Ley de Cine: ¿Happy End para las Majors?

Actualización. El Pleno del Congreso aprobó el proyecto de ley de Carlos Raffo, con 48 votos a favor y 24 en contra, y cero abstenciones en primera votación, y aprobó la exoneración de la segunda votación, por 48 votos a favor, 25 en contra y dos abstenciones.

Vean este video de Canal N, que registra esta vergüenza nacional.

El debate de la ley de cine está llegando a un punto de probable definición hoy jueves 16, en el Congreso de la República, que si se consuma significará un grave riesgo para el futuro de la cinematografía peruana. El miércoles 1 de diciembre, tal como informó Diario 16, el parlamentario fujimorista Carlos Raffo consiguió una irregular aprobación en la Comisión de Economía de su proyecto promovido por las empresas distribuidoras y exhibidoras, en todos sus alcances, sin la menor modificación de lo que presentó el 22 de marzo de 2010.

Brevemente, hay que recordar que esta propuesta elimina el impuesto municipal al boleto cinematográfico, y lo divide equitativamente en tercios entre el cine peruano, distribuidores y exhibidores, a través de un convenio privado; y destina únicamente el 3% para el desarrollo del cine regional. Sin embargo, recientemente, el gremio que la ha apoyado, la Asociación de Productores Cinematográficos del Perú (APCP), aseguraba un porcentaje de 30%, o sea diez veces más, en documentos que citamos a continuación.

Comunicado APCP a la comunidad cinematográfica, del 2 de noviembre: Hemos incorporado al Proyecto de Ley PROCINE, gracias al acercamiento último con los compañeros de la UCP, algunos puntos de la ley del congresista Werner Cabrera, como por ejemplo, la repartición del dinero destinado a los Productores; es decir, entre otras cosas, repartir el 30% del fondo (un monto de alrededor de un millón ochocientos mil soles en promedio por año) para talleres de capacitación y premios a la producción para el cine hecho en las distintas regiones del Perú.

Carta firmada por más de cuarenta cineastas, dirigida a los propios congresistas, del 29 de noviembre: Queremos resaltar que, a diferencia de lo que se viene diciendo una y otra vez, la ley PROCINE es inclusiva porque beneficia a todos los peruanos que producen cine. Como ejemplo, sólo queremos recalcar que el 30% del fondo recogido por esta ley está destinado a la producción, capacitación y promoción del cine hecho en las regiones del Perú.

Pues bien, ese 30% para el cine regional nunca fue “incorporado” al proyecto de Raffo. Luego, dos sesiones consecutivas de la Comisión de Educación y Cultura, los martes 7 y 14 de diciembre, se suspendieron por falta de quórum. En la primera de ellas, sin embargo, llegó a realizarse la exposición del tributarista Jorge Bravo Cucci, quien explicó lo que ya había expresado por escrito, en un Dictamen Jurídico elaborado a solicitud de la Unión de Cineastas Peruanos (UCP), el gremio que promueve el proyecto de ley presentado por el parlamentario nacionalista Werner Cabrera. Dicho documento analiza las dos posiciones en disputa.

Sobre la contribución parafiscal (proyecto de Cabrera): La implementación de una contribución parafiscal como la planteada es absolutamente posible y acorde al ordenamiento jurídico en materia tributaria, pues la contribución persigue una finalidad e interés público, cual es el desarrollo de la actividad cinematográfica en el Perú, la cual forma parte importante de la cultura de nuestro país.

Sobre el convenio privado (proyecto de Raffo): No se trata de un tributo sino de un aporte voluntario. Al no ser un tributo, no es un aporte obligatorio, no es fiscalizable ni puede ser exigido coactivamente en el caso que algún exhibidor o distribuidor se niegue a su pago, o decida abonar un monto menor o hacerlo con la frecuencia que estime conveniente. Por lo tanto, no se puede garantizar por un Convenio como el señalado, la permanencia en el tiempo de ese aporte.

En rigor se trata de una donación, por lo que para ser deducible como gasto, se deberá tener en cuenta que serán de aplicación las disposiciones sobre donaciones. Al ser una donación -y por lo tanto un acto voluntario- su monto no puede ser fijado en una ley pues ello transgrede la autonomía privada consagrada en el artículo 62° de la Constitución Política del Perú. Nadie puede ser obligado por ley a firmar un convenio o contrato.

En los últimos días, ante el peligro concreto de que la Ley Majors sea una realidad, las voces críticas se han multiplicado abrumadoramente, más allá de la UCP y los Cineastas Regionales. Cada quien en su estilo, ha manifestado su disconformidad con esa propuesta legislativa, incluso en imágenes, como los cineastas de Cusco, Cajamarca, Ayacucho y Puno, que muestran la diversidad de rostros y miradas que pueblan la cinematografía peruana.

