Crítica: “Aloft: No llores, vuela” un drama íntimo, incómodo y arriesgado

Escrito por - @

Aloft (No llores, vuela) es la tercera película de la directora peruana Claudia Llosa (Lima, 1976). Transitando por el mismo sendero de su ópera prima Madeinusa y la galardonada La teta asustada (ganadora en 2009 del Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín y nominada al Oscar por mejor película en idioma extranjero), mantiene ese estilo personal donde se distinguen protagonistas femeninas, entornos complicados y por momentos, coqueteos con lo mágico y lo real maravilloso.

El resultado final es una producción bien lograda, se puede apreciar una importante madurez en el trabajo de Claudia Llosa, convirtiéndose en la principal referente de su generación y tomando distancia del facilismo de la búsqueda del aplauso fácil con producciones hechas en base a focus groups.

aloft-2

Aloft habla de un drama íntimo, incómodo y arriesgado que cuenta la historia de una madre conflictuada, con poderes sanadores, y su hijo, distanciados por una fatalidad y una dolorosa pérdida. El filme está apoyado en una narrativa compleja, no lineal, donde se alternan imágenes del pasado con el presente, se aprecia un buen trabajo de fotografía y primeros planos de una cámara cómplice que hace que el espectador no sólo sea testigo sino por momentos parte de esta historia.

Las actuaciones son buenas y el reparto es de primera (el trío de protagonistas está conformado por los experimentados Jennifer Connelly, Cillian Murphy y la francesa Mélanie Laurent). Todo esto ambientado con el empleo de una precisa banda sonora y en medio de un desolado y gélido desierto canadiense que por momentos se vuelve un protagonista más de la historia, al igual que los enigmáticos y por momentos metafóricos halcones, y esos lagos congelados tan bellos como atemorizantes. También es digno de destacar el excelente trabajo de maquillaje y efectos especiales realizado para envejecer veinte años a una de las protagonistas.

aloft-1

No estamos ante una película completa ni perfecta, pero sí se trata de una película muy humana, fuerte, visceral y hasta desgarradora por momentos, que toca fibras muy sensibles. Te hace sentir, emocionar y meditar. Nos deja una reflexión sobre la importancia de la reconciliación, el perdón y sobre todo de sanar errores, cerrar heridas y poner puntos finales a los distintos episodios de la vida, por más dolorosos que estos sean.

Lo lamentable: muy poca gente en las salas y probablemente (en Perú) no llegue ni a las dos semanas de exhibición.



También puedes leer:


1 comentario

Trackbacks

Checa los que otros dicen sobre este post...


Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network




You've Got Mail


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:
Pide tu tarjeta Payoneer