[Crítica] “Brooklyn” de John Crowley, con Saoirse Ronan

Brooklyn, quinto largo del irlandés John Crowley, que además dirige teatro y TV, es un melodrama clásico, una reconstrucción de época precisa de los años 50 entre el distrito neoyorquino que da el nombre a la cinta y Enniscorthy, pequeña ciudad de Irlanda.

En tiempos en que el tema de la migración es motivo de muchas portadas infelices en el mundo, la propuesta de Crowley, aunque narrada de manera lineal, parece una suerte de flashback en el imaginario internacional de éxodos, desarraigos y los procesos de nuevas raíces.

"Brooklyn", cruzando el umbral de la inocencia.
“Brooklyn”, cruzando el umbral de la inocencia.

Porque en la trama los personajes pueden vivir en paz relativamente, sin actos de violencia ni de acoso. Sí se respira la diferencia socioeconómica que separa a un país de desarrollo medio de una potencia mundial, que busca quiénes deben irse a cuarentena al llegar a New York, aunque no lo requieran necesariamente, en escenas que evocan a El Padrino 2.

El foco del drama entonces es el interior de Eilis, la joven protagonista que sufre por dejar a su familia en su natal Irlanda y madurar en la bonanza de Norteamérica. Emociones y dudas que maneja Saoirse Ronan –Atonement, Hanna, The Grand Budapest Hotel– con un fino sentido de evolución psicológica y física. Eilis siente la proyección de la nacionalidad irlandesa en Estados Unidos, un tópico que podemos encontrarlo en muchas películas, a menudo criminales como The Town, Black Mass y The Departed.

Pero aquí no hay mafia, sino romanticismo juvenil y un crecimiento personal en el marco de nuevas experiencias y multiculturalidad, que el director opone al universo plano de la vieja generación de Enniscorthy, habituada al prejuicio, los anacronismos y la vigilancia de sus jóvenes.

Brooklyn.
Irlanda–Inglaterra–Canadá, 2015.
111 minutos.
Dirección: John Crowley.
Guión: Nick Hornby, basado en el libro homónimo de Colm Tóibín.
Actúan: Saoirse Ronan, Emory Cohen, Domhnall Gleeson, Jim Broadbent, Maeve McGrath, Julie Walters, Emily Bett Rickards, Jane Brennan, Gerard Murphy. Nominada a tres premios Óscar.

(Texto publicado originalmente el 7 de febrero en el Diario El Peruano).

Artículo anterior
[Crítica] "Spotlight - En primera plana": Todos los hombres del cardenal
Artículo siguiente
[Crítica] "Grandma": Lily Tomlin es la abuela progre que muchos quisieran tener

1 comentario

  1. Romina
    10 de febrero de 2016 at 20:36 — Responder

    La mejor de las nominadas al óscar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

[Crítica] “Brooklyn” de John Crowley, con Saoirse Ronan