Los textos abundan: Isaac León hizo no uno, sino dos, y una dúplica a la réplica de Francisco Lombardi, Ricardo Bedoya en un post y una entrevista en El Comercio, Emilio Bustamante, Oscar Contreras, Mario Castro, Rosita Rodríguez -quien terminó de destripar la Ley Majors con observaciones muy puntuales-, entre otros.

Pero el propósito de Carlos Raffo y Luciana León, los distribuidores y exhibidores, y la APCP, es conseguir la aprobación en el Pleno del Congreso de todos modos, pese a no ser aprobado en la Comisión de Educación y Cultura. Algunos cineastas han seguido promocionando en la prensa dicho proyecto, como Frank Pérez-Garland, Eduardo Mendoza y Álvaro Velarde, y el propio Lombardi, de quien, por otro lado, se puede ver un video del 25 de junio de 2009, refiriéndose en malos términos a los distribuidores y exhibidores y al legislador fujimorista (“Y si hay un político que me causa especial náusea en el panorama peruano precisamente es el congresista Raffo”). Lo publicó en YouTube la directora del Festival FENACO, Inés Agressot.

La última incidencia importante ha ocurrido en la noche del miércoles 15. Los directores Héctor Gálvez (Paraíso) y Daniel y Diego Vega (Octubre) retiraron su apoyo al proyecto Raffo a través del siguiente comunicado enviado a Cinemaperú.

Estimados colegas,

Queremos informar a la comunidad cinematográfica que retiramos nuestro apoyo a la LEY PROCINE -proyecto de ley que en los últimos meses apoyamos públicamente- por no haber conseguido un consenso en el que confiamos hasta el final.

Como todo proyecto de ley éramos conscientes que la LEY PROCINE, con sus aciertos y debilidades, era perfectible y modificable hasta antes de ingresar al pleno del Congreso y ese fue el ánimo que nos motivó a participar. Considerando que desde nuestro punto de vista la LEY PROCINE contaba con el apoyo necesario para ser aprobada en el Congreso, decidimos involucrarnos con la intención de colaborar a que -en el camino hacia su aprobación-, se lograse un consenso representativo de todos los gremios cinematográficos.

Se ha comprobado hasta el último momento que todo intento de consenso y punto de negociación entre los gremios, los exhibidores y los distribuidores ha sido imposible.

Al margen de los aciertos y desaciertos de cada proyecto de ley, no estamos de acuerdo con la manera como algunas personas han llevado la defensa del Proyecto de Ley Cabrera descalificando a miembros de la APCP.

Hubiéramos deseado otras condiciones y el ánimo necesario para lograr una ley efectiva y real para toda la comunidad cinematográfica.

Héctor Gálvez
Diego Vega
Daniel Vega

Como también lo expresan en El espigador, estaremos atentos a lo que suceda en el Pleno de hoy jueves 16. Esta historia continuará…

Vean el debate en vivo.

Artículo anterior
APRECI premiará al mejor largometraje peruano del 2010
Artículo siguiente
APRECI se pronuncia sobre aprobación de Ley de Cine

37 comentarios

  1. Manuel Siles
    16 de diciembre de 2010 at 17:13 — Responder

    Hoy dia se aprobo la ley Lombardi-Tamayo-Durand.

  2. Rafael
    16 de diciembre de 2010 at 18:03 — Responder

    Maldita argolla, lo único que les importa es seguir produciendo sus bodrios y que el cine peruano nunca llegue a nada…

  3. 16 de diciembre de 2010 at 19:58 — Responder

    Bueno, se aprobó. A ver qu se hace ahora ya que, al parecer, las majors nos tiene cojidos por los huevos.

  4. Mitnick
    16 de diciembre de 2010 at 21:25 — Responder

    Quiero vomitar… PUAJJJJ!!!

  5. Mayra Yarleque
    17 de diciembre de 2010 at 0:05 — Responder

    Sí, esa dichosa ley se aprobó. Es una lástima todo esto. Encima de todo, los medios de comunicación no contenton con todo esto tergiversan la información, aludiendo que ella fue aplaudida por un número de cineastas que se encontraban presentes en el Congreso, pero a quién creen estos señores que engañan.

  6. Hernan
    17 de diciembre de 2010 at 4:19 — Responder

    Según Augusto Tamayo, esta ley va a favorecer a que el cine peruano gane premios. Esta diciendo que con una Ley yo puedo asegurar premios? a que premios se referirá….. Supongo yo los premios de ganar esa limosna que les van a dar los majors.

  7. 17 de diciembre de 2010 at 9:26 — Responder

    Es realmente muy triste que se haya aprobado esta ley. El futuro del cine peruano es bastante negro ahora, y más aún para los que estamos en provincias. No nos queda otra que promover más circuitos alternativos.

