Sundance 2007: Banderas con espíritu indie

Antonio Banderas: "El camino de los ingleses"

Yo no hago filmes para que me den una estatuita. Tampoco busco amor. Sólo trato de expresar libremente lo que tengo en la cabeza

Antonio Banderas, a horas del estreno de su película El camino de los ingleses en el Festival de Sundance 2007

Enlace relacionado:

Artículo anterior
“La ciudad del pecado”, este domingo 21 en HBO
Artículo siguiente
Estreno de "Qué vida fue la mía", de Walter Canchanya

1 comentario

  1. 22 de enero de 2007 at 1:00 — Responder

    Interesante película dirigida de forma muy personal por Antonio Banderas, en su segunda película tras las cámaras.
    Se trata de una adaptación de la novela del mismo título, escrita por Antonio Soler, y se puede decir, sin ningún riesgo, que la empresa es muy desigual y polémica, al menos en su forma narrativa.
    Banderas maneja la cámara con soltura, para contar las vicisitudes de un grupo de jóvenes amigos en un verano de los años setenta en Málaga.
    Lo hace con multitud de planos, cortos, medios con los rostros de los personajes partidos por la mitad, empleo de una amplia gama de colores, y un empleo onírico de algunas secuencias, que hace que, sobre todo en su primer tercio, todo se torne confuso, farragoso, escasamente atractivo para el espectador medio.
    Sin embargo, y cuando parece que la película desembocará con toda seguridad en un pastiche inconexo, la historia toma forma y lo que a continuación sigue, resulta interesante (lo digo por mí, claro).
    La parte media y final muestra el dolor, la infelicidad, el miedo y la muerte, en una suerte de hechos, inexorablemente motivados por eso que se suele llamar EL DESTINO. Un destino, aquí, en forma de lluvia contumaz y viento peligroso, que hace que todo tome forma y cada personaje se encuentre con su sino, un sino triste, como el presente que están viviendo, y el futuro que, lo más seguro, les aguarda.
    Sí, es cierto que la película puede aburrir, sobre todo si el espectador se desengancha en los primeros minutos de lo que está viendo (yo estuve a punto, incluso creo que eché una cabezadita de varios segundos en un momento dado, menos mal que la figura y belleza de la protagonista me despertó de súbito al verla bailando en una escena…), pero creo honestamente que se trata de una película que no debe caer en saco roto, pues Banderas ha logrado un trabajo sincero y muy digno, que quizás se haya adelantado un poco a los tiempos que corren en cuanto a la narrativa cinematográfica, una narrativa anquilosada que tiende a la impersonalidad.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Sundance 2007: Banderas con espíritu indie