Entrevista a Eduardo Mendoza

2. Va a pasar mucho tiempo para que una película vuelva a meter cien mil personas en una semana.

¿Tu sabías desde un inicio que el guión que escribiste para Mañana te cuento estaba dirigido a ser un hit comercial?
En teoría lo que yo pensaba de arranque es que tenía que hacer una película que funcionara porque ese es el interés de un productor. Ahora habían dos cosas: uno que era una producción pequeña y lo segundo es que si se dan cuenta son 60 minutos metidos en un cuarto. Digamos que la primera parte podría pegar, pero de ahí 60 minutos que son sólo dos cuartos no creíamos que la gente aguante, menos un joven, a pesar de lo de las chicas. Si te pones a pensar esas escenas con las chicas no duran mas de minuto y medio, de hecho es un atractivo, tal vez pueda funcionar al inicio, pero de ahí…no sé que salas les habrá tocado pero yo he ido a salas en las que la primera parte funciona de manera increíble, la gente no para de reírse. Ahora es gracioso ver como en determinada situación la gente se ríe, por ejemplo en la parte que Bruno le pega a Melania había quienes gritan ¡No, ya no! Pero también había quienes se reían.
Por ejemplo hay algo que también veo y que me da mucha risa: en todas estas conversaciones sobre el sexo yo veo a los hombres más nerviosos que las mujeres, sobre toda esta cosa de fingir y así y asá, veo que las chicas están mirando y los patas están como que hay un roche, una vergüenza o sino es “Puta este huevón, es un idiota” como que hay esta cosa de que “A mí no me gustaría que me pase esto nunca” o “Ni cagando soy yo” lo que me da risa. Hay una postura como de marcar distancia que me parece no sé…sintomático. Y me ha sorprendido también la gran cantidad de mujeres que van a ver la película. Ayer por ejemplo fui a El Pacífico y anteayer al Excelsior y creo que no me equivoco si digo que la gente mayoría en esas salas eran mujeres, por lo menos el 60 por ciento lo eran. En El Pacifico habían filas enteras de chicas, tu oías las risas y eran risas femeninas. Entonces digo ¿Las chicas tanto querrán a ver a Angie Jibaja calata? No sé (risas).
Como te digo no sé hasta que punto eso puede funcionar, habrá quienes de hecho van por los dos minutos en que ven a las chicas.

Eduardo Mendoza

¡Pero son dos buenos minutos! Aunque claro eso no lo explica todo. Es la suma de varias cosas.
Es verdad todavía es un poco cercano para decirlo pero es cierto. Yo creo que de acá a un tiempo voy a dar una mirada más clara, más a la distancia. Todavía estoy metido en esto, recién se ha estrenado y es loco verla en una sala con 400 personas, es una sensación extrañísima, de hecho gratificante. No sabes cómo es que te digan que las funciones se agotan en todas las salas de cine. Por ejemplo hay horarios que son de adolescentes, la otra vez fui a Larcomar 6:30 pm. y no había nadie mayor de 20 años, hay salas que están mas combinadas, hay salas que más bien tienen público de 25 para arriba.
Yo creo que por el tema que se toca hay cierta vergüenza, esta cosa de estar a la defensiva. Que está funcionando pero como que es necesario que la gente tome distancia. Creo que en ese sentido si no estuviese funcionando, si algo no los moviera, no saldrían y dirían “Vayan a verla” Porque esa es la única publicidad de la película. Por lo general las películas siempre tienen uno que otro aviso, nuestra película no tuvo ni uno. A partir del segundo o tercer día ya es el boca a boca ¿no? Entonces es la película de la que salen y dicen “Ah está bien” o pueden decir “Pucha, nada, es una mierda” entonces no van a ir de arranque, pero si tu dices “Está bien” puede que si o no. Pero para que vaya más gente tu tienes que ir a tu casa o a tu barrio y decir “Ah si, está buena” o algo pero lo tienes que contar con tal interés para que los patas de tu barrio o de tu chamba al día siguiente vayan y digan “Sí, de verdad”

¿Y cómo has percibido ese prejuicio que se dice que todas las películas peruanas son malas o son solo lisuras y calatas? ¿Has percibido eso?
Si claro, de hecho me lo han dicho. Por ejemplo yo veo ese problema con una historia en la que se nota que todas las escenas de sexo están puestas como arbitrariamente y que las ponen con la ilusión de crear un gancho ¿no? Creo que no funciona si tú pones a alguien tirando cinco minutos, no sé si eso podrá jalar cierta cantidad de gente. En ese sentido eso me parece absurdo. En este caso la película tiene escenas de sexo por que la película trata de cuatro chiquillos que llaman a tres prostitutas…¡Es inevitable que haya sexo! (risas) Ahora, si fuera la película sobre cuatro chiquillos que quieren entrar de monaguillos o no sé y yo meto una escena de sexo es porque bueno… Respecto a las lisuras no veo que…la otra vez escuché, no sé quién decía que tal película peruana no tenía lisuras y que eso era un gran mérito (risas) y yo no sé donde está el mérito. Ni mérito ni no mérito, una película es buena o no.

