Este sábado 17 se presenta el documental La Oroya: aire pesado de nuestro amigo y colaborador Alvaro Sarmiento, como parte de la Competencia Nacional en el Fenaco 2007. A continuación pueden leer una sinopsis y ver algunas imágenes del cortometraje de media hora de duración:

La Oroya: Full Metal Air (2007)
30 minutos
Dirección: Alvaro Sarmiento
Producción: Raúl Chacón
Red Uniendo Manos Perú

La Oroya sigue siendo uno de los diez lugares más contaminados del planeta, según estableció el Instituto Blacksmith de los EE.UU., debido a que los niveles de contaminación por metales en el aire, suelo y agua aún son muy altos, a los 10 años de la llegada de la Doe Run Perú (DRP) a dicha ciudad. Ciudad de 20,000 habitantes con una problemática ambiental de más de ocho décadas, debido a la presencia, en ese lapso, del complejo metalúrgico, hoy en manos de dicha empresa.

Aquella problemática ha sido mal manejada por el Estado peruano hasta hoy, pese a la implementación de normas ambientales en el sector minero en los años 90, y la sentencia del Tribunal Constitucional del 2006, a favor de la protección de la salud de la población de La Oroya. Normas y sentencia incumplidas en gran medida, o aplicadas de manera condescendiente para con la Doe Run Perú.

Como consecuencia de ello, hasta la fecha muchos de niños de La Oroya, con altos niveles de plomo y otros metales en la sangre, padecen una serie de problemas de salud: desde falta de concentración e hiperactividad, hasta déficit de desarrollo, desnutrición crónica, convulsiones y mayor propensión a sufrir tipos de cáncer. Según el estudio de la Universidad de San Luis del 2005, el 97% de los niños menores de 6 años de La Oroya tiene 10 microgramos de plomo por decilitro de sangre, el umbral crítico de peligro señalado por la OMS, o más, así como otros metales nocivos acumulados en sus cuerpos.

En la primera parte del documental se muestran casos de algunos de estos niños, afectados en su salud de diferentes maneras por la contaminación, relatados de manera cruda y conmovedora por sus padres. Estos muestran las huellas de aquella en los cuerpos de sus pequeños, y recuerdan algunos de los síntomas que los vieron sufrir.

En la segunda parte se muestra cómo se da la contaminación y cómo esta afecta la vida cotidiana de los pobladores de La Oroya. Los metales de los humos tóxicos del complejo metalúrgico llegan a meterse incluso a las habitaciones de los habitantes de La Oroya Antigua.

Y en la tercera parte se muestra los problemas sociales que se generan paralelamente a la presencia de la Doe Run Perú en la ciudad, como el desempleo de un sector de pobladores. Asimismo, se presenta a las formas de organización social que han surgido para buscar resolver esos problemas, como el Movimiento por la Salud de La Oroya y la Mesa de Dialogo Ambiental de la Región Junín, fundada por el arzobispo de Huancayo, monseñor Pedro Barreto.