  8. Carlos.
    17 de diciembre de 2010 at 11:03 — Responder

    Es una ley descentralizada, destina el 20% calculado sobre el 15% del fondo a las regiones. Es decir el 3% del total del fondo. Y entrega dos tercios del impuesto a las exhibidoras y distribuidoras, es decir el 200% de lo que da al fondo . El congresista Peralta dijo que esto ultimo era asi para que las exhibidoras pudieran hacer cines en Moyendo y Juliaca y pasar mas cine, no dijo qué cine. Tambien dijo que de ahora en adelante ni Josue Mendez ni Claudia Llosa tendrian que pasar por la verguenza de pedir plata en el extranjero para hacer sus peliculas.

  9. Manuel Siles
    17 de diciembre de 2010 at 12:03 — Responder

    Tambien hay un video en donde aparece el señor Lombardi diciendo que el congresista Raffo le da nauseas, que la ley Raffo-Leon es mala pero que la apoya porque no tiene arrestos para seguir peleando por algo bueno, y que no le gusta que pasen sus pelas en Palacio de Gobierno pero que las pasa porque… No se entiende bien por que, parece que es porque cree que asi puede apoyar una ley mala, en fin, mejor veanlo ustedes.

    Lo pueden ver aqui: http://www.youtube.com/watch?v=GFPv6vfNDs8

    Es realmente memorable, un verdadero documento historico.

  10. Panina
    17 de diciembre de 2010 at 12:47 — Responder

    Lo que veo acá es que hay mucha gente que necesita un baño de realidad.

    Si mañana el Congreso deroga el Impuesto a la Renta de Quinta y el trabajador asalariado ya no tiene que sufrir el descuento lo lógico es que espere ver en su boleta a fin de mes menos descuentos y más ingresos porque la plata que antes se llevaba el Estado era suya, cierto? No es tan difícil entender esto por favor: con impuesto el trabajador recibía como 1000 y le quitaban como 100; ahora sin impuesto deberá recibir los 1100 completos.¿Por qué? Porque es su plata y no del cine peruano ni de nadie más.

    Con las empresas sucede igual, si antes los exhibidores pagaban un 10% de Impuesto Municipal y el Estado decide que el Impuesto es obsoleto y lo deroga, el 10% le corresponde a los exhibidores y ellos deberían decidir que hacen, si bajan los precios o los dejan igual y aumentan sus beneficios. ¿Por qué? Porque es su plata y no del cine peruano ni de nadie más, estamos?

    Así que la primera parte de la ley deroga un impuesto, y la plata de ese impuesto le corresponde al exhibidor que antes lo pagaba y ahora no tendrá que hacerlo. No es que exista una plata suelta en el limbo para que se la agarre una repartija de cinemeros, sino que esta plata ya tiene dueño señores, pertenece a los exhibidores, así de simple. Esta es la situación real de la que se parte: 0 SOLES; NADA DE NADA; FONDO VACIO. Nadie le ha quitado nada al cine peruano ni le está dejando migas de nada por la sencilla razón de que el cine peruano NO ES DUEÑO DE LA TAQUILLA ni tiene derecho a ningún porcentaje de ella, métanselo en la cabeza.

    En una segunda parte de la ley el Estado consigue quitarle parte de SUS ingresos a los exhibidores para financiar el cine peruano. ¿Cómo lo hizo? Pues sencillamente recurriendo al chantaje y diciéndoles, o pones un % de tu taquilla para esto o sigues pagando el 10% a los Municipios. Luego de las negociaciones enmarcadas en la amenaza de no derogar el 10% municipal, la extorsión da resultado y el Estado, que en este asunto cumple con el papel criminal del extorsionador, les saca un 3.33% de la taquilla DE DONDE ANTES NO HABIA NADA. Esta es una situación ganar-ganar. Desde cualquier punto de vista la extorsión fue todo un éxito y el cine peruano se salió con la suya y obtuvo una parte de un dinero que nunca contribuyó a producir.

    Provecho a los parásitos de siempre que seguirán mamando de la teta, esta vez del cine exitoso que el público quiere ver, para producir cine fracasado que el público no quiere ver, y que verán duplicados sus fondos disponibles de 4 a 8 millones, y con un acreedor más solvente y confiable, como son los exhibidores, que el Ministerio de Educación o de Cultura.

    Entonces, vista la realidad de las cosas, de qué diablos se quejan si el parasitismo, la mediocridad y la mamadera ya le ganaron a las majors.

    ¿Ahora sí entendieron?