Y ya que has estado visitando diferentes salas ¿Encuentras una marcada diferencia entre el público digamos del Excelsior y del Larcomar?
Por ejemplo mira, en lo que es cantidad de gente, el productor al tercer día me dijo, bueno Eduardo vamos a tener que ver en que cine nos esta yendo bien para ver cual es el perfil de la película para ahí meterle punche y ver donde nos concentramos. Y ese día a la una de la mañana sale el reporte de que el Mega Plaza tiene 1300 personas y el Jockey plaza 1200. Al inicio yo creo que funciona para todos los públicos, al final a lo mejor habrá bromas que funcionan más en un lado y otras no.

Hay algunos que trabajan su película con miras a los festivales, está claro que tu has pensado en el público ¿no?
Si, es eso, de qué manera podía hacer una película buena en las condiciones que tenía además de una historia interesante que funcione y que se acomode un poco en lo que estoy buscando para poder seguir haciendo películas, en este caso, eso lo tenía claro, que tenía que seguir por este camino porque lo otro me era imposible. Justo tengo en mente dos cosas pero de verdad ahora quiero hacer la mejor película que pueda y de verdad no me pongo a pensar todavía. Va a pasar mucho tiempo para que una película acá vuelva a meter cien mil personas en una semana y yo no pienso volverme loco intentándolo.

Eduardo MendozaY cuéntanos algo de tu experiencia personal ¿Llamaste a alguna de estas chicas VIP, digamos para documentarte sobre el tema?
Bueno, parte de las conversaciones han sido con chicas que han trabajado en este tipo de cosas y están algunas cosas tal cual, las he ido mezclado un poco y construyendo los personajes. Todo también mezclado con anécdotas del colegio y la ficción que envuelve todo. Y por otro lado la cuestión de internet que fue también rápida, no era tan complicado, como saber cuáles son los precios.

Pero es algo que has hecho recién para la película, ¿No has tratado con ninguna?
No, no tengo 120 dólares (risas). Pero sí estábamos viendo con Giovanni Ciccia por internet, porque no creía que podías encontrar chicas así, pero entras y no puedes creerlo, ves unas modelos espectaculares, ya quisiera llevar a esa chica y presentársela a mi mamá (risas). Y no te imaginas que estén ahí, que puedan ser la compañera de clases de mi amigo, la más rica del salón. De hecho hay todo un mundo así acá que es muy fuerte.

¿Qué has aprendido de todo esto, del rodaje de un largometraje?
Siento que he aprendido muchísimo, por más que sea una película pequeña, yo creo que un largo te marca y te da una experiencia que no te la da otra cosa, porque estás en primer lugar, sometido a una presión absoluta y total, con la cual tienes que aprender a lidiar porque sino no vas a poder dirigir una película. Segundo, es el poder ordenarte y tener la claridad para resolver situaciones complicadas sobre la marcha, y tercero es que ganas oficio. En el momento que yo haga otra película habrán cosas a las que le daré más tiempo y priorizaré más en esto que en lo otro.

1. Una película con tres cuartos, un grifo, un cerro y dos calles.
2. Va a pasar mucho tiempo para que una película vuelva a meter cien mil personas en una semana.
3. ¿Por qué no voy a poder hacer una película?
4. Hay criticas que se hacen con mala leche.

1 comentario

  1. Martin Sagastegui
    22 de febrero de 2007 at 11:52 — Responder

    Me parece agradable la pelicula, creo q son cosas q suceden en Lima y q lamentablemente no se narran o se muestran, ese tipo de “peruanismo” seria bueno q se siga dando .. ya que las anecdotas limenas son unicas .. asi q creo q se deberia dar un poco mas de enfoque a este tipo de cosas cosas q realmente se desconocen afuera del pais :) en cuanto a la pelicula en si, creo q como lei por ahi … la primera parte si es genial aunque las voces de algunos actores no son, deberian mejorar eso, asi como el cambio de voz de “pituco” a la de mas barrial de algunos de los personajes (en la primera parte)… el papel del Gordo es muy buena … tmb hay un inconexo o brusco cambio de la primera parte con la segunda donde se les “Voltea la Torta” a los 4 chicos en esa noche, quizas se hace un poco denza .. pero al fin de cuentas creo q esta bien, lo bueno es q es una pali agil cosa muy rara en las pelis peruanas quizas xq estemos acostumbrados al cine “realista” de Lombardi ? en lineas generales, estuvo chistosa, espero q en verdad se sigan haciendo pelis algo asi pero q tmb enfoquen un poco mas en esos detalles de las voces o no hacer partes de la pelicula densas .. bueno felicitaciones .. ojala q la proxima tenga ese dominio de camara y con un guion algo mas rico para el cine peruano .. q es lo q tanta gente metida en esto del cine “quiere” osea una peli “cumbre” para el cine peruano. espero q se de … bye :)

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos