Michael Clayton, de Tony Gilroy (2007)


Dir. Tony Gilroy | 119 min. | EE.UU.

Intérpretes:
George Clooney (Michael Clayton)
Tom Wilkinson (Arthur Edens)
Tilda Swinton (Karen Crowder)
Sydney Pollack (Marty Bach)
Michael O’Keefe (Barry Grissom)
Robert Prescott (Sr. Verne).

Críticas

Michael ClaytonBlanca Vásquez:”George Clooney hace aquí de un mensajero muy particular. Es una rara avis que trabaja para una prestigiosa firma de abogados de Nueva York a punto de unirse con otra gran firma londinense. Es un conserje que limpia y teledirige los problemas, un mensajero de ambigüedades morales. Y le han rodeado de actores de arcilla, los mejores moldes: Un Tom Wilkinson que mastica a la perfección todo lo que le echen en su carrera, o una Tilda Swinton perfecta en su fría pero insegura personalidad, que no descarta cualquier método para suprimir todo obstáculo en su escalada al poder empresarial. Clooney vence y convence desde ese brillo oscuro de su astuta y madura mirada donde nunca ha tenido mejores líneas”. Sigue leyendo la crítica.

Michael ClaytonAntolín Prieto:”¿Quien es Michael Clayton? Abogado fantasma, facilitador oscuro, padre contrariado, apostador endeudado o quizá un caballo perdido en medio del bosque esperando a que una explosión lo despierte ¿Qué es Michael Clayton? Una cinta de intrigas, donde las grandes corporaciones hacen lo indecible por salirse con la suya, y donde las fichas se mueven sin poder hacer nada para remediarlo. Michael Clayton puede ser eso o más”. Sigue leyendo la crítica.

5 respuestas a “Michael Clayton, de Tony Gilroy (2007)”

  1. […] No puedo dejar pasar las influencias de Blade Runner que se intuyen en este proyecto con guión del mismo realizador, centrado en la caducidad de aquellos replicantes que nos conmovieron. Con unas tomas cautivadoras que crean una atmósfera lunar bien real, en la que se puede apreciar la tierra en su azul vital, nadan cuestiones filosóficas que hacen del ser humano lo que es, a diferencia del único compañero de Sam Bell/Rockwell, el robot GERTY (por otro lado más humano de lo que cabría suponer). Jones ha trabajado el interior con una opresión degenerativa que desorienta al personaje astronauta, cuyo escape es su constante comunicación y pensamiento en la familia que le espera en la tierra, lo que le confiere la humanización necesaria para resistir un contrato de tres años en una base lunar minera, dedicada a extraer Helio-3 para una multinacional energética. Cerca ya de expirar su contrato, Sam ve cómo empieza a sufrir extrañas reacciones que conducirán a un desarrollo y final de la historia sorprendente y con un punto de denuncia suficiente que enfoca las prácticas nada éticas de las grandes corporaciones muy al estilo de lo mostrado por Gilroy con Michael Clayton. […]

  2. […] Son por películas como éstas que vale la pena seguirle la pista a ciertos big names de Hollywood. La nueva comedia/película de espías de los hermanos Coen, Burn After Reading, presenta a un alocado Brad Pitt -con un peinado que hace recordar al de Nicolas Cage en Raising Arizona- que para su buena (o mala) suerte encuentra un CD con las memorias de un agente de la CIA, un irritado John Malkovich, a quien tratará de extorsionar con los resultados que ya podemos ir adivinando. Frances McDormand, como es usual en las películas de los Coen, será “la compañera”. En el camino se toparán también con George Clooney, quien se reencuentra con Tilda Swinton, en planes más amigables de los que tuvieron en Michael Clayton. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.