    • Manuel Siles
      17 de diciembre de 2010 at 13:40 — Responder

      Lo siento panina pero partes de un presupuesto falso. El impuesto no lo pagaban los exhibidores ni distribuidores, lo pagaban y lo van a seguir pagando cada persona que va al cine en el Peru, ya sea peruano o extranjero, es un impuesto que esta cargado al precio del boleto, lo mismo que el IGV. El IGV tampoco lo pagan las exhibidoras ni las distribuidoras, sino la persona que va al cine. Por consiguiente no es que los multicines den de su dinero el IGV a la sunat, ni el 10% a los municipios, y asi como no pueden decirle a la SUNAT que ya no quieren seguir pagando el IGV y han decidido quedarse con el, tampoco pueden hacer lo mismo con el 10% del que se habla. Claro, ellos no quieren que se diga esto ultimo, al contrario, por ejemplo Monica Ubilluz de UVK repite constantemente lo que tu dices y con el mismo nivel de exhaltacion (en realidad tengo entendido que ha gritos, je, pero solo le grita a los miembros de la APCP porque ellos le tienen miedo): que ese es su dinero y de nadie mas, no de los que pagan su entrada y menos del Estado Peruano. Pero lo cierto es que los multicines son solo los recaudadores de esos impuestos y deben depositarlos a los encargados de administrarlos ¿Si les quitan ese impuesto a los municipios los multicines se perjudican? No, ellos van a seguir haciendo sus magnificos negocios, y eso esta muy bien, son empresarios y bienvenidos, no les significa un Sol menos a sus ingresos. A quien si le significa menos ingresos es a los municipios, pero dado que el proposito de la ley no es corregir una situacion supuestamente injusta con los exhibidores y distribuidores (situacion que no existe) sino promover el cine peruano, se piensa que los municipios pueden resignar ese impuesto en favor precisamente del cine peruano. Las exhibidoras y distribuidoras no son el cine peruano, de hecho tratan muy mal al cine peruano y estan en su derecho porque representan otros intereses, pero el Estado a travez del Congreso legisla pensando en los intereses del Peru y no de las transnacionales, o por lo menos eso se espera de el. Entonces eso de que es su dinero es algo que salio del debate hace mucho tiempo y que ni siquiera la gente de la APCP dice. Repito, solo lo dicen los representantes de las exhibidoras y los multicines, pero tu no eres parte de ellos ¿no es cierto?

      • Panina
        17 de diciembre de 2010 at 15:08 — Responder

        Manuel con tecnicismos leguleyos no resuelves nada. Ya puse en mi comentario que el exhibidor puede, si le da la gana, rebajar proporcionalmente el precio de las entradas o incrementar sus beneficios. No sólo los impuestos sino todo otro costo (la luz, el mantenimiento, los sueldos, todo absolutamente) está trasladado al público e incorporado en el precio de las entradas. Bienvenido su ilustrísima que así funcionan los negocios en todo el mundo y no necesitas un master en Administración de Empresas para entenderlo.

        Si esa era tu gran excusa para racionalizar y justificar un chantaje (que un impuesto se trasladaba al público) pues quedas aún peor porque resulta que yo, como público, no estoy dispuesto a financiar ninguna película y nunca se negoció conmigo ni se consultó al consumidor sobre esta Ley, sino sólo a los exhibidores. Si ahora dices que yo soy el que pago en qué quedamos? Explícame a santo de qué se tomaron ustedes la atribución de meter la mano en mi bolsillo y el del resto de la gente para financiar su actividad? Yo no pido impuestos ni contribuciones a los grandes supermercados para financiar mi bodega y me parecería tirado de los pelos que una Asociación de bodegueros quisiera gravar otros negocios exitosos para mantenerse.

        ¿Quieren plata? Pues gánensela como cualquier otro hijo de vecino que trabaja en el Perú, hagan un producto que la gente quiera consumir como cualquier otro microempresario, súdenla, arriesguen de la suya no de la mía, los “intereses del Perú” no son los tuyos ni los de las Majors, son los de nosotros el público, y mal servidos están estos intereses con dádivas de millones de soles que se entregan sin ninguna obligación de quien las recibe, para después justificar sus fracasos en taquillas diciendo que ustedes son unos genios incomprendidos y nosotros los brutos del público porque no vamos a las salas a ver sus mamarrachos. Faltaría más.

        Dejen la soberbia del que flota por encima de nosotros los mortales y dejen de quejarse y lloriquear cuando han conseguido lo que ningún otro sector en el Perú podría siquiera soñar en conseguir. Tienes razón en que esta ley es una injusticia, pero es una injusticia para todo aquel que trabaja y produce y se arriesga en el mercado nacional sin muletas ni lobbys ni apoyos del gobierno para que le regalen la plata por nada.

