The Global Film InitiativeHoy se ha anunciado desde San Francisco, Estados Unidos, que El inca, la boba y el hijo del ladrón, el esperado proyecto de largometraje dirigido por Ronnie Temoche y producido por Verónica Oliart, acaba de ganar un importante premio de fomento a la post producción de The Global Film Initiative (GFI), una organización internacional que brinda ayudas a diversas obras cinematográficas, especialmente de naciones en desarrollo, que promueven el entendimiento cultural a través de la expresión fílmica.

La película peruana ha sido una de las seis ganadoras de esta convocatoria. Las otras cinco obras son: 40 días de silencio (40 Kun Chilla), saga de cuatro generaciones de mujeres de Saodat Ismailova (Uzbekistán); Lucía, exploración del opresivo legado del dictador Augusto Pinochet, a pocas semanas de su muerte, de Niles Jamil Atallah (Chile); Straw Man (Dao Cao Ren), retrato de soledad y dolencia de un trabajador forense, de Peng Tao (China); Waiting the Vote (En Attendant le Vote), historia de poder, tiranía y fe, de Missa Hebie (Burkina Faso), y A Year Without a Summer, relato de reencuentro con la tierra natal y replanteamiento de la vida, de Tan Chui Mui (Malasia). La sinopsis consignada de El inca, la boba y el hijo del ladrón dice: “Three disparate characters, seeking acceptance and community, travel to Peru’s capital city in a journey fraught with absurdity, hardship and humor.”

“Estamos muy entusiasmados con los beneficiarios de subvenciones de esta temporada”, expresó Santhosh Daniel, director de Programas de GFI. “Estos seis proyectos no sólo representan la vanguardia del cine internacional, sino también un cruce sorprendente de talento, visión y perspectiva cultural”, agregó. Cabe señalar que este sexteto fue seleccionado de un grupo de 71 solicitudes de 32 países, y que los fondos recibidos se emplean en las necesidades de postproducción, como los gastos de laboratorio y la mezcla de sonido. Desde su fundación en 2002, GFI ha otorgado 81 ayudas a proyectos de África, Asia, América Latina y el Medio Oriente, de autores jóvenes y recorridos. En convocatorias anteriores, ganaron los proyectos Tarata, de Fabrizio Aguilar; Octubre, de los hermanos Daniel y Diego Vega, y El acuarelista, de Daniel Ró.