Fiel a sus vehementes personajes, el actor Heath Ledger ha dejado una estela desconcertante alrededor de su repentina muerte. Mientras el circo de comparaciones y trivias comienza, preferimos recordar las mejores impresiones y logros del joven actor. De todos los pocos personajes que este prometedor actor interpretó, es Ennis Del Mar en Secreto en la montaña, el que mejor nos deja apreciar mucho del nervio y talento presentado hasta entonces, en papeles sumamente exteriores, propios de un prototipo de estrella en el light Hollywood de hoy en día. Excepción notable que nos dejaba rastrear brevemente las posibilidades que se expandían para su carrera. Quedan por ver sus roles de despedida en I’m Not There de Todd Haynes en la que hacía de uno de los rostros de Bob Dylan y por supuesto el histriónico rol del Joker en The Dark Knight que continuará con más expectativa que nunca su camino al estreno.

Nos quedamos con una breves imágenes del filme de Ang Lee, un conmovedor retrato de una pasión que ha sido erosionada por el siempre inclemente paso del tiempo y las circunstancias. Sin duda el papel definitivo del conflictuado actor en su camino -ahora trunco- rumbo a una nueva etapa a la cual solo mira para lanzar un profundo juramento. Al maduro y nostálgico Ennis solo le quedaba soñar con el agreste paraíso que alguna vez tuvo en la montaña Brokeback, lejos del bullicioso y calificador mundo.