[Crítica] Festival de Lima: «En medio del laberinto», de Salomón Pérez | Cinencuentro | Cine Peruano

[Crítica] Festival de Lima: «En medio del laberinto», de Salomón Pérez

Existe una afinidad entre esta ópera prima de Salomón Pérez y «Chicama» (2013), otra película trujillana. Ambos filmes se empeñan por reproducir lo rutinario, situaciones que son corrientes para sus protagonistas, y que obligan al espectador a optar por una postura contemplativa, perspectiva que de paso frena las expectativas en razón a que las historias no descubren algún quiebre enérgico o suceso excepcional en la trama.

Esta característica es más determinante en la película de Omar Forero. Salomón Pérez, sin embargo, se atreve a generar un consenso en el modo en que decide tratar su película. «En medio del laberinto» (2019) nos traslada al cotidiano de un adolescente que pasa gran parte de su tiempo practicando skate y escuchando música, mientras pospone su inscripción en un instituto. Es una mirada a los hábitos de un típico slacker, la reproducción de diálogos insustanciales que tiene con su compañero de deporte o sus relaciones como hijo. Nada fuera de lo común. Eso hasta que aparece ella.

«En medio del laberinto» asume un estímulo argumental para cuando su protagonista conoce a una joven. Es mediante este sutil acercamiento que la rutina del skater comienza a desvariar. Se va tejiendo una historia de amor adolescente. Lo cierto es que Pérez no se inclina por una vertiente convencional. En ese sentido, la película no extravía su esencia contemplativa. No existe el menor indicio por experimentar con el melodrama, un género que de alguna manera deja aflorar los sentimientos y pensamientos de los amantes que ceden al conflicto pasional.

«En medio del laberinto», por su lado, edita lo aparatoso, pone a los personajes en un estado de reserva, y si estos se confiesan lo hacen con puntualidad y sin excitación. Salomón Pérez no cede a los dramas, y esto, en cierta forma –y por muy contradictorio que suene–, es el estímulo de su filme. De pronto la simpleza, la negación a lo artificioso, reserva su encanto, efecto que no está lejos a las escenas de las piruetas en cámara lenta con un skate, o la misma metáfora de las antenas telefónicas. El retrato sin adornos genera su propia estética.

También lee:  "Vientos del sur": Conversamos con la protagonista Carolina Niño de Guzmán
Artículo anterior
[Crítica] Festival de Lima: «Chicuarotes», de Gael García Bernal
Artículo siguiente
[Crítica] Festival de Lima: "Los tiburones" (Uruguay, 2019)

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos

COMPARTIR

[Crítica] Festival de Lima: «En medio del laberinto», de Salomón Pérez