Festival de Lima 2017: “Retablo”, conversamos con el director de este prometedor filme peruano

El director peruano Alvaro Delgado-Aparicio nos presenta su primer largometraje, “Retablo”, una historia de filiación, de herencia cultural, pero sobre todo, de autodescubrimiento (un coming of age), encarnado en la figura del protagonista, Segundo Paucar, un chico de 14 años, artista en ciernes de retablos ayacuchanos.

Magaly Solier (“La teta asustada”, “Madeinusa”) y Amiel Cayo (“NN”, “La deuda”) acompañan al debutante Junior Bejar, quien interpreta al joven protagonista. Junior fue seleccionado luego de un extenso proceso de casting.

El guion de este filme fue coescrito por el director junto con Héctor Gálvez (“Paraíso”), y se rodó en seis semanas entre abril y mayo del 2016, en locaciones de Huamanga, Ayacucho y alrededores.

Uno de los puntos más llamativos de la realización de “Retablo” vino a continuación, en el proceso de posproducción: este incluyó un trabajo de edición de sonido hecho nada más y nada menos que en los estudios Skywalker Sound, en el rancho de George Lucas(!), siendo editada al mismo tiempo que la última película de Christopher Nolan y la nueva Starwars.

Alvaro Delgado-Aparicio logró mayor reconocimiento internacional gracias a su premiado cortometraje “El acompañante (2013)”, con el cual compitió en los festivales de Sundance y Rotterdam. Con su ópera prima ya terminada, se encuentra a la espera de concretar su estreno en algún festival internacional. A continuación conversamos en extenso con el director de “Retablo”:

Amiel Cayo, Magaly Solier, y al centro, el debutante Junior Bejar. La familia Paucar, protagonista de “Retablo”.

Alvaro, ¿cómo fue el trabajo de creación inicial de la historia que veremos en “Retablo”?
Uno de los primeros elementos que me interesó explorar fue el tema de la herencia como proyección, que pasa de generación en generación y se inocula en nuestra piel casi sin que nos demos cuenta. En eso, ya no sabemos lo que es nuestro y lo que viene de los que están más atrás. Otra pregunta que me generaba curiosidad es como uno se libera de esta carga familiar con la que uno nace, si realmente uno se puede liberar o no.

Con esas preguntas en mente, empecé a explorar la relación paternofilial. Así es como nace “Retablo”, la historia de Segundo Paucar, un chico de 14 años que quiere ser un retablista ayacuchano y está siendo entrenado y preparado por su padre para continuar así con el legado familiar. Camino a una fiesta patronal, Segundo observa por accidente a su padre en un acto que hace que todo su mundo se le venga abajo. En un entorno conservador, Segundo tratará de convivir en silencio con todo lo que le sucede.

Al igual que en tu trabajo previo, el corto “El acompañante”, en “Retablo” el mundo de los artesanos retablistas es central. ¿Qué es lo que te atrae tanto de este arte andino?
El retablo como artefacto folclórico, siempre me ha cautivado. Siempre lo he sentido como un portal que te lleva a otras dimensiones. Mientras más lo contemplas y más te acercas, encuentras más detalles que previamente has dado por sentado. El retablo te invita a entrar a espacios potenciales, espacios intermedios entre la fantasía y la realidad. Eso es lo que más me atrae. Los retablistas son observadores y retratistas de la realidad. Siempre están a distancia de todo, observando cómo otros “viven” la vida. ¿Qué tendría que pasar para que estos personajes tan introvertidos, nublen su capacidad de “observar” y pierdan la fuerza para retratar? Esa pregunta ha sido una de mis fuentes de inspiración.

En este artículo de Variety mencionas a los Dardenne y a Kiarostami como fuentes de inspiración. Sus películas tienen una carga social muy fuerte.
Sí, lo interesante en “Retablo” es observar cómo un personaje menos visible y perdido puede terminar encontrándose. Qué tan honesto somos en esa búsqueda, eso es algo que admiro de estos cineastas.

“El retablo te invita a entrar a espacios potenciales, espacios intermedios entre la fantasía y la realidad. Los retablistas son observadores y retratistas de la realidad”.

