Mélanie Laurent echada

Así como el notable Hans Landa que compone Christoph Waltz, el coronel alemán de frío y perverso refinamiento, el otro personaje memorable de Inglourious Basterds es Shosanna Dreyfus, la sobreviviente de la matanza de una familia judía en el campo francés que años después es la joven dueña de un cine en París, en el marco de la ocupación nazi. Tarantino encomendó esta criatura cálida, combativa y vengadora a Mélanie Laurent, una belleza del cine galo que, a sus 26 años, ya cuenta con un premio César por Je vais bien, ne t’en fais pas (2006), el filme anterior de Jacques Audiard, que este año ganó en Cannes por Un prophète.

Nació el 21 de febrero de 1983 en la Ciudad Luz, y debutó en el cine en 1999, todavía adolescente, en Un pont entre deux rives, cinta protagonizada por Gérard Depardieu y Carole Bouquet. En los últimos años ha alternado con Isabelle Huppert, Greta Scacchi y Olivier Gourmet en L’amour caché, el conmovedor drama de Alessandro Capone, y ha actuado también en Paris, una comedia romántica de Cédric Klapisch estelarizada por Juliette Binoche. Pero la recreación tarantiniana de la II GM la proyecta, sin duda, hacia las primeras filas del cine internacional. Supo transmitir en Shosanna, en el tono de frescura y espectacularidad características de su autor, el encanto, la tensión y la angustia de una conspiradora secreta y autosuficiente que, mientras coquetea con el poderoso enemigo, planea su exterminio, entre butacas y rollos de cine, los inflamables de antaño. Desde ya, Mélanie constituye una de las grandes presencias de la filmografía del realizador de Tennessee.

Actualmente, está en proceso La Rafle, de la directora Roselyne Bosch , una nueva reconstrucción de época que, al lado de Jean Reno como un médico judío, devuelve a Mélanie a un pasaje de la ocupación nazi. Encarna a una enfermera de la Cruz Roja, en el marco de la detención de 13 mil judíos en la capital francesa en 1942, de los cuales el relato se centra en tres familias destinadas a la deportación. El presupuesto es de unos 20 millones de euros.

Mélanie Laurent basterd

Mélanie Laurent cama

Mélanie Laurent posando

Mélanie Laurent blanco

Extra: Galería de fotos.