Niños del hombre (2006)

Niños del hombreChildren of Men
Dir. Alfonso Cuarón | 109 min. | Inglaterra – EE.UU.

Intérpretes:
Clive Owen (Theo Faron), Julianne Moore (Julian Taylor), Michael Caine (Jasper Palmer), Chiwetel Ejiofor (Luke), Charlie Hunnam (Patric), Claire-Hope Ashitey (Kee)

Estreno en Perú: 18 de enero de 2007

Ambientada en 2027 en un Londres escindido por la indigencia y la modernidad, este film trae como telón de fondo, intrínsicamente, los recientes conflictos bélicos que hemos padecido y padecemos, el muy sonado calentamiento global y la creciente xenofobia que aún nos enajena. Con buenas actuaciones y con el agregado de veracidad que le otorga, especialmente en las situaciones de combate, el tratamiento testigo-documental, Niños del hombre es una de las buenas películas que estoy seguro entrará en la lista de las mejores de 2007.

Children of Men

Acaso crónica de la muerte anunciada de nuestro futuro. Un nefasto futuro ya no muy lejano, al menos cronológicamente. El fin de la raza humana no tan difícil de imaginar como en La guerra de los mundos o Armagedón. Quién lo sabe. Lo cierto es que Niños del hombre nos plantea una forma de las pesadillas latentes en nuestra sociedad: el principio de la extinción de la especie humana no por elementos externos, sino por nosotros mismo, los unos contra los otros, como una ficción futurista pero cercana de nuestro presente.

Ambientada en 2027 en un Londres escindido por la indigencia y la modernidad, este film trae como telón de fondo, intrínsicamente, los recientes conflictos bélicos que hemos padecido y padecemos, el muy sonado calentamiento global y la creciente xenofobia que aún nos enajena. Y quizás eso es lo que vitaliza la historia, que la ficción proyectada está bastante ligada a nuestra realidad. Así, no nos cuesta mucho meternos de lleno en la historia: el mundo, sacudido por una degeneración biológica, padece una atroz infertilidad. La persona más joven sobre la Tierra tiene apenas 18 años, y es un muchacho al cual idolatran y velan como el único símbolo de lo que les ha sido negado: la procreación. Símbolo que es roto luego de que éste último homo, atosigado por los medios y las disputas raciales, muriera a manos de un indigente extremista.

Children of MenEsta muerte declarada desde el inicio abre inocentemente la película, mostrándonos las preocupaciones que luego desatarían la historia principal: la preservación de una extranjera mujer negra, tratada como todos los extranjeros, como si fueran poco menos que animales salvajes. Lo que hace especial a esta joven negra es su insólito embarazo. Clive Owen, encarnando a un despreocupado abogado inglés, activista político cuando joven, se desenvuelve con indiferencia ante los enfrentamientos armados y la indigencia que ha causado la xenofobia en Inglaterra, convertida en la capital del mundo. Pero pronto se verá involucrado en episodios que jamás pensó recorrer, al punto de convertirse en el “héroe” de la película, poco después de que fuera contactado por su ex esposa, protagonizada por una estupenda Julianne Moore, líder de una organización rebelde que busca reconstituir la igualdad de derechos.

Alfonso Cuarón (México, 1961), director conocido entre nosotros por películas como la road movie Y tu mamá también (2001) y Harry Potter y el prisionero de Azkabán (2004) ha conseguido con su reciente producción tres nominaciones al Oscar: Mejor guión adaptado, Mejor fotografía y Mejor edición. Además cuenta con otra breve pero importante actuación: la del legendario Michael Caine en el papel de un aislado hippie moderno, eslabón perdido de los años idos, cuya participación inaugura la segunda mitad de la película. Una segunda mitad bañada de dramatismo y de acción generalmente grabados cámara en mano, siguiendo de cerca las acciones, buscando más lo oscuro que lo luminoso, casi sin detenerse, sin respiros, en que se entremezclan, en controladas dosis, enfrentamientos bélicos, persecuciones, padecimientos existenciales y situaciones conmovedoras. Tal es el caso que una de las escenas más memorables es el travelling que muestra una emboscada al vehículo en que huían con la embarazada mujer negra, rumbo a un barco que la llevaría fuera de Londres, adonde se sabe de un proyecto para repoblar el planeta.

Children of MenNo obstante, más todavía en la primera mitad, la película pareciera atosigarse en los demorados momentos en que presenta a sus personajes; más todavía en el de Owen. Curiosamente, por el contrario, uno de los méritos del film recae justamente en el giro que cobra la vida del protagonista, Owen, al verse envuelto en una comprometida trama que lo enfrenta, además, a un pasado que jamás pudo trascender. Con buenas actuaciones y con el agregado de veracidad que le otorga, especialmente en las situaciones de combate, el tratamiento testigo-documental, Niños del hombre es una de las buenas películas que estoy seguro entrará en la lista de las mejores de 2007. Ya el filósofo Slavoj Žižek le ha dedicado un ensayo titulado “La posmodernidad de la encrucijada” en que afirma, en ese tono cuestionador tan suyo ¿No es acaso la permisividad extrema, además de las nuevas formas de “apartheid” social y control basadas en el miedo, lo que caracteriza a nuestras sociedades?.

De otra parte, no quisiera dejar de mencionar un film que fue para mí, y para la crítica especializada, una de las mejores producciones que vimos en Lima en 2006, El niño, de los hermanos Dardenne; y la menciono porque de alguna forma y con muy distintas pretensiones, Niños del hombre y El niño son cara y cruz de una misma moneda: la primera, como ya se ha dicho, trata la posibilidad de la extinción de la especie humana (y de cuestiones políticas y sociales que se mantienen como una constante durante todo el film) planteando la ausencia de niños en la sociedad moderna; mientras que la segunda, es un ejemplo de irresponsabilidad, exceso de confianza o desentendimiento de lo que significa traer un niño al mundo (aunque también se muestran intersticios que develan lo decadente de nuestra sociedad).

» Lee más sobre Niños del hombre

Artículo anterior
Premiación del Fenaco 2006
Artículo siguiente
Presentación de “Réquiem”, de Juan José Beteta

11 comentarios

  1. Manuel Eyzaguirre
    26 de enero de 2007 at 9:48 — Responder

    Buena peli, extraña, la ví y confirma el buen nivel de Cuarón como realizador.
    El plano secuencia en la que ambos escapan y los soldados los miran asombrados, sobre todo por el BB es genial, de los mejores planos secuencia que haya visto en la historia del cine. Gran final del mismo cuando -al salir- los soldados siguen disparándose y matándose como diciendo habrá tregua mundial nunca paz mundial porque las guerras seguirán y seguirán hasta que la humanidad afronte su peor pesadilla.
    Manuel

  2. Angel Navarro
    26 de enero de 2007 at 12:14 — Responder

    La vi y me quedé atónito de tanta violencia, del futuro incierto y de cómo hoy en día no hacemos nada por ese mañana que está a la vuelta de la esquina. Justamente el barco que aparece en la última escena cobija algo de esperanza a la humanidad: una madre, un niño y el “mañana” que viene por ellos…

  3. fabiola
    26 de enero de 2007 at 15:06 — Responder

    niños del hombre parecen ustedes….¿¿¿¿qué les ocurre???? ¿en qué parte de la película ocurre este hecho: “…Símbolo que es roto luego de que éste último homo, atosigado por los medios, se quitara la vida en Buenos Aires.” A mí me quedó mas que claro que el hombre mas joven es asesinado por un fan despechado cuando éste no le quiso dar su autógrafo…¿en qué parte se suicidó? ¿¿¿o de algo me perdí??? MAS NIVEL Y ATENCIÓN EN LAS CRÍTICAS, X FAVOR!!!!

