[Crítica] “Pasajeros”: Un ‘Titanic’ en el espacio que decepciona

Pasajeros es una película de ciencia ficción con una premisa intrigante y una ejecución decepcionante. Entretenida y buen actuada, el filme sin embargo no logra a cumplir con lo prometido en sus primeros 40 minutos, culminando una historia compleja, con una secuencia de acción excesiva que le permite al guión evitar situaciones incómodas y potencialmente controvertidas. Existen pocas cosas en el mundo del cine más decepcionantes que la excesiva simplificación de un guión que comienza con promesa.

En “Passengers”, Chris Pratt interpreta a Jim Preston, un mecánico que se encuentra viajando por el espacio, en animación suspendida, en el interior de una nave que lo llevará a un nuevo planeta. Es uno de cinco mil personas a bordo, un grupo de seres humanos buscando comenzar una nueva vida en otro mundo. Sin embargo, no todo sale como debería durante el viaje —Jim despierta noventa años antes de llegar a su destino, lo cual lo obliga a vivir por sí solo, tratando de encontrar alguna solución para su predicamento, y poco a poco desesperándose más con su situación.

Después de un año de vivir en la nave tan solo con la compañía de un droide barman llamado Arthur (Michael Sheen), Jim decide despertar a una pasajera más: Aurora (Jennifer Lawrence), una atractiva e inteligente escritora. Inicialmente, Jim le dice a Aurora que ella despertó debido al mismo error en el sistema de la nave que él, lo cual le permite entablar una relaciona cerca con la chica. Sí, es aquí que “Pasajeros” se convierte en una suerte de “Titanic en el espacio”. Pero esta felicidad no dura mucho. Eventualmente, Aurora se entera de la verdad, y la nave comienza a demostrar más fallas que podrían acabar con las vidas de todos los pasajeros y la tripulación a bordo.

El aspecto más controvertido del filme es también uno de los más interesantes, y menos explotados. Jim decide despertar a Aurora por razones totalmente egoístas, es cierto, pero dicho momento es presentado de tal manera que el espectador siente que, posiblemente, cualquiera hubiese hecho lo mismo de encontrarse en sus zapatos. Jim actúa bajo presión, porque está desesperado y solo, y porque se ha enamorado de alguien que no conoce en persona. Él sabe que lo que ha hecho está mal hasta cierto punto se arrepiente, pero también sabe que de no haberlo hecho, se hubiese vuelto loco y se habría suicidado.

Desafortunadamente, la decisión de transformar la relación entre Jim y Aurora en una romance es un error garrafal. “Pasajeros” trata de ser romántica, pero no hace más que introducir escenas excesivamente cursis, en las que surge una química entre Lawrence y Pratt, pero no lo suficientemente fuerte como para convertir esta relación enfermiza —por favor, recuerden que Jim básicamente le arruinó la vida a Aurora— en algo más real. Una relación de amistad, o algo más complejo que un romance simplista al más puro estilo de una comedia romántica, hubiese resultado en un producto final mucho más rico.

No suma tampoco que el guión decida tomar la ruta fácil en todo momento posible. Cada vez que el filme presenta una situación difícil y potencialmente compleja, esta se ve interrumpida por alguna urgencia o acontecimiento más importante, que les hace olvidar a los protagonistas que el verdadero conflicto es entre ellos dos. Esto está perfectamente personificado por el personaje de Laurence Fishburne, un miembro de la tripulación de la nave que despierta repentinamente para avanzar la trama y no mucho más.

Y ni hablar del desenlace. Los primeros dos tercios de “Pasajeros” son irregulares pero absorbentes. Sin embargo en su última media hora la película degenera para convertirse en secuencia de acción tras secuencia de acción, tensas hasta cierto punto, pero genéricas a más no poder. Lo que comenzó como una historia protagonizada por dos personajes complejos y llenos de demonios internos se convierte en un blockbuster más del montón, más preocupado por elevar el pulso de sus espectadores con explosiones y situaciones de peligro, que por contar una historia inesperada y comprometedora.

