En 1992, Danny Gavidia realizó el cortometraje Una pequeña mirada, una obra que reflejaba el camino de una niña provinciana que llegaba a Lima escapando de los infiernos del conflicto armado que azotaba la sierra central. La historia se entretejía a partir de los textos de José Watanabe, quien reflejó en su narración, el modo particular y el conocimiento pleno de la realidad de esos tiempos; evidenciando un gusto por las metáforas fuertes y duras que nos remueven el estómago, nos atraen y comprometen con su modo de pensar y de vivir.

Se trata en suma de un trabajo comprometido que aportó una mirada sobre ese momento de nuestra historia que nos causó tanto dolor y que Watanabe y Gavidia supieron universalizar en una sola voz (la de Débora Correa) y que ahora, tras la muerte del poeta se convierte en una pieza invalorable de su obra particular. Vean Una pequeña mirada, producida por Casablanca Films en 1992.