Venecia 2009: Presentación de la peruana “Paraíso”

Paraiso en Venecia

La primera película de ficción del peruano Héctor Gálvez se estrenó en la sección “Horizontes” del Festival de Venecia 2009, con la presencia de su director y los productores Josué Méndez y Enid Campos.

En una rueda de prensa, Héctor se refirió a varios detalles que se dieron durante la realización de Paraíso, empezando por cómo se inició el proyecto a partir de ideas surgidas en conversaciones con jóvenes de la zona: “Chicos y chicas me hablaban de sus dudas, de lo que les gustaba hacer, de cómo les iba con su familia, con su enamorada. Fuimos conociéndonos y se formó una amistad que dura hasta hoy (…) Yo me propuse que la violencia que vivió el Perú fuera el trasfondo, que detona en los momentos finales, pero que contara el día a día cómo viven esos jóvenes, que tienen que decidir su futuro, pero con una realidad que no les da muchas opciones que escoger (…) Yo busqué sobre todo que los jóvenes tuvieran una manera particular de hablar, con una jerga que no siempre se entiende. No quería que fueran sólo actores, porque habría sido poco creíble”. (Cable de AP)

Por lo pronto, han comenzado a aparecer algunos comentarios de la crítica sobre el único filme peruano en esta edición del festival italiano. Elio Ugenti, de Sentieri Selvaggi, describe así sus impresiones (traducción libre):

El polvo, la suciedad y piedras. Un accidentado y estéril paisaje, tan hostil como terriblemente fascinante. Un Paraíso, un suburbio en la periferia de Lima, se debe aprender a sobrevivir con prisa si no se quiere correr el riesgo de que la aridez de esa tierra termine por sofocar incluso los sueños. La despreocupación de la adolescencia es un espejismo para los cinco personajes principales de esta película del peruano Héctor Gálvez, que en su momento salió, con valentía, de las dificultades de una vida de pobreza y privaciones. La acción transcurre sin analizar excesivamente aquella situación, y la acción, a veces siendo vacía y repetitiva, sigue siendo muy eficaz (…) No hay posibilidad de profundidad psicológica, ningún intento de despertar fácil compasión, por el contrario, hay un estilo audaz y mucha fisicidad. Lo físico en el uso de la cámara, lo físico en los personajes, lo físico en el paisaje.

Joaquín, Antuanet, Lalo, Mario y Sara tratan de tomar su viaje a lo largo de un camino que -evidentemente- no garantiza la certeza de una fecha de llegada. Las relaciones causa-efecto no siempre se dan por sentado, por lo que la vaga posibilidad de una narración lineal debe dar paso a una circularidad redundante y obsesiva, pero definitivamente funcional en el estilo realista de la película.

Decidido a lanzar un desafío a la mirada, Gálvez basa su relato en la construcción de unas imágenes en las que las fuerzas centrípetas restringen al espectador a una visión lenta y contemplativa, del todo incompatible con los ritmos salvajes de la percepción de que estamos obligados por la vida moderna. Nos damos por vencidos a pesar de la inclusión de canciones ajenas al contexto y ritmo de la cinta, aunque nunca interrumpen el hilo de la intimidad que pasa a través de la película de principio a fin.

Admitible, como una buena aproximación, en la gran familia de la modernidad cinematográfica, Paraíso marca con decisión los pasos de una larga reflexión sobre el lenguaje que parece haberse agotado en el tiempo. Quizás, en algunos pasajes de la película, se tendrá la sensación de enfrentarse a una obra tan difícil en el flujo de su narración y que en última instancia, gira hacia la descripción. ¿Pero no es éste el eterno dilema del realismo? Así que por el momento nos limitamos a subrayar el considerable margen para mejora de un director que, con este primer largometraje, permite tener la idea de un luminoso horizonte.

(Foto: La Biennale di Venezia – 7 de setiembre)

Actualización [10 set]: El sitio web de la revista francesa Les Inrockuptibles reseña breve y posivitivamente el filme de Héctor Gálvez:

Un filme sudamericano en lengua Quechua, eso ya es original. Paraiso relata la vida de un grupo de adolescentes de origen andino, en una miserable y polvorienta barriada de la Cordillera de los Andes (sic. N.E. Se trata de un barrio a las afueras de Lima). Sin mensaje, ni pathos, una descripción seca (en todos los sentidos del término), jóneves especialmente calurosos y comprensivos que, como en todas partes, desean, aman, luchan y tratan de escapar o huir. A pesar de algunos defectos menores, es una hermosa película que no trata de vendernos nada por la fuerza. Eso ya es bastante.

Mientras que el diario Il Manifesto publica un comentario sobre la película peruana, calificandola como “uno de los mejores títulos de [la sección] Horizontes”, aquí unos extractos:

La ciudad se llama Paraíso, pero de paradisíaco tiene poco. Hogares rotos y el polvo alrededor de la ropa sucia, estamos en las afueras de Lima, la capital de Perú, pero lugares como Paraíso parecen perdidos en la nada. En Paraíso hay cinco amigos, adolescentes, las familias tienen algunos malos recuerdos, los niños quieren vivir, soñar, especialmente después de su amigo fue asesinado por una banda rival. Antuanet es buena en la escuela y espera que eso le ayude a ganarse una beca para ser periodista. La madre, sin embargo, repite sin cesar que ningún pobre se ha convertido en periodista y que ella debe ser profesora. Sara intenta encarar al padre que nunca ha conocido, Mario quiere unirse, Lalo construye una piscina, incluso si no hay agua y los sueños Joaquín de volar, van a desaparecer con el circo de Superman. Paraíso es uno de los mejores títulos de “Horizontes”, opera prima de Héctor Gálvez, Aunque se ubique en los suburbios de Lima, la película de Gálvez es muy diferente de la cinta de Claudia Llosa, La Teta Asustada, Oso de Oro en Berlín.
El mundo de las supersticiones tradicionales, no suficientemente exotizado, aquí da paso a una realidad “normal”, aunque especial como en cualquier parte del mundo puede ser el paso en la adolescencia. El punto de vista es el de los niños, su sufrimiento y su deseo de resistir. Una apuesta fuerte, como el de esta película.

Artículo anterior
Diario de una ninfómana (2008)
Artículo siguiente
Venecia 2009: "Lebanon", la representante israelí

3 comentarios

  1. […] entiende. No quería que fueran sólo actores, porque habría sido poco creíble”. Leer más en http://www.cinencuentro.com Tweet this! No Comments Read […]

  2. Anónimo
    12 de septiembre de 2009 at 11:26 — Responder

    Que gusto

  3. […] prima de ficción de Héctor Gálvez, amigo y colaborador de este blog. Luego de su pase en el Festival de Venecia 2009, y su premio logrado en Huelva, Paraíso ha logrado llamar la atención de los medios […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

Venecia 2009: Presentación de la peruana “Paraíso”