        • Manuel Siles
          17 de diciembre de 2010 at 19:49 — Responder

          Pues ahora le estas regalando tu plata a las exhibidoras y distribuidoras de las majors, supongo que eso tampoco te lo consultaron, o tal vez si. En todo caso que la plata no es de las exhbidoras ni distribuidoras sino que la paga el publico y la administra el estado no es una leguleyada es la realidad, y ese era el punto medular de tu primera carta: explicarnos para que nos quede bien claro que las exhibidoras y distribuidoras pueden hacer con su plata lo que quieran. Ahora que lo que quedo claro es que no es su plata por consiguiente no pueden hacer con ella lo que les da la gana ¿te parece una leguleyada? Supongo que lo dices solo porque te cuesta reconocer que era un error decir que era plata de las exhibidoras y distribuidoras, pero no hay que ponerse asi, reconocer que hablabas sin saber lo que decias y sin tener la razon no te desmerece. En cambio ahora que esos argumentos ya no funcionan ponerte a buscar como sea cualquier otro si parece un engreimiento antes que un debate. Pero me imagino que a ti no te interesa debatir y cambiar ideas sino obligar a que todo el mundo piense como tu y si no es asi descalificarlo. Bueno, asi es como se han conducido precisamente quienes han apoyado esa penosa ley que solo regala el dinero del Peru a las transnacionales del cine.

        • John Cassavettes
          18 de diciembre de 2010 at 7:45 — Responder

          Que triste esta mujercita, tratando de justificar lo injustificable, que intereses estara defendiendo ya que su discurso es super desafiante.

          Ojo que ya salieron los “cinegates”, tiemblan las majors!!!

          • sergio
            19 de diciembre de 2010 at 13:21

            Panina

            Ese 10% que es un impuesto NO es de los exhibidores, como tendenciosamente quieres hacer ver. Ellos ya están ganando plata con el negocio como está en la actualidad, porque sino no estarían haciendo negocios, Si estuvieran perdiendo plata ya hubieran cerrado las exhibidoras y los cines, por que ONG´s no son, verdad??? Lo único que han hecho es, después de calcular sus costos (y ojo, para que no sigas tergiversando, un impuesto no es un costo y no se calcula así contablemente, y lo debes saber, solo que no te interesa decir la verdad), decía que después de calcular sus costos, y proyectar sus ganancias, fijan un precio a la entrada y sobre ese precio final (con el que, repito, ya están ganando), recién sobre ese precio final, se calcula el 10%. Entonces, en realidad lo que pasa es que ese 10% no es de los exhibidores, sino del estado. Ahora, otra cosa es que los exhibidores, aprovechándose de que el mercado ya se acostumbro a pagar un precio determinado por ir al cine, se quieran quedar con un porcentaje de ese dinero que no les corresponde (por que es un tributo) y ganar más de lo que ya están ganando, por que ONG´s como ya vimos, no son y su interés es lucrar (y si no lo estuvieran haciendo ya hubieran cerrado el kiosko). Entonces, lo justo, lo lógico, es que ese fondo se trasladase de un interés público (se supone que los tributos municipales redundan en labores de bien público) a otro interés público, como podría ser el mejorar y ampliar la filmografía peruana. No a incrementar los bolsillos de quienes ya los están llenando con ganancias (válidas) actualmente. ¿Por qué debemos los peruanos renunciar a un dinero que se orienta al servicio público, para que se llenen de más dinero empresas privadas que ejercen la exhibición de cine en el Perú? En cambio -como pasa en casi todos los países occidentales- si se hubiera usado el íntegro del dinero para fomentar la producción cinematográfica en el Perú, eso si sería de interés público, por que, estimada Panina, es un elemento cultural de enorme poder simbólico y de generación de identidad. Supongo que no lo entiendes asi, pero la casi totalidad de teóricos que han estudiado el hecho representacional ( y el cine es parte de ello) coinciden en el valor de los medios artísticos para generar una mirada crítica, de pertenencia, de referencia y con alta capacidad simbólica para un país, como lo es el cine. por eso es de interés público y no privado. ¿Que hay gente que trabajará más a partir de ello? Si, los realizadores de cine. Como los que trabajan en la municipalidad para el bien público, reciben un sueldo (como corresponde) por el trabajo que prestan para que sea posible dicho bien público. Porque de algo tienen que vivir si dedican su tiempo para la consecución de dicho bien público, no? Entonces, no quieras confundir a nadie con tu confusa argumentación, por que no es veraz. Lo veraz es que se van a enriquecer unas cuantas empresas privadas con dinero de todos, impunemente. Hay que hacer algo para que esa ley no prospere.

