Julianne Moore

No sin ella (Freeheld, 2015) está basada en la historia real de Laurel Hester y Stacie Andrée, una pareja homosexual que luchó por sus derechos en 2005 y que inspiró …

Tras una inconsistente y desabrida primera parte, Los Juegos del Hambre: Sinsajo – parte 2 se presentaba como el gran cierre épico de la saga juvenil más rentable (y menos …

Los Juegos del Hambre: Sinsajo – El Final es una conclusión adecuada a la popular serie de películas protagonizada por la talentosísima Jennifer Lawrence, y basada en los libros de …

Los juegos del hambre: Sinsajo – parte 2 mantiene el tono gris de la primera parte, una película desesperanzadora en muchos momentos, llena de silencios, tiempos muertos y conversaciones desoladoras …

Este jueves 26 de febrero llega a los cines dos de las películas más importantes del 2014. Still Alice y The Theory of Everything, ambas han conseguido reconocimientos importantes por parte de la crítica especializada y ahora podrán ser disfrutadas en los cines de Lima.

Alguien me comentó que “Sinsajo” es algo así como “El Imperio Contraataca” de la saga de los Juegos del Hambre, y hasta cierto punto tiene razón.
Se trata de una película oscura llena de personajes complejos; sí, nuestro villano es claramente un villano, pero nuestros “héroes” tienen más defectos que los protagonistas de cualquier otro blockbuster común, y muchas veces cruzan la línea entre lo bueno y lo malo, la oscuridad y la luz.

La 67a edición del Festival de Cannes va llegando a su fin y enseguida les presentamos su esperado palmarés, encabezado por el turco Nuri Bilge Ceylan, por Winter Sleep, y en el que también destacan Jean–Luc Godard, que recibe compartido el Premio del Jurado por Adiós al lenguaje, y Julianne Moore, como mejor actriz por su rol en la nueva cinta de David Cronenberg, Maps to the Stars.

Hay una esencia hamletiana y edípica en Maps to the Stars, la nueva cinta de David Cronenberg. El perfume se compone de un legado incestuoso que se prolonga por dos generaciones y en su tránsito una necesidad de cobrar venganza de los padres.

El canadiense apunta a una crítica cínica de las formas, aún más cínicas, de las que se compone la cosmovisión de las estrellas de Hollywood, en una mirada que parece hermanarse con la del hombre de a pie: traidores, ambiciosos, farfulleros, calculadores, adictos, egomaniacos, rapaces y ricos.

Nuestro amigo Silvio Canihuante envía su balance de la cartelera comercial de Chile correspondiente al mes de marzo.

La más reciente película de los hermanos Ethan y Joel Coen gana la medalla de oro por lejos de este mes. Inside Llewyn Davis, un relato de un músico folk en el New York de los años 60, pre Dylan, o sea antes de todo, logra una obra de una cadencia muy sugerente y pausada. Con un tono muy logrado, se hace ver la mano autoral de los hermanos realizadores.

En Non–Stop, el director español Jaume Collet–Serra sigue en la línea de las situaciones límite, atraído por los acontecimientos extraordinarios que ponen a prueba a un hombre que soporta antecedentes presuntamente inquietantes, pero que además involucran a una colectividad tan diversa y difícilmente controlable como el conjunto de pasajeros y tripulación de un avión comercial en un vuelo internacional, en un contexto de minuciosa conspiración que aprovecha el virtual estigma del protagonista y la paranoia posterior al 11–S.

Loco y estupido amor

Crazy, Stupid, Love. intenta darle una vuelta de tuerca a la fórmula de la comedia romántica con múltiples puntos de vista y variados personajes, planteando sus propias reglas.

Dirigida por Glenn Ficarra y John Requa, la cinta narra la historia de Cal (Steve Carell) y Emily (Julianne Moore), pareja con casi 25 años juntos que decide separarse luego de que ella, en medio de una cena, confiesa una infidelidad con un compañero de trabajo (Kevin Bacon).

Adicionalmente, se cuentan las historias del mujeriego Jacob (Ryan Gosling) y la entusiasta Hannah (Emma Stone), quienes se encuentran en un bar y luego, aparentemente, tienen existencias separadas. Finalmente, se narran los despertares adolescentes de Robbie (Jonah Bobo) y la niñera, Jessica (Analeigh Tipton), quienes tratan de seguir con sus sentimientos a flote, aunque con destinatarios distintos.

