El origen | Inception (2010)

Inception, engancharse o despertarse

Leonardo DiCaprio está dejando bien claro que no necesita hacer de vez en cuando alguna majadería para que su estrella no decaiga. Elige bien el material y elige entre los grandes, o seamos más exactos, los names (Scorsese, quien sin duda le tiene de favorito, Mendes, Scott, Boyle, Spielberg, Cameron y ahora Eastwood) lo eligen a él para dar consistencia, veracidad, solidez a sus personajes en busca de actor. Christopher Nolan, virtuoso cineasta donde los haya, que acaba de trabajar con él, opina que DiCaprio tiene un carisma extraordinario que le permite conectarse inmediatamente con el público y que basa su interpretación en las certezas del personaje, todo lo que haga tiene que tener sentido dentro del análisis que ha hecho del personaje. El autor de aquella magnífica y sorprendente Memento, 2000, por la que fue nominado al mejor guión, cree que el actor ha aportado un gran carga emocional a su último estreno, El origen (Inception). Puede afirmarse, sin caer en la exageración, que este cineasta con sus propias visiones de Batman y que aúna en sus proyectos el aplauso de crítica y público por su innovadora visión de este sueño que es el cine ha realizado la película del año, la película de los niveles, la película ¿de sus sueños?

¿Es que podemos pensar que aún le queda alguna neurona al Hollywood de los dineros? Tal parece, pues El origen es un producto mainstream con inteligencia artificial, un blockbuster con estilo. El laberinto de arquitectura argumental que nos propone Christopher Nolan con su producción de ciencia ficción, cuya estética permanece anclada en el clasicismo, tiene la virtud de ser recordado, es decir, permanece en el espectador dando vueltas horas después de haber finalizado.

Con un casting espléndido y una idea muy personal y a la vez tan universal -la fascinación por los sueños-, vehículo para doblar y redoblar las escenas de acción, El origen es una cinta hipnotizadora, impresionante, atractiva hasta el paroxismo, un tecno thriller que va más allá de lo posmoderno, porque ensambla un argumento laberíntico, una fotografía con densidad y volúmenes, acercándose, en lujar de alejarse, de lo que la dimensión gran cine ha significado siempre. A ello añadir una música de Hans Zimmer que acaba postrando al espectador en una absoluta sumisión por el ejercicio de concentración y comprensión del que una sola visión resultaría insuficiente. En todo caso su status de blockbuster es muy relativo, teniendo en cuenta que no está al alcance de cualquier paladar palomitero.

Dom Cobb/DiCaprio y su grupo son los ladrones internacionales del futuro, agentes especiales que trabajan en otra dimensión, la de los sueños. Cobb entra en la mente de los objetivos (personas) para robarles secretos, ideas; un trabajo mediante encargo. Un trabajo que implica su riesgo, y por el que se necesita engañar muy bien al subconsciente del sujeto a robar. Él es el mejor, el más especializado, aunque tiene un pasado oscuro, pero sabe rodearse de los mejores en cada especialidad, como Danny Ocean para desbancar un casino. Al igual que en el reciente personaje de Shutter Island de Scorsese, el técnico especial de Nolan arrastra una fatalidad, el suicidio de su esposa (magnánima interpretación de Marion Cotillard), por el que fue acusado y se le impuso la prohibición de entrar en Estados Unidos para estar con sus dos hijos. Este drama se manifiesta constantemente, ya sea porque no puede visualizar la cara de sus hijos, ya porque la proyección de su esposa aparece constantemente entorpeciendo la realización de su trabajo. Ésta es la carta dramática que le da humanidad a la extravagancia del realizador británico entre la pura acción muy inspirada en las cintas del agente 007 o el estilo Michael Mann, y el futurismo de Phillip K. Dick.

Una acción que danza con el tiempo y las secuencias, donde corren segundos en un puente lluvioso, en un sueño dentro de otro sueño se convierten en minutos en un hotel, y en otro sueño dentro de ese sueño son horas en una estación de esquí, o años en una playa. Un bucle onírico que nos pone a prueba.