    • Danny Villacorta
      12 de enero de 2011 at 9:00 — Responder

      Todos hablan mucho de números %s, que a quien le pertenece los taks, etc. Panina no se si vivirás en Perú o no, o si tu trabajo está vinculado a las transnacionales o quizás trabajas en alguna sala de cine.
      Yo no vivo en Perú pero soy peruano y tengo el sueño de entretenerte alguna vez con una película que realice puesto que quiero ser cineasta , estoy en total acuerdo contigo que las entregas nacionales no son tan entretenidas como iron man, transformers, harry potter o tantas películas norteamericanas a las que estas acostumbrado(a) tu y la gran mayoría de peruanos, que buscamos con todo el avance de la tecnología, los mejores efectos especiales o trama ya sea en acción, ficción, drama thriller, etc. Lamentablemente países como en el caso de Perú la trama norteamericana, es el estereotipo con que el ciudadano tercermundista sueña que a diferencia del cine nacional solo reflejamos nuestras desgracias, no digo que este tipo de temas no sea importante pero si es un producto que no se venderá en el país a prueba de ello estas tu y la preferencia del público.
      Ahora te pongo mi punto de vista. porque es importante que las exhibidoras y distribuidoras sean neutras o hasta preferentes a la nación en la que laboran ? – Como dicen por ahí , la identificación de un país es muy importante y una de las mejores formas de fomentar eso es atreves del cine como consecuencias favorable viene “el turismo” junto con la mejoría económica y por consiguiente la accesibilidad del publico a un precio más elevado en la taquilla, como quieres que las producciones dejen de ser un mamarracho como dices, si solo te quejas y no apoyas. Aunque regresando sobre mis palabras solo puse el ejemplo del turismo y no mencione también los puestos de trabajo que genera una producción cinematográfica de buen rango, pero como podemos lograr eso si Las exhibidoras y distribuidoras no dan preferencia a la producción nacional sacándolas de cartelera a las pocas semana de ser estrenadas y ahora con esta ley falsa de beneficios nada seguros no sé como esperan algo mejor de nuestro cine.
      y con respecto a la manzana de la discordia, como quieres llevar soldados al frente de batalla si el servicio militar no es obligatorio.

  11. Luis Taipe
    17 de diciembre de 2010 at 15:15 — Responder

    Que buena ley… ahora habrá multicines en Cajamarca, Ayacucho y Puno.

  12. Jack Bauer
    17 de diciembre de 2010 at 16:33 — Responder
  13. Anónimo
    17 de diciembre de 2010 at 19:34 — Responder

    Leaks de la presidenta de Conacine

    http://scr.bi/h2Zn52

    • John Cassavettes
      18 de diciembre de 2010 at 7:45 — Responder

      Son los “cinegates”

  14. Héctor
    18 de diciembre de 2010 at 11:57 — Responder

    Claro Panina, claro, los que pitean son unos llorones, no? como tu amigo y admirado Hans Rothgiesser, el de mildemonios, un economista ultraliberal que se pasa la vida diciendo que quienes critican esta ley de cine son esos que toman café en una esquina y hablan del imperialismo yanqui. Es tan, pero tan liberal tu pobre amiguito, que llora porque la crítica literaria no le ha prestado atención al mamarracho de novela fantástica que publicó. Jajaja…

    • Panina
      20 de diciembre de 2010 at 8:46 — Responder

      Llorones no sé porque no los he visto personalmente, lloriquean en internet y en los medios pero bien pueden andar frotándose las manos en privado. Lo que sí son es mamones porque no importa cuánto se les dé ni cuántos fiascos metan en las salas, siempre quieren más.

      Que bueno que traigas el tema de la novela de Hans, porque precisamente este es el comportamiento opuesto al que tratamos acá. Una novela que es de un género de nicho, literatura fantástica, que no van a editar ni Planeta ni Alfaguara, las “majors” del mundo editorial, pero que consigue capital de riesgo de una editorial pequeña sin necesidad de estar pidiendo leyes en el Congreso ni rascando el bolsillo ajeno, ni pidiendo que un 3.3% de “El sueño del celta” se destine a la publicación de obras del género fantástico. Va por su cuenta sin fregar a nadie porque no se considera “indispensable”, “iluminado” y si le va bien ganan él y su editora y si les va mal pierden ellos dos.

      Si la novela es buena o un mamarracho eso no lo deciden los árbitros de Cinencuentro ni los dioses Bedoya ni Chacho, ni mucho menos de un tal Hector que tiene el cuajo de criticar un libro sin haberlo leído, eso va a depender de los lectores que harán cada uno su valoración personal y la comprarán o no. Como cuando estrenan Máncora, que la mamá del director, su profesor de la Universidad y sus patas del blog de cine consideran el acontecimiento cultural de la década y al resto de los 28 millones de peruanos no les interesó un carajo ir a verla. La diferencia aquí es quien paga los platos rotos. Si la novela fracasa los platos rotos los pagan los que la editaron, pero cada vez que una película financiada por el Estado peruano (y ahora también por empresas privadas forzadas) fracasa y es rechazada por el público natural al que supuestamente iba dirigida, los platos rotos los pagará siempre cualquiera otro, menos el que la jodió.

