[Crítica] Festival de Trujillo 2020: «Con el nombre de Tania»

La frontera entre ficción y documental es hace mucho tiempo retórica y relativa. El manejo creativo del lenguaje cinematográfico puede atribuir distintos grados de “elaboración” a las imágenes que disminuyan o maticen la sensación de “naturalidad” o “no intervención” que se espera bajo las supuestas convenciones documentales. Puede parecer, al menos parcialmente, ficción, y viceversa. Un ejemplo de ello es Con el nombre de Tania, obra de la peruana Mary Jiménez y la belga Bénédicte Liénard que se emitirá online el viernes 16 de octubre en el 7° Festival de Cine de Trujillo.

Conocemos a la protagonista a través de estilizados planos detalles de su cuerpo, iluminados con filtro violáceo y difuminados, hasta que asoma su rostro. Luego su voz en off íntima nos revela en primera persona que su identidad ha dejado de existir y que se ha acostumbrado a no ser dueña de su cuerpo. La naturaleza frondosa luce como refugio, pero ella no deja de expresar su instinto de conservación en la desaparición simbólica forzosa, para evitar la fáctica y definitiva. Y se intercalan pasajes de alegría pretérita y melancolía presente, fragmentando el encuadre y hasta desenfocándolo para evitar la fácil exposición corporal.

Así como Omar Forero muestra en Casos complejos la geografía de la corrupción policial y del sicariato en Trujillo como un cuento infantil, Jiménez y Liénard abordan el submundo de la trata en las regiones mineras de oro del Perú con una puesta en escena que ilumina y oscurece a cada paso el camino de la adolescente forzada a ejercer la prostitución. Las directoras indagan mucho, pero no colman la pantalla de información escrita ni de explicaciones en una voz en off informativa. Convierten su investigación en un viaje sensorial espacial y temporal de resistencia humana, que libremente va encontrando rumbos en el mismo rodaje con un rol principal ficticio que no lo interpreta una actriz formal y que permite descubrir al grupo de compañeras que viven en similar condición.

Artículo anterior
[Crítica] "El viaje de Javier Heraud", palabra de guerrillero
Artículo siguiente
[Crítica] Festival de Trujillo 2020: "Prueba de fondo"

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

[Crítica] Festival de Trujillo 2020: «Con el nombre de Tania»