¿Dónde en el mundo está Osama Bin Laden? es la pregunta más vendida al público internacional en esta década. La supuesta búsqueda ha terminado en mofa, después de servir de pretexto para cometer invasiones, apropiaciones, crímenes en masa y campañas mediáticas, que superan en el arte de crear paranoias y temores al monstruo de Cloverfield. El director Morgan Spurlock regresa a las lides del “show documental” a lo Michael Moore luego de su interesante opera prima Super Size Me. En su nueva película, titulada en interrogante, se propone hacer una personal y cachacienta investigación para dar con el paradero de la tan mentada (y barbuda) manzana de la discordia.

Como podrán imaginar, el asunto no se presta para las solemnidades patrioteras o las conmiseraciones hacia el “auxiliable” y sufrido pueblo árabe, sino a una parodia de los “desesperados” métodos y rutas con los que se ha intentado dar caza al líder de Al Qaeda. No es de extrañar que su tono sardónico haya causado reacciones diversas en la reciente edición del Festival de Sundance. Con auténtico valor cinematográfico o no, vale la pena echarle una mirada al tráiler de este filme, cuyo estreno es todavía una incógnita. ¿Por qué será?

(Vía Extracine)