Sangre y tradición (2005), de Nilo Inga

sangre y tradicionHuachac, provincia de Chupaca, Junín. Acabada la Campaña Terrestre de la Guerra del Pacífico, sus combatientes regresan a casa. El sinsabor de la derrota era motivo para la desazón, sin embargo, el orgullo por servir a la Patria los aireaba como triunfadores morales. Sus padecimientos en la guerra habían acabado, entonces era tiempo de festejo, tiempo que coincidió con la fecha de Año Nuevo.

Terminado el año de las guerras, venía el de la paz. Para saludar estos nuevos tiempos los ex soldados ensayaron una danza que conmemore el momento a la que denominaron Auquish. En los tiempos que corren, los lugareños celebran durante los tres primeros días de cada año esa tradición. Tradición a la que refiere el título de la película.

Los tiempos de guerra ahora son pretéritos, el de terrorismo también, empero en la zona andina peruana -desde que no hay recuerdo- se convive con el miedo legendario e intemporal de los Pishtacos, mercenarios comerciantes de la grasa de sus víctimas, que serán los antagonistas de los huachaquinos, quienes como descendientes de guerreros los enfrentan.

Sangre y tradición es un homenaje a la huachaquinos como raza guerrera, que por medio del Auquish perpetúan su condición, la rememoran en el tiempo. Lástima que Nilo Inga la contamina con la parafernalia rosa del amor perdido, la venganza del corazón y el amor trunco por el recuerdo del pasado. Ese ejercicio “de género” de su director intenta hacerla asequible al “gran público”, desdeñando la idea de hacer de su película una épica entre el heroísmo wanka y el terror atemporal.

La secuencia de la caza de “la pandilla de los Auquish” a los pishtacos devela la naturaleza real del filme: persecuciones largas, agitadas, con emoción de batalla terrestre que se desenlaza trágicamente con la caída del líder, del héroe. Lograda parte del metraje donde se despliega la acción por varios rincones agrestes, ubicando la cámara desde varias perspectivas para elevar de nivel la aventura. La película deja de amargar y ejecuta la épica con satisfactorios resultados.

Sin embargo, en su desmedro, la consideración de elementos contaminantes, incongruentes a la propuesta, malentendidos como “de género”, seguirá siendo un cáncer a la autenticidad de un artista. Mientras se crea que una película será más completa adaptando la visión autoral del director al esquema siempre pródigo en estereotipos y repeticiones poseras, los artistas trastabillarán ilusamente con la misma piedra, la piedra del cálculo fallido.

Nilo Inga no se considera capaz de sacar adelante su película con su propuesta de fondo, por lo que le acuña un romance mimoso, fantasmagoría de culebrón (penantes vestidos de blanco) y largo minutaje de música local, como si cada carácter diera utilidades por su cuenta.

No obstante, leer entrelíneas Sangre y tradición salda a un director inteligente, reivindicador de sus raíces, pero seguidor de criterios “taquilleros” que maneja pero no domina.

Sangre y tradición define a Huachac en el écran: un clan de danzantes guerreros. En esta época parece de fantasía.

Cuchillo de palo
Artículo anterior
BAFICI 2010: Cuchillo de palo (2010)
Paraiso, rodaje
Artículo siguiente
Entrevista a Héctor Gálvez y making of "Paraiso"

6 comentarios

  1. El melifluo.
    16 de abril de 2010 at 14:52 — Responder

    Esta frase si que es genial ” pero orador del amén que cree que existe un público enlatado en la MELIFLUIDAD como jalador de atención” !!!WHAT, RECONTRA WHAT!! Ya pe tio no te pases, estas en chollywood cuñao: “MELIFLUIDAD” , Agg que es eso, Ah, ya caigo te quieres hacer el intelectual y demostrar que sabes mucho, ¿de donde sacaste esa palabreja? ya pe cuñao no seas egoista y hablanos en cholo, osea en peruano, “Melifluidad” osa que tu eres un pata melifluo, ja,ja,ja

  2. Consecuente
    16 de abril de 2010 at 16:35 — Responder

    Señor Campos: le recomiendo dejar lo “melifluo” de su “prosa” (me sumo al comentario anterior) e informarse mejor, ¿Porqué? eso lo dejo de tarea.

    Además; Nilo Inga: “…Lástima que Nilo Inga la contamina con la parafernalia rosa”… y luego dice usted “…salda a un director inteligente”? Es decir, sí, pero no.