¿Cómo fue el desarrollo de guion, y tu trabajo en colaboración con Héctor Gálvez?
Entre el 2011 y 2012, pude colaborar con Ronnie Temoche, y creamos un bonito guion titulado “El retablo de los sueños”. En el 2013, después de estrenar en el festival de Sundance mi cortometraje “El acompañante”, me invitaron al laboratorio de guionistas del Instituto de Sundance. Fue una experiencia totalmente transformadora donde los diversos mentores me ayudaron a rescatar varias fuentes de inspiración del cortometraje y compartir diversos espacios para explorar nuevas preguntas sobre qué era lo que realmente quería contar. Si bien después de la experiencia del laboratorio uno sale más confundido de lo que estaba, lo único que sentía en ese momento es que si iba a realizar una pelicula tenía que ser sobre algo que me moviera y que estuviera fuera de mi zona de confort.

A Héctor lo conozco de hace tiempo, desde que colaboramos en uno de mis primeros cortometrajes. Cuando le conté la experiencia del laboratorio de Sundance, lo invité a embarcarnos en este desafío, y escribir un nuevo guion desde cero. El contexto, la trama, los personajes, sus objetivos y miedos, todo cambio. A inicios del 2014 nos metimos de cabeza al nuevo proyecto y 4 meses después nació la primera versión de “Retablo”. De ahí trabajamos en varias versiones más. La última versión la tuvimos en abril del 2016, a vísperas del rodaje.

El director Delgado-Aparicio conversa con sus actores Amiel Cayo (izq.) y Junior Bejar (de pie).

Cuéntanos sobre el proceso de casting para el rol protagónico, que recayó en el debutante Junior Bejar.
Fue un proceso bien complejo y difícil. Con el equipo visitamos diversos colegios en Lima y en Ayacucho, centros culturales, talleres de teatro y danza. Vimos más de 600 chicos entre 13 y 16 años. En una de la visitas a colegios en Ayacucho, Eduardo Camino y el equipo de producción encontraron a Junior Bejar Roca. Organizamos un taller de ensayos con los finalistas del casting y supimos rápidamente que Junior era la persona que estábamos buscando para el personaje de Segundo. Si bien Junior nunca antes ha actuado, tiene un talento especial que sentíamos funcionaba muy bien con la película que queríamos contar.

¿Y cómo fue el trabajo con los experimentados Magaly Solier y Amiel Cayo?
Trabajar con Amiel y Magaly ha sido un gran privilegio. El grado de profesionalismo y generosidad que ambos tienen es increíble. Pudimos construir juntos un núcleo familiar donde Junior se podía sentir cómodo a explorar las situaciones que su personaje confrontaba.
‘Pinky’ [Enid Campos, la productora] y Eduardo Camino siempre me hablaron de Amiel, desde el rodaje de “Oliver’s Deal” donde trabajaron juntos. Cuando conoci a Amiel en su taller como artesano de máscaras, supe que el era el indicado para crear el personaje del maestro Paucar.
[N.E.: Coincidentemente, Magaly y Amiel también compartieron pantalla el año pasado en la película “El viaje macho”].

Un año antes del rodaje, junto a Pinky, Eduardo y Mario Bassino, el director de fotografía, empezamos el scouting de locaciones. En uno de los tantos viajes estábamos en Huanta, y Magaly por ser muy amiga de Pinky nos invito a tomar desayuno en su casa. Nunca la tuve en mente hasta ese día que la vi cómo jugaba con su hijo y la complicidad que tenían en la cocina. Ahí fue donde sentí que ella era Anatolia, el personaje de mi película.

“Trabajar con Amiel Cayo y Magaly Solier ha sido un gran privilegio. El grado de profesionalismo y generosidad que ambos tienen es increíble”.

Luego del rodaje, ¿cómo les fue en todo el proceso de posproducción?
Comenzamos la edición de inmediato, una semana después del rodaje. Tuve la gran oportunidad de trabajar con Eric Williams cerca de 4 meses. Este proceso de edición fue bien bacán, tuvimos la oportunidad de darle una nueva forma al material que previamente no me había imaginado. Eric es recontra capo para aprovechar esas oportunidades. Es increíble sentir cómo el material te bota elementos que antes no me había percatado tanto. El poder jugar con ello de diferentes formas fue algo que disfruté mucho.

La edición de sonido la trabajamos con Tobias Poppe (experimentado profesional con base en Los Angeles). Fue una experiencia muy enriquecedora. Tobias nos ayudó a darle una dimensión más íntima al material que ha enriquecido la película. Omar Pareja colaboró con nosotros en este proceso. Su oficio en cada detalle de sonido es realmente increíble.