¿Juega Nolan con el espectador desde el principio de la cinta? Así es, cuando llega un momento que no sabemos si los personajes están en un sueño o en la realidad. También juega con nuestro intelecto cuando le piden a Cobb un trabajo diferente, por el que podrá entrar en su país y volver con sus hijos. Saito (Ken Watanabe), alto cargo de una empresa energética japonesa, contrata a Cobb para insertar, en sueños, una idea en un rival, un joven heredero de un compendio asimismo energético, de tal manera que la idea parezca suya. No es una idea cualquiera. Es la idea por la cual hundirá la compañía de su padre. Ya lo repite un par de veces el personaje de DiCaprio, el parásito más peligroso que hay es una idea.

El ansia de volver con sus hijos hace que Cobb acepte sin muchos miramientos ni prejuicios, al fin y al cabo, no estamos ante una película cuyo objetivo sea denunciar los monopolios energéticos, ni mantener un discurso de denuncia, como no sea esa táctica de insertar las ideas pareciendo que son propias. Para llevar a cabo el plan con el que engañar al joven heredero, el extractor Cobb contrata a una arquitecta Ariadne/Ellen Page para crear los escenarios oníricos (urbanos lluviosos, interiores funcionales de hoteles, montañas nevadas o playas inmensas y desiertas), además de un químico para una sedación adecuada, una especie de actor-estafador y un técnico especializado que controla los tiempos. A ellos se unirá Saito en la aventura onírica, que incluye 4 niveles de sueño y del que solo se despertarán con la “patada”, formada por una pieza de música (en este caso el tema de Édith Piaf, Non, Je ne regrette rien), algo así como ese sobresalto que sufrimos al despertar transformado en una caída al vacío o la muerte.

Nos acercamos al impresionante clímax final, en el que Nolan demuestra su ingeniería manipuladora con nosotros, público expectante, nos aleja de la realidad y nos introduce en el sueño del cine. Nolan se ha alimentado de muchas fuentes cinéfilas, y propias, que no vamos enumerar para no repetirnos, de ello ya se encargan el resto de críticas. Nosotros, por si acaso, guardamos nuestro talismán en la mano, no vaya a ser que cojamos gusto a este exquisito sueño profundo y no queramos despertar.

Dir. Christopher Nolan | 148 min. | EE.UU. – Gran Bretaña

Intérpretes: Leonardo DiCaprio (Dom Cobb), Ken Watanabe (Saito), Joseph Gordon-Levitt (Arthur), Marion Cotillard (Mal), Ellen Page (Ariadne), Tom Hardy (Eames), Cillian Murphy (Robert Fischer), Tom Berenger (Peter Browning), Michael Caine (Miles), Dileep Rao (Yusuf), Lukas Haas (Nash), Pete Postlethwaite (Maurice Fischer).

Estreno en España: 6 de agosto de 2010.

Estreno en el Perú: 28 de julio de 2010.


Artículo anterior
Festival de Lima 2010: Carancho
Artículo siguiente
Festival de Lima 2010: Rompecabezas

11 comentarios

  1. G-D
    17 de agosto de 2010 at 16:27 — Responder

    Pero que crítica más complaciente, si bien la película tiene un manejo técnico envidiable no es suficiente. Te puedes sumergir por más de dos horas a los sueños de Nolan pero sales de sala de cine con una sensación de vacío, tanto para un final feliz que se presume de inteligente pero termina siendo convencional. Lo peor, el personaje de Marion Cotillard es tan absurdo y sus escenas aburren. Lo mejor, la relación entre el grupo (Joseph Gordon-Levitt, Ellen Page, Tom Hardy).

    • John Serrano
      22 de agosto de 2010 at 23:37 — Responder

      Complaciente?
      Bien dice la crítica que esta película no es para todos los públicos. Antes de lanzar un comentario “malaleche” deberíamos pensar bien y tener en claro nuestros argumentos.
      En lo particular esta película me resultó, más allá de todo el apartado técnico y actoral, una propuesta interesante, que me hizo pensar, reflexionar, y replantear ciertos aspectos que son abordados con inteligencia por su director.
      Y qué lástima que no te haya gustado la actuación de Cotillard, de lejos lo mejor de la película, y la clave para entender la historia.
      Saludos.

