Entrevista con Flaviano Quispe

3. La gente en los cines seguía buscando El huerfanito

 
Flaviano Quispe ChaiñaAhora quisieramos saber sobre tu siguiente película El huerfanito. A medida que presentabas El abigeo, ¿ya tenías en mente trabajar esta siguiente película?
El siguiente tema iba a ser “La pandilla”, hacer un contraste entre el pandillaje encorbatado, que son los candidatos al municipio, y una danza representativa de Puno, que es la danza de “La pandilla”. Esa iba a ser mi siguiente película, pero como no tenía muchos recursos a pesar de haber logrado cierto éxito, también tuve problemas. Mucha gente pensaba que yo me había enriquecido, por ejemplo los que habían participado como extras me denunciaron por no haberles pagado. Tuve denuncias penales y civiles, pero la justicia al final me dio la razón. En eso me entrampé por un año. Entonces para hacer “La pandilla” no teníamos medios económicos, pero como quería hacer una película de inmediato pensé “debo hacer una película sólo para Puno”, para así lograr recursos. El huerfanito comenzó recogiendo una anécdota de un primo, y luego la alimenté de otros elementos. Quería hacerla rápidamente, pero igual me demoré un año y ocho meses…

…Un poco más y crecía el niño (risas) ¿Pero para entonces ya tenías otros equipos?

Sí, ya habíamos comprado una cámara Hi8, grababa en digital y editaba en la computadora. Contaba con equipos producto de lo obtenido con El abigeo.

En esta película si volcaste toda esa expresión dramática de las películas hindúes que tú admirabas.
Sí, ya era una historia propia. Luego de la experiencia que tuve con aquello de Enrique López Albújar, tuve que crear una historia propia.
Ahí he querido mostrar dos formas de ser huerfanito. Uno que pierde a su madre inicialmente, y al final se da con la sorpresa que pierde a su padre. El otro personaje, la niña, tenia padre y madre, pero a la vez daba la impresión que no los tuviera porque el padre constantemente la maltrataba verbal y físicamente, y porque su madre tenía que salir a vender a la calle. Muchos niños en realidad viven como huérfanos, aún teniendo padre y madre. Creo que El huerfanito ha llegado al público, mucha gente ha llorado al verla.

El huerfanito, de Flaviano Quispe

¿Qué cambios trataste de hacer en El huerfanito en comparación con El abigeo?
Sobretodo mejorar la imagen. En El abigeo no está muy bien la imagen, pero a veces al público no le importa la calidad, ni el sonido siquiera, lo más importante era la expresión emocional de los actores.

Algo que se nota en tus películas es que usas mucho el plano subjetivo ¿Esto es algo intencional?

Sí, porque quería poner ambos puntos de vista, cómo se siente maltratar a un niño, o cómo se siente recibir el maltrato. Yo quería que el público lo sienta así.

En términos técnicos sigues teniendo muchos problemas, en la edición, la puesta en escena. ¿Cuál es tu reflexión sobre eso?
Sí, sé que mis películas tienen muchos errores, sobretodo El abigeo, en El huerfanito quizá he superado algunas pequeñas cosas. Si no hubiese sido por los críticos, o la percepción del público, en el aspecto narrativo o estructural, quizá estaría diciendo que he mejorado muchísimo. Lo cierto es que poco a poco voy gateando, lo mío es todavía un trabajo naciente. Estoy seguro que a sabiendas de los errores que he cometido, voy a ir madurando, y queriendo ponerme de pie para hacer mejores trabajos. Pero a la vez pienso que ha sido un trabajo en el que la gente comenzó a identificarse, conmoverse, y ser cautivada. Quizás ese es un trabajo que también quieren ver, en la zona donde yo vivo, la parte del sur del ande, incluso aquí mismo.

¿Dirías que esa es tu premisa para hacer las películas, hacer cintas que la gente de Puno o Juliaca quiere ver?
Sí pues, porque hay mucho que contar, hay mucho que mostrar, hay una gran riqueza cultural al interior del país.