  15. 18 de diciembre de 2010 at 18:14 — Responder
  16. Panina
    20 de diciembre de 2010 at 8:39 — Responder

    Manuel /Sergio: ¿Quiénes son los de las “argumentaciones confusas” para demostrar lo indemostrable? ¿Miren todas las vueltas que han tenido que dar para tratar de sostener que los diez soles que pago en la taquilla del cine para ver una película no son de la sala de cine que me ha cobrado los 10 soles y me ha proyectado la película? Supongo que tengo que creer que cuando pago una entrada mágicamente mis diez soles se dividen solos y una parte pasa por un tubo invisible que conecta directamente mi dinero con el Municipio sin pasar por la taquilla. Quieren que “quede claro” que la plata que se le paga al que te da un servicio no es de quien te cobró y te dio el servicio.

    Lo único que va quedando claro es que cuando necesitas atropellar a la razón y al sentido común para demostrar que lo blanco es negro no hay nada mejor que llamar a un abogado o un contador, que por una suma de dinero a tratar, demostrarán que tu empresa de la que sacas 20 mil lucas al mes está quebrada y no tiene que pagar renta este año, que las compras de la comida del perro en Wong de tu ex-mujer son gasto deducible o que ese trabajador que se parte 12 horas diarias desde hace diez años sin cobrar horas extras a tus órdenes, no es tu trabajador y no hay que pagarle Seguro Social, y por supuesto, que la plata que pago en el cine no es del cine. Sí pues, queda claro todo esto y mucho más pero son leguleyadas y las reconozco a leguas porque a mi también me pagan por utilizarlas. Así que entre gitanos….

    Curiosamente en lo que todos sí están de acuerdo es en que 1) el tributo municipal al cine está ya desfasado, ha devenido obsoleto, y corresponde a una época de intervención municipal directa donde funcionarios supervisaban colas, baños, etc,. y 2) que las empresas exhibidoras y distribuidoras no tienen nada que ver con la producción de películas, supervisión de guiones, géneros o temas del cine peruano y mucho menos necesitan ninguna ley que los ayude a expandir su negocio en Provincias.

    Si se estuvo y se está de acuerdo en esto (y tanto es así que los Municipios, los únicos afectados con la derogatoria, no pudieron sustentar válidamente la permanencia del tributo), la pregunta es: por qué se tuvo que conectar tan artificialmente el acuerdo 1 con el acuerdo 2, sino fue para forzar a las salas a asumir una obligación que ciertamente no les incumbe mediante un mecanismo de extorsión política.

    Si lo que digo no es cierto pues propongo simplemente implementar los dos acuerdos por separado: uno, el tributo es obsoleto y ya no va; y dos, las obligaciones financieras para apoyar al cine peruano recaen sólo en el Tesoro Público y no en ninguna empresa privada. Fin del problema.

    ¿Ahora ya no les gusta porque ya no ven ni un sol (pero no era que las exhibidoras no tenían que ver con el apoyo al cine peruano)? ¿Ahora ya no quieren porque las exhibidoras se benefician solas (pero no era que el tributo era obsoleto, o es que si no me dan mi tajada ya no es tan obsoleto)?

    La rapacidad, el odio al éxito ajeno, el desprecio al público que no va a ver sus películas, de todo aflora un poco para quejarse de una ley que en la práctica les ha duplicado sus fondos sin ninguna obligación de mejoría (¡ni el Sutep logra estas cosas ya!). Con lo que han sacado se podrían tener diez sinfónicas bien pagadas dando conciertos gratuitos todos los domingos; o costear e implementar bibliotecas municipales, cada año más y más surtidas, en toda capital de departamento; invitar a los 20 mejores profesores universitarios de habla hispana en ciencia y tecnología a las universidades nacionales; organizar un festival de teatro anual con lo mejor de las tablas de latinoamérica, o ir construyendo el mejor Museo de Arte Moderno de Sudamérica; o también sacar seis crípticas películas que no irán a ver en el cine ni los padrinos de bautizo del realizador hasta que la pirateen por un sol en el hueco o la pasen gratis por televisión. Mejor ni someterlo a plebiscito ni pedir reconsideración porque van a perder soga y cabra.

