“The Signal”, del horror en pantalla al horror en las butacas

The Signal

La violencia de The Signal se contagia fuera de la pantalla

Dicen que la ficción imita la realidad, pero en ocasiones puede terminar ocurriendo todo lo contrario. Eso fue lo que sucedió el pasado domingo en la noche, en un cine del condado Orange en Los Angeles durante la proyección de la película The Signal. En esta cinta vemos el caos provocado por una extraña transmisión que se expande por los celulares, la radio y la televisión convirtiendo a las personas en asesinos desesperados. Precisamente en uno de los momentos más tensos del film una persona no identificada empezó a acuchillar a dos espectadores causándoles diversas lesiones para huir rápidamente, antes que la proyección fuera interrumpida y las luces se encendieran ante el escándalo. Tras la llegada de la policía y la evacuación de los agredidos continuó el show como manda la tradición. La escena con la que siguió la película fue la de un acuchillamiento. ¿Coincidencia? ¿Publicidad indeseada?

(Vía Cinematical)

Artículo anterior
Originalísimo póster de “Where in the World is Osama Bin Laden?”
Artículo siguiente
Documentales dominicanos en Lima

2 comentarios

  1. cesar pereyra ravello.
    27 de Febrero de 2008 at 17:06 — Responder

    Hola cinencuentro, solò queria felicitarlos por el ciclo argentino que presentaran en el cafae en marzo, quien lo hubiera dicho no lucho, ahora son distribuidores de peliculas, claro que por el lado cultural, pero que bien que hayan tomado esta iniciativa, de repente màs adelante veremos “Upa, una pelicula argentina” que tuvo èxito en el ùltimo festival Bafici, bueno suerte en sus proyectos.

  2. […] y el ataque a cuchilladas que emprendió un sujeto durante la exhibición de la cinta de terror The Signal hace un año. Cosas de la crisis o la paranoia. Como sea, no cabe duda de que los espectadores […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

“The Signal”, del horror en pantalla al horror en las butacas