Edgar Allan Poe, sus historias y tiempos en el cine

edgar allan poeEste 19 de enero se conmemoró el bicentenario de uno de los autores más influyentes dentro la literatura mundial. Como tal el estadounidense Edgar Allan Poe se convirtió también en fuente de inspiración para el cine. Sus historia extraordinarias, tenebrosas, irónicas, y muchas veces de una sorprendente lógica, se convirtieron en el modelo de cierta estética gothic como la que caracterizó a su más recordado adaptador, Roger Corman. Pero esa fue una culminación en una larga sociedad inciada desde los albores de la cinematografía. A la vez que otros grandes escritores, sus relatos se convirtieron en tempranas fuente de adaptación que intentaban capturar esa órbita bastante alejada de las apariciones de monstruos y dedicada más bien a crear atmósferas siniestras a base de fantasías más cercanas y morbosas como la de ser emparedado en vida, o sentirse inmerso en el extraño influjo que se queda impreso en el antiguo escenario de un crímen o suceso que hace la crónica y tradición de cualquier lugar. Como todo esto tiene mucho más de incorrecto que muchos otros relatos del bestiario fantástico, no es de extrañar que sensibilidades como las de los realizadores del terror europeo de los 60 y 70 o la de Tim Burton en años más recientes, se hayan sentido rápidamente identificados. Ahí están los gatos de nueve colas, los cuervos, o los niños freakies al estilo del entrañable Vincent, aquel personaje animado admirador del actor característico de las ficciones de Poe en la pantalla: Vincent Price. Aquí queremos dejarles un poco de lo que se imaginaron unos cuantos locos gracias al eterno autor maldito.

La caída de la casa Usher:Esta versión silente de la historia de los Usher es particularmente interesante por su estética surreal. Aquí el misterio o la nostalgia de ese relato del pasado es reemplazado por un experimento de vanguardia en el cual quedaban sentadas algunas de las características de cierta estética a la trip que se practicaría muchos años después.

El cuervo: De todas las versiones de Poe que realizó Roger Corman, esta debe ser la más delirante, si es que cabía la posibilidad. El poema a Leonore en la noche de nunca más, se convertía en pretexto para presentar a unos curiosos personajes envueltos en el duelo final entre el doctor Erasmus Craven y el doctor Scarabus, dos divertidos hechiceros interpretados por Vincent Price y Boris Karloff. Encuentro memorable de dos leyendas del terror que era expectado por Peter Lorre y el todavía desconocido Jack Nicholson.

Historias extraordinarias:Toby Dammit: En plena moda de las películas de episodios, surgió la idea de hacer estas tres adaptaciones en uno solo tirón. Pero claro, al ser una producción europea, la idea se tenía que revestir de una onda más “artística” que las del comercial Corman. Así se juntaron a Roger Vadim, Louis Malle, y Federico Fellini y se les propuso contar cada uno su propia versión de alguna de las historia extraordinarias. Con sinceridad, uno tiene que ser paciente y esperar que transcurran el Metzengerstein de Vadim y el William Wilson de Malle, antes de espectar el verdadero gran logro de este film. Fellini hace con Toby Dammit (¿to be damned?), un espectáculo hipnótico, una especie de versión pastrula de La dolce vita, de ritmo musical y apariencia bizarra. Esa estrella en crisis interpretada por Terence Stamp pasaba por ser otro espectador de un mundo en proceso de disolvencia.

Artículo anterior
Los infiernos de Reygadas son el cielo de Ripstein
Artículo siguiente
Estreno de "Yurak Quilla" y "Cadena de cristal" en el Centro Cultural de España

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Edgar Allan Poe, sus historias y tiempos en el cine