El ultimátum esta dado, los grandes estudios deberán seguir analizando las propuestas del sindicato de guionistas que se mantiene férrea a sus primeras exigencias, a pesar del mes y medio que ya ha transcurrido desde el inicio de la paralización de sus actividades. Pues ahora el panorama se complica para la temporada de premios que se avecina. El sindicato ha anunciado que, de no haber solución a sus exigencias, tanto los Globos de Oro como los Premios de la Academia se quedarán sin libretistas para crear las secuencias y demás ocurrencias. Esta última advertencia se acumula a la ya propuesta paralización en la alfombra roja (robandose el lugar de los fans) y la solidaridad de varias figuras conocidas del star system quienes han anunciado su negativa de participar en los glamorosos eventos si no se ha llegado a una solución hasta ese momento.

Ya ha generado controversia que el polpular Jon Stewart haya sido confirmado como presentador de la noche del Oscar, siendo miembro del sindicato en pugna. Parece que el buen Jon ha dejado entrever que no espera a que el confilcto se dilate demasiado. Veremos hasta que punto seguirá estirándose todo este problema, al menos nos podría asegurar un show sin precedentes o una nominación al mejor drama.

(Vía NY Times)