Javier FuentesJavier Fuentes, flamante ganador del último concurso para largometrajes de Conacine, conversó con José Puga de El Comercio sobre Contracorriente, proyecto por el que fue premiado por el ente estatal y que viene empujando desde hace algún tiempo, reuniendo apoyos en Francia, Alemania y Colombia.

Aún sin reparto confirmado, Fuentes ya tiene la certeza de utilizar como locación de su película el puerto norteño de Cabo Blanco. Él comparte algunas impresiones de lo que será su opera prima; y de lo que ha visto del cine peruano. Aquí reproducimos tres fragmentos:

¿De qué trata “Contracorriente”?
La historia habla de un pescador que es un hombre ejemplar en su pueblo: está casado, tiene hijos y participa en todas las ceremonias religiosas que organiza su iglesia. Sin embargo, este se enamorará de un pintor que no es de su comunidad y vivirá un romance homosexual a escondidas. El tema de fondo es el conflicto interno que generan estas dos facetas en la identidad del personaje.

Cambiando de tema, después de haber vivido tantos años afuera, ¿cómo ve el cine peruano?
No nos falta talento, pero primero debemos creer que lo tenemos. Segundo: necesitamos la oportunidad de poder desarrollarlo. La distribución también es difícil, porque obviamente es un mercado que depende de la competencia en las salas de cine con el monstruo que es Hollywood.

¿Cree que las producciones sobre relaciones homosexuales son todavía un tema tabú en el Perú?
No he visto mucha producción peruana porque vivo en el extranjero, pero creo que aquí se toca el tema más para la burla y la chacota. No se ha hecho una reflexión seria sobre esto. En la televisión estadounidense, por ejemplo, existen series importantes que tocan el tema, como “Brothers & Sisters” y “Will & Grace”. Igual creo que Estados Unidos es un país dividido donde las urbes grandes son más abiertas al tema, pero otros pueblos son mucho más conservadores y religiosos. Sucede en todos lados.


Animate a leer la nota completa »

(Foto: El Comercio)