Los hermanos Grimm (2005)

Los hermanos GrimmThe Brothers Grimm
Dir: Terry Gilliam | 118 min. | EE.UU. – Reino Unido – República Checa

Intérpretes:
Matt Damon (Wilhelm Grimm)
Heath Ledger (Jacob Grimm)
Lena Headey (Angelika)
Peter Stormare (Cavaldi)
Jonathan Pryce (Delatombe)
Monica Bellucci (Reina Espejo)

Estreno en Perú: 26 de enero del 2006

A Terry Gilliam no lo veíamos hace bastante tiempo y por eso a todos los que admiramos su colorido y desaforado universo nos agrada su regreso con esta película en apariencia fiel a su particular estilo heredado de la historieta (de la que es experto) y del humor que juega con el absurdo. Pero la fidelidad no resulta tal como lo esperábamos y mucho de eso se explica en los problemas y conflictos de su accidentada carrera y el imperativo de justificar lo invertido por los productores.

Los hermanos Grimm

La idea de arranque es muy atractiva y muy de Gilliam: los cuentistas alemanes creadores (o recopiladores) de Blancanieves, Cenicienta, Hansel y Gretel, y tantos otros personajes, ingresando en medio de un bizarro cóctel de sus propias fantasías. Como aquél cuadro del sueño de Dickens rodeado de todos sus personajes, Gilliam imagina a sus héroes nuevamente como soñadores (uno tratando de inventárselas y otro tratando verdaderamente de creer en ellas) que intentarán evadirse de la realidad a como de lugar, ya sea detrás de un libro o de un tarro de cerveza.

Buena idea, que comenzará a tomar la forma de una sátira de cuentos de hadas. Los Grimm de Gilliam no son nada de ensueño, son un par de pillos que viven de azuzar las supersticiones de la gente para erigirse luego como los salvadores. Necesidad obliga y el mundo real del siglo diecinueve con las tropas del emperador Bonaparte ocupando Alemania son motivo suficiente para apelar a lo que sea en tiempos difíciles. Pero he aquí que descubiertos los charlatanes, se verán obligados a emprender a punta de pistola una misión que involucra al parecer a algún otro colega de artes y mañas que ronda por un pueblo de esos que tanto salen en muchos de sus cuentos.

Los hermanos GrimmHasta aquí todo bien y con el característico sello del buen Terry interesado en la caricatura y la distorsión como siempre. Pero a medida que avanza la película comienza a perder el ritmo como alguna de tantas cintas de este corte en manos de realizadores menos hábiles como The Chronicles of Narnia por ejemplo. Y no es que los elementos de los que se sirve no funcionen (la ambientación bizarra y la música son efectivas a lo largo de la cinta) sino que todo comienza a desarrollarse de manera caótica y atropellada.

Lejos está por ejemplo, del caos ordenado y magistral de Brazil que inspiraría después las obras de gente como Tim Burton o Peter Jackson. Los Grimm en manos de Gilliam sin dejar de ser efectivos en cierta medida, dejan extrañar en muchos momentos la personalidad de este loco que tal vez ha tenido que vérselas otra vez con la realidad más pura y dura y tener que hacer concesiones a la industria hasta hacer de su película una curiosidad y nada más. Y es que como vuelvo a repetir aunque sea disfrutable The Brothers Grimm no es el cuerpo extraño dentro del mainstream que hubiéramos querido ver de su creador. Es una lástima que su karma sea andar como el Quijote (otro de sus más frustrados proyectos) tratando de vencer a los molinos de viento de la industria.

Jorge Esponda

Artículo anterior
El jardinero fiel (2005)
Artículo siguiente
Primeras imágenes de Children of Men, de Alfonso Cuarón

6 comentarios

  1. 30 de enero de 2006 at 7:28 — Responder

    Yo no podría dar ni una pizca de indulgencia a este desordenado film, por momentos me preguntaba si lo que veía ante mis ojos era producto del mismo Terry Gilliam de Brazil o de Monthy Python. Ni el reparto se salva de tamaño fiasco.

  2. 30 de enero de 2006 at 16:28 — Responder

    Pues habría que tomar en cuenta el hecho que la película estuvo realizándose desde el 2003. Como es común en la accidentada carrera de Gilliam, una vez más tuvo enfrentamientos con los productores, “los hermanos Weinstein” de Miramax. Entre otras cosas, le vetaron una actriz (Samantha Morton), le cambiaron el director de fotografía y además habrían intervenido en el corte final de la película. Esto les resultó en la película más cara de Dimension, la sección de terror de Miramax. Todo esto explicaría el porqué del caos.

    En el Perú se estrena doblada al español (solo la sala de Larcomar la pasa con subtítulos).

  3. 30 de enero de 2006 at 22:09 — Responder

    Pues yo creo que la película no necesita de indulgencias ni nada por el estilo, con sus buenas y malas se defiende sola.
    Claro que se encuentra a leguas de Brazil o 12 Monos, pero ello no impide que disfrutemos de tanto en tanto del oscuro humor de Gilliam y de su atravesado sentido de la estética.
    En términos de casting quien sale peor parado es Peter Stormare, cuyos disfuerzos desbordan la caricatura, una pena.
    En todo caso podemos hablar de un film fallido, pero que no cancela la carrera del buen Terry, ya saldrá con alguna pieza genial de su fábrica de inventos.

  4. 30 de enero de 2006 at 22:27 — Responder

    No pienso que la película sea mala, aunque si es desordenada. Pero tiene secuencias que son de lo más escalofriantes, como los dos últimos secuestros de las niñas del pueblo (la del caballo y la del pozo). Por otro lado concuerdo en que el personaje de Stormare es lo más bajo de la película.
    Esperemos que a Gillian, lo dejen por fin terminar una película sin que se metan los productores a editarsela.

  5. […] por papel del desalmado policía en Monster’s Ball, su representación de Ned Kelly, como el fabulado hermano Jacob Grimm, visto por Terry Gilliam, el hijo de Mel Gibson en The Patriot, o su protagónico en la épica The […]

  6. […] Brazil (1985) de Terry Gilliam. El mismo director de 12 monos y Los hermanos Grimm, nos ilustró la década del ochenta con una película que encajaba con la moda que había sobre […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Los hermanos Grimm (2005)