  2. Mitnick
    22 de agosto de 2010 at 14:33 — Responder

    La película es buena, pero hay algo que no cuadra (quizá sea yo), me gustaría verla de nuevo para tener la certeza…

  3. Oscar Felipe Rodriguez
    18 de septiembre de 2010 at 16:55 — Responder

    Bueno pues la pelicula la vi dos veces y tengo mi tesis totalmente clara…….
    TESIS: Toda la pelicula es el sueño de Cobb….
    porq?
    1.No tiene principio
    2. Relacion entre Cobb-Mal- Saito
    Cual relacion?
    – Cobb le dice a Mal: Te prometo que volvere por ti.. y cuando Cobb ve a Saito viejo en el limbo le dice: Te dije que volveria por ti.
    -Saito le dice a Cobb en el helicoptero: Solo tiene que dar un salto de fe Mr Cobb…. y cuando Mal se iva a lanzar del edificio le dice a Cobb: Solo tienes que dar un salto de fe.
    -Cobb le dice a Mal: Te prometo que envejeceremos juntos…y cuando estan en el limbo Cobb y Saito, Saito envejece.
    -Cobb le dice a Saito: y seremos jovenes de nuevo, y cuando Cobb se conecta en su vejez se ve joven en su sueño.
    3.Cuando Cobb esta reuniendo su equipo en el mundo real.. en Mambasa lo persiguen y el debe escapar… quienes lo persiguen?? supuestamente la agencia llamada Cobbol (facil de darse cuneta la relaicon con Cobb) pero en realidad lo persiguen proyecciones, ya q Cobb se esta autoinduciendo una idea las proyecciones deben defenderlo de el mismo y por tanto lo atacan.
    4.En Mambasa en el laboratorio de Yusuf donde todos los viejitos estan conectados Eames pregunta: Y porq todos se conectan?.. a lo q Yusuf dice: TU sabes cierto Cobb?( no es literal)
    y el anciano q cuida a los conectados dice advirtiendo como siendo el mismo subconciente de cobb: Ellos creen q es la realidad… cuando se conectan es cuando despiertan y quien puede decirles lo contrario.
    5. Los nombres: Ariadne( la arquitecta) en la mitologia griega es quien saca a los dioses del laberinto.. y Mal en latin ya todos los hispanohablantes sabemos a que se refiere.
    6.La realidad es…….Cobb y Mal vivieron toda su vida juntos y envejecieron y Mal fallecio por la edad….. pero Cobb la extrañaba tanto que se conecto en su vejez para volver a ser joven de nuevo y estar con ella y voler a soñar, y ver a sus hijos etc..Pero como en todo sueño hay cosas q el no controla.
    7.Cobb era su propio arquitecto….al principio de la peli cuando Saito descubre q la alfombra no es la de el y descubre q es un sueño.. el arquitecto dice: Este es mi sueño.. por tanto un soñador puede ser su propio arquitecto.
    8.Al final de la peli Cobb le dice a Mal: Es q te he extrañado mucho… Lo q demostraria q si envejecieron juntos.
    9.No envejecieron juntos en el limbo porq salieron del limbo cuando el tren les paso por encima y cuando esto ocurrio eran jovenes.
    10.Cuando Cobb estaba con Ariadne enseñandole de el mundo del sueño le dice:Un momento este puente es real!y en seguida ve a Mal………….La escena de los dos viejitos caminando(Cobb y Mal) es en el mismo puente….lo q Nolan quiere q hagamos es q relacionemos este puente es real!! con los dos viejitos caminando como la realidad.
    11.El totem de Cobb nunca funciono… porq muy claramente cuando Eames esta explicandole a Ariadne el uso del totem le dice: Es para darte cuenta si estas en el sueño de otra persona……………. y si era el sueño de Cobb entonces nunca funciono.
    Esos son mis argumentos gracias.
    Me encanto la peli