Una colega de Tobias, Lora Hirschberg (que trabajó la mezcla final de sonido de “The Dark Knight” y de “Inception”, por esta última se ganó un Oscar!), había visto uno de los cortes de la película. Le gustó bastante y nos invitó al Skywalker Sound Studio para mezclar el sonido de la película. Fue una experiencia increíble visitar el rancho de George Lucas, y contar con Lora en la mezcla fue una oportunidad única. Como anécdota te cuento: mientras trabajábamos “Retablo”, en las salas de al lado estaban mezclando la nueva película de “Starwars”… [Aquí pueden ver algunas fotografías tomadas en el estudio Skywalker, y otras más aquí].

De izq. a der: Omar Pareja (sonidista), Tobias Poppe y Lora Hirschberg (edición y mezcla de sonido), Alvaro Delgado-Aparicio y Eric Williams (montajista), en el Skywalker Sound.

¿Qué les ha permitido lograr en términos de producción los premios que obtuvieron durante la preparación del proyecto?
Con el Premio Sorfond (Noruega, 2016), no solo obtuvimos fondos para terminar la película, sino también a través de nuestro coproductor pudimos explorar la estrategia de festivales, conseguir agente de ventas y recibir sus valiosos comentarios en el proceso de edición. Luego, Sundance estuvo desde que se inicio el guion. Si no fuese por la oportunidad de participar en el laboratorio de guionistas (Sundance Feature Film Program, 2013-2016), “Retablo” nunca hubiera nacido. También recibimos mentoría y nos ayudaron a conseguir nuevos fondos a través de Cinereach. Asimismo, facilitaron oportunidades de networking con personas que nos ayudaron a sacar adelante la película.
El festival de Roma (New Cinema Network, 2014) nos invitó al mercado de coproducción, donde conocimos a los coproductores alemanes y noruegos con los que hoy estamos trabajando. A Tobias Poppe, por ejemplo, lo conocimos por nuestro coproductor alemán.

“Mientras trabajábamos el sonido de “Retablo” en el Skywalker Studio, en las salas de al lado estaban mezclando la nueva película de “Starwars”.

¿Cómo se concretó la participación de ese editor de sonido? Vemos que ha trabajado en varias superproducciones de Hollywood.
Luego de ese networking en Roma el 2014, empezamos a trabajar juntos con un coproductor alemán. Él me puso en contacto con Tobias, y en uno de mis viajes de trabajo a Los Angeles tuve la oportunidad de conocerlo. Informalmente le comenté del proyecto, le regalé un retablo y le dí el guion. Le gustó mucho el proyecto y se lo presentó a sus jefes de la empresa E² Sound (los que hicieron el sonido para “El señor de los anillos” y “King Kong”; ganadores de dos Premios Oscar). Dos semanas después me invitaron para conocerme y contarles más sobre el proyecto. También les lleve un retablo. Me acuerdo que me preguntaron, ¿a qué suenan los retablos de tres pisos? ¿y los de cinco pisos?
Una semana después me dijeron que querían participar en la película y que iban a trabajar pro bono (en otras palabras, gratis).

Ahora ya con la película terminada, ¿tienen estimada una fecha de estreno?
Recién estamos viendo estos temas. Pero todavía nada por confirmar.

Retablo (2017)

Duración: 95 minutos
Ficha artística:
Segundo Paucar: Junior Bejar Roca
Noe Paucar: Amiel Cayo
Anatolia Paucar: Magaly Solier.

Ficha técnica:
Director: Alvaro Delgado-Aparicio Labarthe
Productora: Enid ‘Pinky’ Campos
Guionistas: Alvaro Delgado Aparicio L. y Héctor Gálvez
Director de Foto: Mario Bassino
Director de Arte: Eduardo Camino
Productor de Arte: Jorge Rodrigo
Sonido Directo: Omar Pareja
Edición: Eric Williams
Edición y mezcla de sonido: Tobias Poppe

Premios:

  • Concurso de Producción de Largometrajes, DAFO, Ministerio de Cultura, 2014.
  • Premio Sorfond, Noruega 2016.
  • Cinereach Fund, EE UU, 2014
  • Sundance Feature Film Program, EE UU, 2013-2016
  • New Cinema Network, Rome Film Festival, 2014.

Artículo anterior
Outfest Perú 2017: Entrevista a Adrián Silvestre, director de "Los objetos amorosos"
Artículo siguiente
[Crítica] Festival Lima Independiente: "La muerte de Luis XIV" de Albert Serra

2 comentarios

  1. […] Retablo, de Alvaro […]

  2. […] puedo dejar de mencionar a “Retablo” de Álvaro Delgado-Aparicio, la única ficción peruana en competencia. El guion está escrito por el mismo Delgado-Aparicio […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Festival de Lima 2017: “Retablo”, conversamos con el director de este prometedor filme peruano