El huerfanito, de Flaviano QuispeY esto se cumple, porque El huerfanito tuvo igual o más éxito que El abigeo ¿no?
Sí, tuve la ocasión de mostrarla en más lugares esta vez. Aparte del sur, en el norte y el centro de nuestro país. Lo más importante ha sido presentarla aquí en Lima, que ha sido nuestro sueño. De pronto esto se da cuando la vemos en cartelera en Lima, en salas de cine, en las que de pequeño yo observaba otros carteles. Yo he vivido en Lima cuando tenía 13 años, por la Av. Aviación y 28 de Julio, en La Victoria. Así que iba al cine en 28 de Julio, una vez llegué a ir al Cine Metro ya ni me acuerdo que película vi. Y bueno, pasaron los años, y ahora ver ahí el cartel de un trabajo tuyo, para mi es impresionante… y un sueño ¿no?

Hablando de sueños, al inicio nos comentabas que te gustaba cantar y actuar. En El huerfanito te sacas el clavo.
Sí, quizás queriendo darme el gusto, de que también canto y actúo (risas). Además que quería mostrar las canciones del altiplano, es una canción de pandilla.

El huerfanito acá en Lima consiguió alrededor de 120,000 espectadores
Ha habido muy buena cantidad de personas. En el Avant premiere en el Cine Benavides convoqué a muchos medios de comunicación para que vean la película pero ningún medio vino. Me sentí un poco desairado. Al día siguiente se estrenó, y poco a poco se iban incrementando los espectadores, hasta que Ricardo Bedoya asistió al Cine Excelsior y justamente el día en que las salas ya se habían llenado. Bedoya hizo entonces un comentario, y a partir de eso comenzó la atención de los medios. Ellos mismos fueron a constatar en los cines que todas las funciones estaban llenas. Hasta el último día. Así permanecí tres semanas en cartelera.

En la última función el cine estaba lleno, en la sala donde se esperaba El huerfanito sinceramente me emocioné, me acongojé, era la última función, la gente también muy emocionada, tanto que en la parte final lloró. Me conoció mucha gente, me felicitaron. Y otra cosa, en los medios de comunicación seguían diciendo que pasaban El huerfanito y en los cines me decían que seguían buscando donde se iba dar El huerfanito pero ya había salido de cartelera, porque nos apabullaron las películas que entraban: Van Helsing y Troya, y en la última semana aun yo me aferraba en una sala con El huerfanito entre Van Helsing y Troya, con la gran publicidad que tenían en los cines ¿No? Creo que eso fue muy importante, tengo un grato recuerdo de eso. Además esto me impulsa ahora a hacer otros trabajos, siempre mostrando el interior del país.

Entrevista a Flaviano Quispe

  1. Yo creo que siempre he tenido esa atracción por el cine
  2. El abigeo solo iba a ser un ensayo
  3. La gente en los cines seguía buscando El huerfanito
  4. Pronto invadiremos Lima con nuestro trabajo

5 comentarios

  1. 18 de enero de 2008 at 8:03 — Responder

    la pelicula me gisto mucho al mismo tiempo me saco muchas lagrimas al solo ver a es niño pobre y le roban el dinero lo que no me gusto es la hermana de juanito se fuera y deje solo a su padre y a sus hermanos eso es muy poco familiar bueno ha sido un gusto nos vemos

  2. 21 de abril de 2008 at 18:42 — Responder

    por favor poner las fotos de max y max y nike las peliculas peruanas mas que todo si por favor y poner triste realidad lagrimas de madre elhuerfanito

  3. bryan
    5 de abril de 2009 at 21:22 — Responder

    escriben estupideses

  4. anguela
    11 de mayo de 2009 at 20:51 — Responder

    la pelicula taba linda y saben ase poco lo vi al actor principal y ha cambiado bastante ahora ta mas churrooooooo!!!

  5. willy
    2 de diciembre de 2011 at 14:57 — Responder

    me gustaria ser productor de una pelicula peruana escribanme at willyviero@yahoo.com
    me gusto mucho la ultima pelicula del huerfanito

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back