Bastardos sin gloria | Malditos bastardos (2009)

inglourious-basterds-posterInglourious Basterds
Dir. Quentin Tarantino | 153 min | EEUU – Alemania

Intérpretes: Brad Pitt (Teniente Aldo Raine), Mélanie Laurent (Shosanna Dreyfus), Christoph Waltz (Hans Landa), Eli Roth (Donny Donowitz), Michael Fassbender (Archie Hicox), Diane Kruger (Bridget von Hammersmark), Daniel Brühl (Fredrick Zoller), Til Schweiger (Hugo Stiglitz), Gedeon Burkhard (Wilhelm Wicki), Jacky Ido (Marcel), B.J. Novak (Smithson Utivich), Omar Doom (Omar Ulmer), August Diehl (Dieter Hellstrom), Denis Menochet (Perrier LaPadite), Sylvester Groth (Joseph Goebbels)

Estreno en España: 18 de setiembre de 2009

Empecemos por lo esencial, el séptimo trabajo de Tarantino es su obra maestra, incluso supera a Jackie Brown, desde mi punto de vista su mejor film, que venía siendo hasta la fecha. Desde luego, y nada más evidente, Inglourious Basterds no es para tomársela en serio en cuanto a su incursión en la Historia con mayúsculas, en todo caso lo hace con minúsculas y utilizándola. Sí, yo veo que Quentin Tarantino toma ideas para formar sus collages cinéfilos de donde sea, del material con el que se tropiece en cualquier situación, y aplica a ello toda la vasta documentación cinéfila que engulle en su cabeza para el propósito en cuestión.

inglourious basterds 1

Gore kosher

Empecemos por lo esencial, el séptimo trabajo de Tarantino es su obra maestra, incluso supera a Jackie Brown, desde mi punto de vista su mejor film, que venía siendo hasta la fecha. Inglourious Basterds se alza en la aglutinación de todo los tics, elementos, tropezones, iconos, visionados, resacones, juergas y todos los -itation cinéfilos que este genio se ha ido regalando (desde que se zambullera en este arte), especialmente de productos con denominación de origen B. Quentin es un crack, un hijo de videoclub que hace del cine su divertimento, su fiesta permanente y por lo que sin duda ganamos todos, él y nosotros. Por mucho que los medios hayan mencionado que la temática abordada en Malditos bastardos sea más o menos polémica, templada o tibia, una pulp history, transgresiva, hiriente, etc, etc, lo cierto es que las colas en los cines se han hecho presentes y patentes como hacía tiempo que no se veía, con lo que queda claro, al margen de tanta cháchara (y larga ha sido por los innumerables artículos que se han publicado desde su presentación en Cannes) que la gente ha acudido en masa para disfrutar de lo que considera la vuelta (oficial desde Kill Bill) del realizador, deleitarse con este cóctel tarantiniano, en una gama de espectadores que van desde teenagers a profesionales treintañeros, pasando por el matrimonio burgués, o la señora de postín, y acabar todos con aplausos. Y esto no es pecatta minutta en tiempos de crisis.

Desde luego, y nada más evidente, Ingloriuos Basterds no es para tomársela en serio en cuanto a su incursión en la Historia con mayúsculas, en todo caso lo hace con minúsculas y utilizándola. Sí, yo veo que Quentin Tarantino toma ideas para formar sus collages cinéfilos de donde sea, del material con el que se tropiece en cualquier situación, y aplica a ello toda la vasta documentación cinéfila que engulle en su cabeza para el propósito en cuestión. Pongamos que hace unos diez años se llevó al escusado una revista con un artículo extendido sobre la Segunda Guerra Mundial, y hete aquí que se le encendió la bombilla para otra de sus revenges ficcionales. Claro que al cabo de un par de Kill Bill, alguna que otra invitación en trabajo ajeno y la doble sesión de Grindhouse, por fin dió seriamente forma y aspecto a su robo de personajes bélicos de la historia, (ya Winston Churchill, a finales de 1944, creó La brigada judia), para moldearlo a su modo gamberro, con un guiño cínico que realmente ha gustado al públcio, por qué? Pues porque estamos hartos de seriedades constreñidas, o de vacuo cine con minúsculas repleto de efectos especiales y nulos diálogos, o sencillamente de poca libertad imaginativa, y por qué no?, porque estamos hasta las pituitarias de America y sus historias. Por eso, por recrearse en Europa, por producirse con dinero europeo y por uno de los puntos candentes de Malditos bastardos, sus magníficos, diletantes, polimórfitos, espumosos y multiculturales diálogos. Ahuuu, y vaya diálogos, señores!, dilatados, extendidos, hasta su máxima flexibilidad, para acabar con la nota sublime, esa que tan bien sabe usar Tarantino, su marca de la casa, única en todos los géneros con los que se haga, el estallido de sangre y violence, acompañada de una dulce y lujuriosa venganza.

