Hoy, 14 de setiembre, se cumplen exactamente diez años de la emisión del video Kouri-Montesinos, que contribuyó mucho al desplome de la dictadura de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. En ese sentido, es muy oportuno recordar la película Ojos que no ven, de Francisco Lombardi, estrenada en el 2003, dos años y medio después de ocurridos los hechos.

Sus primeros minutos, muy elocuentes y referenciales, incluyen segundos de las famosas imágenes y contienen además una declaración periodística de la entonces congresista Martha Chávez, diciendo “creo que es necesario someter a pericia este video”, mientras el personaje de Jorge Rodríguez Paz ve la TV y dice emocionado “no, señor, esto se acabó, ¡es el fin del fujimontesinismo!”. Y el mismísimo Fujimori aparece anunciando la desactivación del SIN y el adelanto de las elecciones presidenciales, y luego defendiendo a su ex asesor: “Defendamos los derechos humanos de todos, y entonces naturalmente, él tiene que contar con plena seguridad, porque es el blanco junto con el presidente de la República”, en referencia a la lucha antiterrorista.

Independientemente de la calidad general del filme, qué bueno que se pudo hacer rápido, cuando todo estaba muy fresco, mucho antes de que el fujimorismo se reciclara y estuviera en capacidad de conseguir decretos legislativos ad hoc y todo tipo de leyes y concesiones políticas.