  4. Frank Espinoza
    26 de enero de 2007 at 21:45 — Responder

    La premisa de la que parte “Niños del hombre” (futuro en el que la humanidad pierde la capacidad de reproducirse hasta que aparece una madre embarazada que debe ser salvada por el héroe) me parece haberla visto antes en una película de Van Damme.

  5. […] Esta semana, los críticos nacionales se han abocado casi al univoco a reseñar dos películas de la cartelera: Niños del hombre de Alfonso Cuarón y Escondido (Caché) de Michael Haneke. Lo cual podría decirnos que están coludidos o sincronizados; o que la cartelera peruana tiene pocos títulos que destacar, debe ser lo segundo. Veamos las reseñas de esta semana, comenzando por la película del mexicano Cuarón: […]

  6. yoni
    3 de febrero de 2007 at 13:14 — Responder

    Muchas escenas memorables posee esta pelicula: el escape de la casa de los rebeldes, el asesinato de michael caine y su despedida, la entrada al pais de los desterrados, la batalla final y la salida bebe en brazos de la casa tomada por los rebeldes,sin descontar la alerta hacia un futuro que pareciera dibujado como si fuese hecho por un adivino. Sin duda, uno de los nuevos clasicos de estilo, de esta decada. Genial!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  7. 5 de febrero de 2007 at 21:41 — Responder

    En lo personal a mí me gusto mucho la pela. La narración es muy lograda. Hay una secuencia de enfrentamiento entre guerrilleros y ejército que es grabada con cámara en mano y nos da una sensación de reportaje de guerra que hace muy creible todo lo que se ve.
    Y lo más importante sin duda alguna es el mensaje. A dónde se puede ir la humanidad (aunque no creo que se vuelva infertil), sino empezamos a encaminar el rumbo.

    Sólo una recomendación a todos los que comentan: no den detalles tan específicos de la película (muertes de personajes y el final), ya que hay mucha gente que aún no ha visto la misma y les pueden malograrla la experiencia.

  8. 7 de febrero de 2007 at 20:49 — Responder

    la pelicula me parece muy lograda. Me dejó un sabor amargo de lo que podría venirse… El clima gris permanente, de violencia, la multiplicación de guetos por doquier, la degradación de la vida nos llevan inevitablemente a la reflexión por nuestro presente no tan lejano a ese futuro.
    Es una película desesperante.

  9. 8 de febrero de 2007 at 10:38 — Responder

    Pues como en gustos se rompen géneros, para mi Niños del Hombre es una excelente película. A mi me encantó; me gustó mucho más que Babel. Es muy fuerte, terrible y fascinante, al mismo tiempo. La fotografía de Lubezky es sencillamente extraordinaria. Es una película que muestra sin ninguna complacencia la realidad de hoy, no de 2027; golpea y duro; sus referencias a Guantánamo, a la intolerancia racial, a la xenofobia, a la violencia políticamente aceptada (la que ejerce el gobierno), en fin. Además, como cereza del pastel, el héroe Theo es un borracho, un loser, un ex activista social; o sea la antítesis de los héroes políticamente correctos; su ex-mujer (la estadounidense J. Moore) es un terrorista. En mi humilde opinión la Academia hollywoodense la menospreció, tanta cruel realidad restregada en la geta de Bus debió parecerles too much.

  10. rosa
    10 de febrero de 2007 at 12:03 — Responder

    la película me encantó, que pena que Julianne Moore no haya tenido mayor participación ¡que gran actriz que es!, y que poco caso le hacen en hollywood donde aveces es relegada por otras

  11. David Tananta
    19 de febrero de 2007 at 22:15 — Responder

    Alfonso Cuarón mas que un gran director me conmueve con esta historia la cual tiene mucho que ver mostrandonos una realidad futurista no muy lejana que ami me convencio por los tantos problemas que atravieza el mundo en los ultimos 100 años, Alfonso cuaron me convencio tanto que su trabajo sobrepaso mis espectativas mostradas en los trailers

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Niños del hombre (2006)