Jennifer Lawrence es efectiva como Aurora —es lo suficientemente carismática como para poder desarrollar a su personaje como alguien inteligente y simpático, pero tiene algunos aspectos más oscuros, violentos e imprevisibles que le otorgan una cualidad más humana y compleja. Pratt no está mal como Jim —es obvio por qué lo eligieron para el papel: necesitaban a alguien simpático y agradable para que la decisión de despertar a Aurora no se siéntese tan terrible. Funciona, pero me hubiese gustado ver a alguien con un lado más oscuro, no tan típicamente galante. Laurence Fishburne tiene un rol ingrato y breve, y Andy García aparece tan solo diez segundos.

La dirección de fotografía de Rodrigo Prieto es cumplidora; los interiores de la nave se ven suficientemente futuristas y limpios, y los rostros tanto de Pratt como Lawrence están siempre bien iluminados, como para hacernos recordar, todo el tiempo, lo atractivos que son. La banda sonora del usualmente efectivo Thomas Newmann es terriblemente cursi —exagerada en los escenas romántica, e irritante en los peores momentos.

“Pasajeros” se siente como una producción que fue manoseada por los productores —comienza bastante bien, pero termina de manera totalmente previsible y estereotipada. Las actuaciones principales funcionan y los efectos visuales son vistosos, pero considerando lo intrigante que es la premisa, el filme definitivamente debió ser mucho más que aceptable. La primera versión del guión fue incluida en la Blacklist hace unos años (la lista de los guiones no producidos más populares del momento). Me hubiera gustado que filmen dicha versión, probablemente habría resultado en una película más redonda y menos condescendiente.

Artículo anterior
[Crítica] "Estación Zombie": Un thriller de terror humano, muy humano
Artículo siguiente
[Crítica] "La La Land": la combinación perfecta del Hollywood clásico y contemporáneo

3 comentarios

  1. Jorge Prado Alvarado
    23 de Enero de 2017 at 11:22 — Responder

    Hola

    ¿Y donde esta el Titanic en esta película? La nave nunca naufraga.

    Los personajes no tienen un conflicto de clases.

    ¿La fotografía de Rodrigo Prieto es cumplidora?, podría explicarnos un poco mas este tema.

    La nave es un crucero no una nave minera como Alien 1, donde la penumbra y la funcionalidad predomina. Tampoco es una nave de combate, donde la presencia militar estaría en todos lados.

    La direcion de fotografia no solo la conforma la cámara (Arri Alexa 65 – y lentes Panavision Primo 70 series, Aspec Ratio 2.39:1), si no también la elección del formato para mostrarnos la nave, la direcion de arte en los diseños de los escenarios , el vestuario y el maquillaje, que todos van acordes con el tipo de lugar e historia.

    En su critica no se menciona que una de las fuentes de inspiración de Rodrigo Prieto fueron The Shining, los movimientos de cámara donde se va descubriendo el hotel, el bar, los corredores, etc.

    En la película por medio de los personajes vamos descubriendo la nave. Así como en The Shining esos movimientos de cámara nos muestran el Hotel.

    No olvidemos que la nave esta limpia por que tiene unos pequeños robots que siempre están limpiando y dando mantenimiento. Ademas es una nave que no es su primer viaje y nadie la esta habitando en ese momento.

    Las cabinas donde los pasajeros duermen también es una propuesta de arte, por lo cual implica la fotografía.

    Tener luz en claves altas no quiere decir que es cumplidor. Es crear atmósferas.

    Gracias por su critica y esperemos su explicación un poco mas detallada.

    Saludos KOKO PRADO

  2. hier
    25 de Enero de 2017 at 23:45 — Responder

    A mi me encanto la pelicula. Y el romance de jim y aurora me gusto, quiero volver a ver la pelicula. Te olvidas mencionar que Aurora tuvo la oportunidad de volver a dormir, pero decidio quedarse con jim. Pienso que ambos podrian haber llegado aunque viejos a Homestead II si se hubieran turnado en usar la camara de hibernacion.

  3. […] más fantasía espacial que otra cosa, “Star Trek” o hasta producciones recientes como Pasajeros), y el tipo más cercano a la realidad, en el que conceptos científicos son presentados de manera […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

[Crítica] “Pasajeros”: Un ‘Titanic’ en el espacio que decepciona