Chloe

Chloe, duodécimo largometraje de Atom Egoyan, es un remake de la cinta francesa Nathalie X (2003), de Anne Fontaine, que protagonizaran Fanny Ardant, Gerard Depardieu y Emmanuelle Béart, cuyos personajes son asumidos esta vez por Julianne Moore, Liam Neeson y Amanda Seyfried.

Se trata de un avieso triángulo amoroso, que surge del atrevimiento de una joven intrusa que encarna los miedos de un matrimonio gastado, inseguro y distante, la fantasía llevada al doloroso trance de la ejecución (in)voluntaria que desata el caos.

Hasta cierto punto, el relato juega con el artificio y hace de él su soporte narrativo, pero no sorprende al espectador, que siempre entiende claramente la maniobra, y en la parte final cae en la trampa tipo Atracción fatal, el trillado estallido de la patología que se rebalsa y desafía al peligro.

Un hombre solo es la notable opera prima del diseñador norteamericano Tom Ford, un autor que ama la composición de cada escena. Saborea los cuerpos de los personajes, preferentemente masculinos. Se centra en ojos, labios, dientes, perfiles, torsos, la cabellera, el rímel, la sangre, el carmín, la ondulante bocanada de humo, la desnudez entera submarina, playera, o de alcoba. Ralentiza, casi congela, divide la acción, la interrumpe y retoma, abre el encuadre y lo achica, usa la grúa y el dolly, filma el pesar, la imaginación, el recuerdo doloroso, la alegoría onírica.

La cinta es un trayecto de despedida y abandono, renuncia al futuro, autopsia del presente, apego al pasado en que el protagonista se ensimisma y concentra su memoria. En una de las primeras escenas, que parece la antesala de un velorio, oímos los sonidos precisos de sus cajones, prendas, zapatos, frascos, mientras confiesa al espectador su hartazgo por tener que convertirse todos los días en George Falconer.

La vida privada de pippa lee

Pippa Lee, que se ha retirado a uno de esos inanes lugares junto a su marido, un poderoso editor que ha sufrido tres infartos, hará migas casi sin buscarlo con Chris, despertando en ella el interés por ella misma. Así mediante flashbacks se van turnando en pantalla escenas del pasado y del presente de Pippa para concretar hasta que punto la esposa perfecta se había olvidado de sí misma: La huella que le dejó el comportamiento bipolar de su madre versus la distante relación que mantiene con su hija, así como una más complaciente con su hijo; sus experiencias juveniles con su tía y la novia de su tía cuando deja la casa familiar versus el descubrimiento de la infidelidad de su marido con su mejor amiga.

Adaptada de su propio libro con el mismo título, Miller confiesa que ha volcado mucho de sus vivencias personales, siempre rodeada de prestigiosos artistas. Queda claro que se le quedó grabada la imagen de las mujeres-sombra, esas que rodean a tantos intelectuales por los que en muchos casos sacrifican sus propios interrogantes.

Un hombre soltero

Tom Ford es todo un fenómeno. Un norteamericano que lleva grabado en la frente, como hacen con el buen ganado en su tierra natal, Texas, la marca de triunfador, especialidad marketing, diseño y la moda de alta costura. Todo lo que toca lo convierte en beneficios. Salvador, en la década de los noventa, de la famosa casa Gucci, salió de ella hace cinco años llevándose a su mejor baza, el presidente y jefe ejecutivo de la empresa. Creó su propia marca de moda y complementos, además de moverse en mil y una aventuras empresariales.

Ahora aterriza en el mundo del cine, sin alejarse del esteticismo del mundo del arte, que no parece resistírsele a este gay sin dudas, complejos, ni medias tintas. Ganador del premio Queer Lion 2009 (películas de cultura y temática homosexuales) concedido en el Festival de cine de Venecia por su película Un hombre soltero (A single man), Ford puede estar satisfecho de la acogida, de crítica y público, que su opera prima ha tenido, obteniendo también la Copa Volpi al Mejor actor para su protagonista Colin Firth.

Back