inglourious-basterds 3

Pero Inglorious Basterds es mucho más, es tantas cosas en realidad! que esta humilde crónica se extendería en exceso. Por de pronto se constituye en un verdadero homenaje al cine, más que la referencia (y su cambio de dirección) a un hecho histórico de tal magnitud. Tarantino centra su atmosfera y escenarios alrededor del mundo del cine, el de la ocupación nazi de Francia, supervisado por el amigo íntimo de Hitler, Joseph Goebbels. Las referencias son innumerables, ya sea a través de los nombres de sus personajes: Archie Hicox,(Michael Fassbender) crítico de cine, la joven judía vengativa (Mélanie Laurent) dueña de un cine devenida en una Juana de Arco, el soldado que la acosa (Daniel Brühl) protagonista de una película de propaganda nazi, la actriz Bridget von Hammersmarck (Diane Kruger), rutilante estrella de la UFA en clara alusión a Lilian Harvey… como de carteles (de las películas permitidas por los nazis en la época), escenarios o las menciones que no podían faltar a Leni Riefenstahl, así como la variopinta mezcla de géneros que se entrecruzan entre los cinco capítulos de la cinta, desde la tonalidad del spagueti-western, al noir francés, y el bélico. Cambios ambientados por los acordes del Morricone más vaquero aplicados al bélico, increíble pero resultón, además de los de grandes compositores como Lalo Schifrin, Dimitri Tiomkin, Charles y Elmer Bernstein

Malditos bastardos certifica, también, cómo Quentin Tarantino es único en proporcionar poder a sus propios personajes, de tal forma que casi cobran vida por sí solos, que le pueden al creador. “Uno de mis puntos fuertes como escritor consiste en que nunca prohíbo a mis personajes ir a donde les apetece. Ellos mandan, yo les sigo. No importa que yo tenga una trama, ellos pueden desviarse, demostrarme que es chunga”, afirma divertido Tarantino en una entrevista de Charlotte Garson y Thierry Méranger (Cahiers du Cinema). Deducimos, pues, que el personaje estrella, el nazi Hans Landa (interpretado por un premiado con razón Christoph Waltz) es todo un showman, un narrador que casi sustituye al realizador de Tennessee, una máquina personaje multilingüe de misterios y sorpresas, un hombre que pausadamente hace hablar a los demás, el gran hallazgo del film, donde Brad Pitt, como americano con sangre india, se muestra bien correcto, pero no arrebata.

inglourious-basterds 2

Con todo, me estoy olvidando de contaros de que va esta deliciosa transgresión, aunque estoy segura que a tenor de tanta información en los medios, huelga decir que nos topamos ante la bifurcación de dos intentos terroristas y justicieros, (fuego y bombas), de dos grupos de héroes, uno de comandos y otro más particular, que desean acabar con la guerra y la vida de los altos mandos responsables de la locura nazi, entre ellos Hitler y Goebbels, en un estreno de cine propagandístico que tendrá lugar en París. Cada uno de los cinco capítulos se constituye en una pequeña obra maestra dentro del virtuosismo que los recopila, algunos con auténtica independencia como el pequeño Reservoir Dogs que se produce en la taberna La Louisiane; o el espectáculo beisbolero del Oso judío/Eli Roth; o… en fin, toda una jewsplotation, aderezado con lo mejor de este estrudel, la nata popera y beckettiana de este cineasta.

Ni se les ocurra perdérsela. Esperamos las precuelas, secuelas o lo que nos quiera colar este hombre, se lo aguantamos todo por su genialidad.

Artículo anterior
San Sebastián 2009: Se estrena la argentina "El secreto de sus ojos"
Artículo siguiente
"Tarata", 1er fin de semana: 46 mil personas

7 comentarios

  1. lalo
    21 de septiembre de 2009 at 16:34 — Responder

    cuando lei que el autor de esta nota piensa que jacki brown es la mejor obra de Tarantino, deje de leer.

  2. Maro
    21 de septiembre de 2009 at 23:38 — Responder

    Totalmente de acuerdo contigo lalo

  3. Jose carlos
    22 de septiembre de 2009 at 18:00 — Responder

    Al margen de cuál es la mejor peli de Tarantino, la expectativa en Peru es grande por esta nueva entrega del maestro. Quiero verla ya!

  4. Allan M,
    1 de octubre de 2009 at 12:28 — Responder

    Jackie es un muy buena pela de Tarantino, solo porq no haya violencia y sangre no quiere decir q no es buena.
    Tiene buena trama, los dialogos son buenos y Pan Grevier actua super, vamos muchachos no sean tan comercialones.
    Aunque la mejor para mi es Reservoir dogs

  5. Renato León
    13 de octubre de 2009 at 18:24 — Responder

    La mejor sin duda es Pulp Fiction, pero los bastardos no está nada mal. ;)

  6. Allan M.
    31 de octubre de 2009 at 20:53 — Responder

    Asu q enredo esta critica!

  7. fabian
    6 de diciembre de 2009 at 0:56 — Responder

    Es incrible, pero hasta la fecha de hoy 6 de Diciembre 2009, en CINEPLANET PIURA (único cine en Piura) después de ser publicitada en los trailers previos a las pelis y con grandes carteles, hasta ahora no halla sido estrenada esta peli en nuestra ciudad. Un verdadero abuso por parte de CINEPLANET al sólo traer a Piura las películas con alta taquilla comprovada y con varias semanas y hasta meses de fechas diferidas para los estrenos…

    ¿y luego nos quejamos por el avance de la piratería???

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Bastardos sin gloria | Malditos bastardos (2009)