Munich (2005)

Dir. Steven Spielberg | 164 min. | EE.UU.

Guión: Tony Kushner y Eric Roth basado en el libro “Vengeance” de George Jonas
Música: John Williams
Dirección de fotografía: Janusz Kaminski

Intérpretes:
Eric Bana (Avner), Daniel Craig (Steve), Ciarán Hinds (Carl), Mathieu Kassovitz (Robert), Hanns Zischler (Hans), Ayelet Zorer (Daphna), Geoffrey Rush (Ephraim), Michael Lonsdale (Papa), Mathieu Amalric (Louis), Moritz Bleibtreu (Andreas), Valeria Bruni Tedeschi (Sylvie)

Estreno en Perú: 9 de febrero de 2006

Con Munich, Spielberg vuelve a sus acercamientos más, digamos, “serios” al cine. Aquellos que tantos galardones le valieron con cintas como The Purple Color o Schindler’s List. En este caso nos presenta un thriller político inspirado en el llamado Septiembre Negro de las olimpiadas del 72, uno de los más sonados atentados en el conflicto judeo-islámico. Pero al cual el director se acerca cuidadosamente pese a las controversias que pudiera desatar.

Munich

Lo primero que se podría pensar de este proyecto (ofrecido a varias manos por bastante tiempo, recuerdo un telefilme al respecto con Michael York incluso) es que el director judío se dedicaría a tomar partido por el grupo agredido el cual se ve obligado a responder y a justificar sus acciones. Y aunque trata de eso básicamente, la perspectiva que ofrece es mayor y más compleja de lo que parece. A Spielberg no le interesa ser un vocero partidario o algo parecido.

La película así nos sitúa en el preciso momento en que las tensiones entre el mundo islámico e Israel van a desembocar peligrosamente alrededor del mundo. Contemplamos como preámbulo el atentado en el que los terroristas ingresan a la villa olímpica a despertar los ojos del mundo sobre el conflicto en tierra santa. El secuestro y asesinato de los atletas israelíes no puede quedar impune ni ser símbolo de debilidad y las altas cúpulas de la nación deciden entonces aplicar la ley del talión como en las historias bíblicas antes de la llegada de Cristo.

Guerras de poderes e intereses de por medio colocan así al buen Avner Kauffman (Eric Bana efectivo) como protagonista de esta historia de sangre y venganza a escala internacional. Formado su grupo de especialistas y borrado todo contacto, inicia todo su itinerario con la determinación de cargar sobre sus hombros todo el honor de su pueblo. Credo que irá cambiando conforme avance en su misión.

Munich

Así arranca el thriller y el director se toma su tiempo para otorgarle más densidad que para llenar los ojos de los espectadores. A Spielberg le interesa más reflexionar esta vez que mostrar y su montaña rusa queda de lado por un lado más dolido y hasta descreído.
A cada crimen le suceden otros más terribles como respuesta, a cada líder terrorista eliminado le sucede otro mucho peor. Lúcido el buen Steven lanza la clásica sentencia de que la violencia solo engendra violencia.

Así avanzan los setentas y con ellos las escaladas del terror en el mundo occidental en respuesta a las que se suceden en las tierras olvidadas de la cuna de la civilización. Avner caerá en cuenta de que se encuentra como mero ejecutor en un limbo en el que no reconoce ni para quien trabaja realmente. Entre cada ejecución (una más espectacular que la otra) se nos ofrece más que nada toda una mirada de un tiempo y época, de repercusión de errores antiguos, de reacciones cada vez más violentas y el director lo presenta con coherencia y sin concesiones como se podría también pensar (aquel simbólico plano final es más que suficiente).

Spielberg acierta nuevamente y aunque ciertamente no se eleva hasta sus más logradas cintas, nos presenta una mirada distinta y madura. Una buena cinta que más bien resulta hasta un cuerpo extraño en el mainstream actual.

Jorge Esponda

» Lee también la crítica de Munich escrita por Luis Ramos

Artículo anterior
Control, de Anton Corbijn ya tiene su Ian Curtis
Artículo siguiente
Machuca (2004)

7 comentarios

  1. 11 de febrero de 2006 at 21:06 — Responder

    […] » Lee también la crítica de Munich escrita por Jorge Esponda […]

  2. 13 de febrero de 2006 at 7:44 — Responder

    Capacidad sistmatizadora la tuya para ecsribir sonre el reciente film de Spielberg.

    Me alegra que este cineasta eluda el reduccionismo.Aunque pensándolo bien: eso es lo que le hace un realizador y si su ruta es la de hacer buien cine, excelente cine, solo tiene como alternativa ser honesto en su estética, y en su mirada, que es la amplia, la que no cae en los clichés.

    Gracias por el post y por la web, que veo esmerada y clara.

  3. jesponda
    13 de febrero de 2006 at 20:49 — Responder

    Te agradecemos la visita y los comentarios acabo de ver tu blog muy interesante veo que compartimos la afición por Buñuel!!
    Un saludo

  4. 20 de febrero de 2006 at 14:22 — Responder

    Spielberg parece que cada vez aprende más de sí mismo, puesto que de la mejor fotografía apreciada en LA GUERRA DE LOS MUNDOS, ha extraído suaves recorridos para MUNICH, al menos en los interiores. Lo que pienso es que todavía no logra contorlar del todo ese maniqueísmo que aflora al querer hacer que todo el dolor del mundo (lo mismo en LA GUERRA DE LOS MUNDOS pero con Tom Cruice) se perciba a través de la individualidad de un solo personaje, en este caso Avner.
    Por otra parte, me pareció acertada la comparación con LA CAZA DEL CHACAL en el otro post al respecto. También lo ví así, por el tinito misterioso a pesar de saber lo que iba a suceder.
    saludos a todos.

  5. Jonatan
    3 de marzo de 2006 at 15:39 — Responder

    La página está bien chevere eh…felicitaciones! Bueno, creo que MUNICH es una exquisita y sutil obra maestra, ya que Spierlberg trata de ser lo más imparcial posible y creo que hacer una película de tendecinas políticas es difícil, Munich simplemente tiene un extraordinario desarrollo todo el tiempo y además también tiene excelentes diálogos y muy buen guión. Creo que Munich es un muy buen filme pero que no fue tan publicitado como ‘La Lista de Schindler’ o ‘Rescatanado al Soldado Ryan’ y por eso se ve un poco débil en la próxima entrega de los Oscar, pero creo que sería un justo ganador. Quizá la última parte es un poco lenta, sólo al último, parece que Spielberg no sabe cómo terminar. Espero que gane Munich, lo tienen bien merecido.

  6. hayoun ben
    9 de mayo de 2009 at 8:56 — Responder

    no voy a criticar el trabajo de la pilicula munich , sino voy a ententar n de aclarar la mintira de la palabras en el dialogo que ya aun usaban algunoa realisadores, palabras en que podemos olfatar una manera de racismom anti-arabe , mas siempre que alguien quiere trabajar sobre una tema delicada como la del munich debe estar justo , en su mente delante de lahumanidad y de la historia porque la mente de este aun esta bajo el lobe judio , y el dia que ya puede ser o sentir que estan libres ,pueden propositar trabajos dignos , con un molde de realidad ,por eso digi que el trabajo de pelicula munich hay que ver lo en color y no con blanco y negro , gracias.

  7. […] brillantes, el filme no llega a igualar a las mejores producciones de Steven Spielberg, como Munich o La Lista de Schindler. Quizás se deba al excesivo primer tercio del metraje; a una visión un […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Munich (2005)