    • Manuel siles
      22 de diciembre de 2010 at 13:52 — Responder

      Ay panina, panina, panina, de mi corazon, no te exhaltes que te puede dar algo malo, al final no es para tanto y tampoco estas hablando con los chicos de la APCP. Tu sigues creyendo que el dinero es de ustedes los exhibidores porque esta incluido en el precio del boleto y hasta tu congresista Raffo (el que le da nauseas a Lombardi) dice que es del estado. Entonces lo siguiente (siendo coherente con tu forma de pensar) seria que se queden ustedes con el 19% del IGV porque tambien esta en el precio del boleto, tambien lo cobran ustedes y tambien son ustedes los que en ultima instancia lo entregan al estado (en este caso a la sunat). De todos modos queria decirte que en realidad tu me simpatizas mucho sobre todo desde que me entere que los tratas a grito pelado a los chicos de la APCP, jajajaja, nos hemos reido mucho con esa noticia y todos los que no formamos parte de ese gremio te alentamos a que sigas asi. Entre nosotros corren las apuestas acerca de como lo estas gritando ahora a Gustavo Sanchez, algunos creen que lo agarras a periodicazos pero yo estoy convencido de que no eres violenta. Afectuosamente, Manuel.

      • Panina
        24 de diciembre de 2010 at 11:22 — Responder

        Gracias por aclarar que quien tiene una confusión “de origen” y sufre de algún trauma no diagnosticado eras tú, trastorno producto de alguna relación castrante con una persona del sexo femenino en un pasado no muy lejano según parece. De tal manera que el acrónimo que uso como nick te hace por ejemplo suponer que soy mujer y además empresaria cinematográfica. Te recomendaría ir a un terapeuta que te permita sobrellevar tus relaciones con las empresarias de cine o en el mejor de los casos, que impida que afloren tus fobias públicamente en las páginas de internet.

        Lamento pues desilusionarte en todos tus supuestos, no tengo cines, no soy empresario, ni siquiera soy mujer; soy hombre, abogado y consultor de empresas, ninguna de ellas relacionada al cine.

        Lamento informarte también que si mañana se eliminase el IGV, no sólo los cines sino absolutamente toda empresa formal en el Perú, desde Telefónica hasta el kiosko de la esquina, estarían replanteando su formación de precios y su estructura de costos para ver qué hacen con este diferencial (que no es 19% porque el IGV es un impuesto en cascada) y si lo trasladan o no al público o en qué medida. Lo que no sucedería es que el comité de raspadilleros de la costa verde, la asociación pro defensa del ají limo, o el sindicato de llenadores de combi de Jesús María se pusieran a hacer lobby para meterle diente a un dinero que no tiene nada que ver con ellos como ha sucedido aquí.

        • Manuel siles
          25 de diciembre de 2010 at 0:07 — Responder

          Pero querida panina, ¿eso significa que no creen tu y tus socios exhibidores que el IGV tambien es de ustedes? Y entonces como es que si piensan que es de ustedes el otro impuesto? Hum, suena un poquito incoherente, pero eso no significa que tengas que ir a ver un medico, no, solo que pienses mejor lo que dices. Saludos, y no lo grites tanto al pobre, al final solo quiere servirte. Besos.

  17. […] menos informados están los pundonorosos chicos del blog Cinencuentro, quienes también han expuesto largamente sobre el […]

  18. 20 de diciembre de 2010 at 21:08 — Responder

    Nefasta la noticia. Esperemos que se pueda hacer algo y que la ley se observe antes de su promulgación final. Saludos.

    http://vulgarislimensis.wordpress.com/2010/12/20/assange-la-ley-de-cine-y-otras-notas-sueltas/

  19. Héctor
    21 de diciembre de 2010 at 9:58 — Responder

    Ya deja de llorar Panina.

    Héctor, el desconocido

  20. Orlando
    21 de diciembre de 2010 at 11:14 — Responder

    A quién le importa ver las peliculas de Lombardi y sus amigos? Acaso a alguien que no sean 5 gatos le interesan los bodrios que se hacen en el Perú? El impuesto municipal debe seguir yendo a las municipalidades para que se emplee en cosas realmente necesarias y valiosas y no en mantener a Remoras como Lombardi que si no es del futbol vive de la plata de todos los peruanos

    • Manuel siles
      22 de diciembre de 2010 at 13:34 — Responder

      Ayer se ha publicado en el blog “Cola de Rata” y “La Cinefilia no es Patriota” una lista de los premios ganados por los cineastas Lombardi, Tamayo y Durand desde los años noventa, con los montos recibidos. ¿No seria mejor que el ganador de un premio estuviera impedido de presentarse de nuevo? Ojo, esos premios se han otorgado con el dinero que el estado otorga a CONACINE, no tienen nada que ver con la plata de panina sino en cuanto ciudadana, y no en cuanto dueña de una de las multisalas mas norteamericanas del Peru.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Ley de Cine: ¿Happy End para las Majors?