    Cuánta vagedad en sus palabras, sus conceptos, sus apreciaciones!!

    Sea claro, si tiene la oportunidad que le da (no sé porqué) este medio, sea consecuente; o sí, o no…

    Puede decir mucho de la película, pero; porqué detenerse a decir si el director es así, hace esto o no lo hace, consigue o no consigue??…es crítico, dónde ha estudiado??…yo le reto a revisar el coquito de la redacción. Ya ve, su estilo le hace cosechar comentarios, que espero no borren.

  3. John Campos Gómez
    16 de abril de 2010 at 17:26 — Responder

    Señores comentaristas, anónimos todos.
    Que si les agrada o no la frase mía que cuestionan se puede entender. No todos los estilos pasan. Pero lo que argumenta “Consecuente” sólo evidencia que, para su mejor aprovechamiento, debe coger, leer y releer el Coquito que quiere regalar. A él le hace más falta que a muchos. Tanta pena le da su redacción que ni firma su comentario.

    Que Nilo Inga calcule mal, con los elementos “de género” con que viste a la propuesta de fondo, no lo exenta de ser inteligente. Su película falla porque le da preponderancia a esos elementos “acuñados” que a la épica que Sangre y Tradición amaga, y que es en esencia. Su tratamiento de la épica es logrado -en la persecución- y el fondo es una reivindicación estimable de una cultura. Destaca al pueblo Huachac y a su identidad. Pero como digo en el texto, se lee esto entrelíneas.
    “Consecuente” escribe muy mal, pero si dice algo interesante en el fondo -como no lo ha demostrado- puede decírsele inteligente sin conocerlo bien. Quienes conozcan mejor a este anónimo pueden refutarme o no. “Consecuente” debe ser de las personas que ven blanco o negro, el cielo y el infierno, para negarle la inteligencia a Nilo Inga por una película fallida.
    Por otro, decir que el director hace esto o no, así o asá, es parte del contenido de un comentario. Lea cualquiera y seguramente encontrará este tipo de argumentos. Infórmese usted también.
    Para la próxima lo invito a firmar su comment. Todos queremos conocer a iluminados anónimos como usted.
    Al Melifluo anterior, también anónimo, que es muy simpático igualmente le dedico mi respuesta.
    Saludos

  4. Cinefilo
    18 de abril de 2010 at 17:10 — Responder

    Estoy de acuerdo con algunas de opiniones pero algo que debes saber es que el sr Nilo Inga no tiene formación como cineasta es por eso que quisa hay esas falencias pero creo que poco ira apredndiendo y mejorando

  5. Pedro Guerra
    21 de abril de 2010 at 18:36 — Responder

    Estimado Jhon Campos, a differencia de tanto comentario boludo (disculpa que te hable sin pensar mucho mis adjetivos pero tiempo es lo que me falta por ahora) que denota un vergonzoso nivel academico, como de cholearse o no entendder una simple palabra y que te exiga un comentario con lenjuaje de feria . Tu critica de la pelicula me parece un intento -por ahora fallido- de critica de cine , te falta mas orden y mas citas digo comentas el argumento algo de la direccion, pero no lei nada al respecto de la fotografia, el sonido, el guion, las actuaciones etc. Ademas no haces una comparacion entre esta pelicula y otra de su genero si es que lo hubiera y me parece que quedaria mejor -festejando tu animo de ser realmente un critico- comparar las peliuculas o a director con otros del mismo genero a nivel mundial, te lanzo un nombre Jorje Sanjinez. Finalmente Jhon festejo tu critica sigue adelante que queda para adelante, QUE NO TE AFECTE EN LO MAS MINIMO COMENTARIOS DE PERSONOAS QUE NO ENTIENDEN O NI TIENEN IDEA DE LO QUE ES CINE O UNA CRITICA DE CINE Y A LEER, LEER, LEER, De lo que yo conosco puedo decirte que Bedoya , Leon en el Peru, Espinoza en Bolivia te pueden interesar mucho y obiamente estar al tantto de todos los festivales un saludo compadre y arriba.. este es mi email guer24@hotmail.com

  6. […] pero lamentablemente no salió. Entonces, por su propia iniciativa, Nilo Inga se va a grabar Sangre y tradición. “¿Quién me va a apoyar?”, dijo “Ya, yo” dije. Y nos fuimos a Huachac. Grabábamos. Eso […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Sangre y tradición (2005), de Nilo Inga