Reseña: “Profecía sangrienta”, filme de terror producido por Bryan Singer

En nuestra cartelera peruana cada semana se estrena por lo menos una película de terror, que suelen ser en su mayoría de pobre contenido argumental, acompañado de actuaciones del mismo nivel. Estas cintas suelen ser aquellas que llegan directamente al DVD, o que se han dejado ver en circuitos menores. “Puro relleno” pueden decir muchos, pero este felizmente no es el caso de Profecía sangrienta (The Taking of Deborah Logan, 2014) película que, valgan verdades, tranquilamente podría formar parte del grupo mencionado líneas arriba, sin embargo posee algo que seguro el resto de estas peliculillas quisieran tener: interés.

the taking of deborah_logan

Antes que nada, mencionemos que esta cinta llegó a Lima con el aliciente, que más suena a un truco publicitario, de haber sido censurada para exhibirse en las salas en todos los países de Sudamérica, excepto en Perú (por lo visto, aquí aceptamos de todo). No sé si podemos tomar eso como un gran “honor” o una “distinción”, pero luego de haberla visto, no creo era para tanto rollo. No estamos en los años 70 cuando se estrenaron filmes como “El Exorcista”, cuya presentación causo gran histeria al punto que más de un espectador salía de la sala antes de que acabara la proyección simplemente porque “no podía más”. Esto ya no ocurre en nuestros días, es casi imposible que veamos así con todo lo que descubrimos o vemos que sucede en el mundo real, o incluso, en nuestras propias vidas.

La trama de Profecía sangrienta nos ubica en una residencia en un pequeño pueblo de los Estados Unidos, donde llega una estudiante llamada Mia, con un grupo de amigos, para captar el día a día de la señora Deborah Logan, quien padece la terrible enfermedad del Alzheimer, que es el tema que ella va a desarrollar para hacer su tesis. La señora Logan vive con su hija Sarah, quien ha hecho todos los arreglos para que este grupo de noveles investigadores haga su trabajo adecuadamente, además que por ello, madre e hija recibirán una remuneración por las molestias causada. Dicho esto, el grupo empieza a colocar cámaras en el interior de la vivienda para registrar movimientos y acciones de Deborah, sumando las entrevistas que se le harán.

Los días pasan y se ve que la enfermedad empieza a consumirla, pero de una forma no tan usual como ellos se esperaban, ya que hay arranques de violencia, tanto hacia su persona como contra el resto, lo que deriva en que vaya más seguido al hospital para ser tratada. Sin embargo, junto a estas situaciones, empieza a verse cosas anormales, como si “alguien” mas estuviera con ellos, lo que desencadenará en disputas, conflictos, miedos y sobre todo dudas: ¿En verdad Deborah tendrá Alzheimer?

the-taking-of-deborah-logan

Tengo que admitir que de todos los refritos que hemos visto acerca de exorcismos o posesiones, me sorprendió encontrarme con esta cinta cuyas pretensiones son pequeñas, pero le basta con eso para mantenernos con cierto interés, y si bien por momentos cae en ciertas lagunas, sabe salir de ellas.

Desde los tiempos de Actividad Paranormal, filme con el que empezó el auge del found footage en el cine comercial, supimos que este formato se lleva de maravilla con los temas sobrenaturales ya que se puede apreciar mejor, a través de la cámara en mano, los movimientos que suelen aparecer sin ningún truco de CGI (a pesar que esta película también los utiliza).

En Profecía sangrienta se ve que han querido hacer un producto distinto, y no caer en algo simple como otras cintas de terror. Empieza bien con un prólogo que nos explica qué es el Alzheimer y cómo este evoluciona dentro de la propia Deborah Logan. La actriz Jill Larson, quien la interpreta de manera más que convincente, le impregna la fuerza necesaria para que la audiencia le crea, sobre todo en el día a día en que la enfermedad (y la posesión) empiezan a transformarla en una persona distinta a comparación de la señora amable y atenta que vimos en el principio. A esto hay que agregarle el proceso de maquillaje que funciona y muy bien, al verla cómo se deteriora físicamente, mostrándola cada vez más demacrada y más anciana. Diez puntos para ella por su actuación no es ninguna exageración.

the taking of deborah logan

Del resto del elenco debo rescatar la participación de Anne Ramsay como Sarah Logan, quien debe lidiar con el devenir de la enfermedad de su madre. Ella sufre tanto o tal vez más que la propia Deborah Logan, ya que debe velar para que se sienta bien, protegida y cuidarla lo más posible.

Este primer trabajo del director Adam Robitel logra a mi parecer una nota aprobatoria, aunque quizá también sea mérito del productor Bryan Singer, el notable director de la saga X-Men, cuya experiencia sirve y mucho para cualquier nuevo realizador. Que este pequeño ejemplo de la modesta Profecía Sangrienta sirva para que otros realizadores sepan que a veces con poco, se puede hacer mucho.

Artículo anterior
Enrica Pérez: "Climas" me ha ayudado a reconectarme conmigo misma y con otras muchas mujeres diferentes a mi
Artículo siguiente
Crítica de "Terremoto: La Falla de San Andrés": Escapismo puro y duro

1 comentario

  1. 8 Junio 2015 at 5:43 — Responder

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: En nuestra cartelera peruana cada semana se estrena por lo menos una película de terror, que suelen ser en su mayoría de pobre contenido argumental, acompañado de actuaciones del mismo nivel. Estas cintas suelen ser aquell…

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

Reseña: “Profecía sangrienta”, filme de terror producido por Bryan Singer