cinta brasileña se puede inscribir en el marco de películas étnicas, similar a la colombiana El viaje de los vientos. Comparten el hecho de estar ambientadas en una zona rural, en este caso, de la selva brasileña; y que recrean tradiciones culturales vivas; en esta caso, el de un “Santo” de una comunidad cercana a Manaus. Lo que muestra la película es la celebración de la fiesta de la niña muerta, en la cual un “Santo” hace predicciones que le transmite su hermana menor fallecida. Él vive rodeado de su familia, la cual conduce esta celebración basada en creencias tradicionales y un episodio familiar. El filme está centrado en la fiesta: los preparativos, la realización y las referencias sucesos del pasado. E incluye la participación de la comunidad.

Parte importante consiste en mostrar la vida familiar del “Santo” y su propio carácter. Para empezar, es un travesti que mantiene una relación incestuosa con su padre alcohólico; y sufre a causa de la niña muerta, de la que oficia como médium. Fuera de esto, se comporta como una diva total, tanto con respecto a su familia, como en general.

Naturalmente, todo el ceremonial es pagano y, aunque no hay sacrificios humanos, sí se sacrifica a una gallina. Todo esto supone un espacio de transgresión que sin embargo tiene un fuerte respaldo de la comunidad, incluyendo al mismo cura católico que llega y realiza sus propias plegarias al pie de la casa del protagonista. El ritmo de la película está marcado por imágenes de la muerte de animales y la presencia de insectos. De esta forma, vemos un lagarto desollado, el sacrificio de un chancho que chilla hasta que finalmente lo ahogan; aparecen también unas tortugas y observamos largamente un insecto en un lavatorio junto con unos vidrios rotos donde el “Santo” se ha herido ex profeso; además de la gallina.

Desde un punto de vista formal, hay tiene una fuerte tendencia hacia el plano secuencia, lo cual instaura un tempo más bien lento y quizás excesivamente extenso para el contenido mismo de la obra. Ello porque abunda en situaciones de vida cotidiana, tensión emocional del Santo, así como de los miembros de la familia y algunos tiempos muertos. A ello debe sumarse una muy buena fotografía y ambientación. Hay un uso interesante de la naturaleza y del entorno cultural de la zona.