  4. […] se convierte en un muchacho impulsivo y perverso, irreconocible respecto de sus roles en Inception y Mysterious Skin, la descarnada obra de Gregg […]

  5. […] El Origen (Inception) Christopher Nolan ahora cuenta ya con una obra maestra. Leonardo Di Caprio encabeza a […]

  6. […] Nolan recurre a la ciencia ficción. En esta oportunidad, a diferencia de “Memento” o Inception, se engancha con la ciencia pura y dura para hacer posible su relato. No en vano, la película […]

  7. 1 de enero de 2015 at 17:17 — Responder

    La verdad una de las mejores películas que he visto y mi interpretación fue que al final todo es un sueño ya que primero que todo el “TÓTEM” era algo intimo ya que solo tu conocías el peso y todo acerca del objeto, en el caso de DI CAPRIO su tótem es “la peonza” pero primero hay que aclarar que esta no era de él sino de su esposa y si otra persona tocaba el tótem no te volvería a servir, por lo que su efecto no servia, en la película podemos observar que aveces el tótem en los sueños seguía girando y cuando se suponía que estaba en la “realidad” se caía, pero llega un punto en el que DI CAPRIO se le olvido que estaba soñando.
    La verdad es que su esposa tenia razón ella se suicido porque estaban en el sueño de él y trato de demostrárselo pero el no entendía, estaba confundido y estaba inclinado a la idea de que ya estaban en la realidad (recuerden que ya se habían suicidado en la linea del tren juntos para supuesta mente volver)
    Con respecto a lo del anillo DI CAPRIO simplemente en el final pudo aceptar que su esposa era una imitación de su subconsciente y la dejo ir y deja de usar el anillo por esa misma razón, no es que él este en la realidad, es una manera de distraernos por decirlo así.
    Por otros motivos que creo que todo fue un sueño fue porque ocurren cosas muy raras, cosas que solo ocurren en los sueños por ejemplo DI CAPRIO podía comunicarse con sus hijos por teléfono, ¿como podría hacerlo si se suponía que estaban buscándolo por la muerte de su esposa?
    ¿porque MICHAEL CAINE no llevaba a los hijos de Di CAPRIO a verlo a donde estaba?
    ¿Porque DI CAPRIO podía viajar por otros países si se suponía que estaba siendo buscado?
    Ademas de todo recordemos que el podía ver las caras de sus hijos pero no quería, y en la escena final cuando se supone que esta en la realidad, llega a la casa y ve a sus hijos y están de la misma manera que en sus sueños, la misma ropa, todo igual y a esa edad los niños deberían haber crecido harto debido al tiempo que paso, es verdad que el tótem se tambaleaba pero también es verdad que NO era su tótem y el efecto se perdía, es decir que No servia.
    La esposa de él siempre tubo la razón y fue ella la que fue a la realidad con sus hijos de verdad, una lastima para el protagonista que creía todo lo contrario y como era su sueño y él no lo recordaba, sus amigos, sus familiares todo eran proyecciones de su subconsciente y como era su mente de alguna manera todos actuaban en conforme a él ya que todos encontraban que el tenia razón con respecto a su esposa y todos creían que ella se había suicidado de la realidad pero la realidad es que ella se suicido para volver a la realidad y poder estar con sus hijos.
    Una de las películas mas interesantes que he visto y que contiene mucho debate por los detalles que contiene, bueno esa es mi interpretación y la manera en que entendí yo la película :)

  8. […] momento Mel Gibson, dio vida al personaje principal de la historia. 30 años después, Tom Hardy (Inception; “The Dark Knight Rises”) será quien tome su lugar interpretando al personaje de Max […]

  9. […] entre el cine de calidad y el cine de entretenimiento, esto ya lo han demostrado realizadores como Christopher Nolan, o incluso Quentin […]

  10. […] el lado espectacular que tranquilamente podría dinamitar su trama de cine bélico. A diferencia de “El origen” (Inception, 2010) o “Interstellar” (2014), el director británico en su último filme […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

El origen | Inception (2010)