El empleo del tiempo (2001)

L’emploi du temps

L'emploi du temps

Las relaciones entre empleador y empleados era el motivo central de Ressources Humaines el primer largometraje del francés Laurent Cantet. Ahora su nueva cinta confirma sus intereses temáticos pero esta vez va más allá, dándole una vuelta más a la tuerca Cantet nos entrega una visión más ambigua del asunto, en este caso la perspectiva del empleado (un ejecutivo de nivel) que tras perder el trabajo se inventa para sí mismo y ante su familia toda una vida laboral y actividades que lo harán dejar el hogar durantes largos periodos de tiempo en los que en realidad se dedicará a vagabundear y fantasear con su rutina supuestamente laboral (geniales realmente las escenas en las que hace hora en la compañía privada y en el hotel), pero las presiones familiares irán en aumento lo que lo llevará a complicarse más, engañando a sus amigos y ni que decir de sus ctividades con los contrabandistas.

La película es fascinante de principio desde el meticuloso sistema de engaños, la cruda representacion de sus relaciones familiares, el dolor y negación a la vez con la que procede el protagonista es dificil decir que es lo que más puede quedar en la memoria al ver esta cinta. Con una notable interpretación de todo el conjunto el segundo opus de Laurent Cantet es ya una gran película.

Queda la imagen final del hombre que tras tantas vueltas regresa al mismo lugar: la silla de la entrevista, tan sofocante como la de su auto.

Jorge Esponda

Artículo anterior
Lili Marleen (1981)
Artículo siguiente
Guerra de los mundos (2005)

4 comentarios

  1. […] El adversario, El odio y La promesa. Fue la triada que elegí en el Festival de cine europeo. A falta de tiempo tuve que reducir a tres mi selección, y felizmente le atiné. No fue dificíl la elección, con las palmas que precedían a cada una de estas. El adversario deja atrás a El empleo del tiempo, otra gran película. Incluye además una escena estremecedora que ahora asemejo a aquella en La caída. Ni los niños se salvan a la insanía de Daniel Auteuil, en otra de las grandes perfomances que vimos este 2006. El odio de Mathieu Kassovitz, en el París que pocos conocemos y tenemos la obligación de conocer. Finalmente La promesa, como decía, los belga Dardenne proponen, y yo observo sin chistar. Sé que no saldré defraudado. Hasta ahora no me he equivocado. […]

  2. […] Ella ha trabajado en películas como Eyes Wide Shut de Stanley Kubrick, y más recientemente en L’emploi du temps y El mercader de […]

  3. […] Cantet hemos tenido la oportunidad de ver la interesante Recursos humanos y la apasionante El empleo del tiempo. Ambas películas se distinguían por su visión personal del hombre moderno y su relación con el […]

  4. […] El empleo del tiempo: Aquí el realizador se permite un giro inesperado y notable. Ahora, las broncas laborales no pasan por las identidades maniqueas. El gran y kafkiano ente laboral no define un rostro claro, puesto que el propio trabajador no es el diligente luchador de causas, a no ser que sea la suya propia. La indagación convencional sobre el hombre productivo pasa por un filtro todavía más personal. Como dice el título, es el hombre que emplea su tiempo, que intenta pervivir fuera de la alienación laboral a costa de pasar por otra. Particular forma de ver lo que en otros lares se llamaría sencillamente “vacaciones permanentes”. […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

El empleo del tiempo (2001)