Adiós a Robert Altman

Es díficil esbozar quien fue Robert Altman, un director que a cada película fue profundo e irreverente, transgresor y vital, todo a la vez, y por igual. Quizá quienes pudieron pintarlo mejor, fueron dos de sus queridas actrices, las cuales le dieron el Oscar honorario en la ceremonia de este año, Meryl Streep y Lily Tomlin.

El maestro Altman, tras larga y merecida ovación, dijo en su speech:

Tengo mucho que decir. ¿Alguien tiene un reloj? […] Siempre he dicho que hacer una película es como construir un castillo de arena en la playa. Invitas a tus amigos a hacer una bella estructura. Luego los invitas a tomar unas cervezas, mientras ven cómo el mar se las lleva. He construido esa estructura unas cuarenta veces. […] Hace 10 años me hicieron un trasplante de corazón y creo que me dieron el de una mujer de treinta años. Creo que me están dando este premio muy pronto, porque aún me quedan 40 años más… que pienso utilizar.

Pero parece que la Academia hizo el homenaje a tiempo, esta vez. El director de MASH, Gosford Park, Kansas City y tantas otras, solo pudo concluir una película más A Prairie Home Companion, una cinta sobre la despedida y el show que termina. Nada más apropiado.

Les dejo los trailers de dos de sus memorables películas: Nashville y The Long Goodbye. Un largo adiós al maestro.

Artículo anterior
Los infiltrados (2006)
Artículo siguiente
Excesos (2003)

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Adiós a Robert Altman