Entrevista a Fernando Montenegro, director de “Encierro”

Uno más que no se cansa de hacer películas. A estas alturas ya todos debemos saber que no todos los filmes hechos en el Perú tienen la bendición de Conacine y que no se necesita 100 mil dólares para recién filmar. La democratización del arte, dicen algunos.

Fernando Montenegro tiene dos filmes en su haber, La última vereda y Encierro, que la sala Ventana Indiscreta de la Universidad de Lima programó en febrero. A propósito de esa cinta, fue expositor en El cine peruano en debate para expresarse acerca de la existencia de un cine independiente en el país al lado de Chicho Durant. Dos polos opuestos allí encontrados. Actualmente prepara su tercer largometraje, Cada viernes sangre, del que nos habla también en esta entrevista.

¿Qué es lo que te interesa más de hacer películas?

Satisfacer mi necesidad expresiva. Para mí, hacer cine es más un fin que un medio.

Empezaste haciendo teatro, luego saltaste al cine. Por tener la experiencia de crear en esas dos artes, te lo pregunto, ¿qué diferencias encuentras en sus procesos y posibilidades expresivas?

El proceso teatral es más lento en la preparación actoral y de dramaturgia. Me demoré mucho en escribir mis cuatro obras, pero la realización es mucho más inmediata. En el teatro no tienes que editar y compones en un solo espacio, en mi caso que he hecho teatro minimalista, de autor, sólo tengo que separar sala un mes y con una silla, una puerta y tres luces hago un arte que me llena. Para el cine en cambio todos los días tengo guiones listos en la cabeza, pero lo que más demora es la realización, la película busca una apariencia propia, que no lo determina el bajo presupuesto sino la búsqueda de estilización. Con la cámara investigo hasta que encuentro aunque demore, me decepciona cuando los directores usan la cámara simplemente para registrar imágenes apoyándose sólo en la historia o una idea, jamás he considerado un guión o una idea como película, sino a la imagen misma. En el cine no importa lo que piensas o lo que digas sino lo que filmas, en mi caso el cine me reta más como director y el teatro como actor.

Encierro

A comparación de algunos filmes en digital que se han podido ver, en Encierro se nota un trabajo más esforzado de producción. ¿Cómo funciona esto? ¿Tienes un equipo perenne a tu cargo?

Realmente, en Encierro sólo usé dos luces simples y una cámara HD, más que eso no tengo. El audio fue directo de la cámara, no usé boom. Lo que pasa es que me obsesiono con mis proyectos y empiezo a preparar la realización con mucha anticipación. Voy haciendo guiones gráficos, etc., y si creo que la escena me demorará dos horas en filmarla, la realizo en cinco, el tiempo que me sobra lo utilizo para improvisar. Creo que en Encierro se nota esa dedicación, aún así le borré tres escenas largas en la edición final. El equipo que me apoya cambia o crece con cada película, en la primera mi productor general fue mi amigo de bohemia Beto Méndez, en la segunda mi amigo de la universidad Roberto Cuba, para la tercera se ha sumado como productora la actriz Jane Yogi.

Entre cada película tuya existe un lapso aproximado de dos años. ¿Qué sucede en ese tiempo?

Entre mi primera película La última vereda y, la segunda, Encierro sólo hay un año de diferencia. La realización de la primera me demoró muchísimo más, nunca había filmado un solo plano y aun así quería lograr lo imposible, aún ahora veo el plano aéreo final y es como si la segunda película la hubiera hecho desde esa perspectiva, ya que si no hubiera pasado por todo eso no hubiera podido hacer Encierro tan rápido. En el espacio libre que tengo entre película y película me dedico a escribir los siguientes proyectos.

En interiores siempre buscas estética en los planos, casi no haces planos abiertos, generales. Intentas un tratamiento más cuidado del lenguaje. ¿Has llevado algún curso o es pura influencia cinéfila?

Hace años llevé un curso de fotografía, pero no lo tomo mucho en cuenta, como artista estoy por encima de lo cinematográfico, pictórico o teatral, sólo hago lo que me parezca bien para la película sin traicionar mi visión. En el caso de Encierro era obvio que los planos claustrofóbicos y la iluminación iban con el concepto de la película, eso no se ve en La última vereda ni en Cada viernes sangre, que es la que estoy grabando ahora, en ellas se encuentran propuestas muy diferentes.

Tu cine es de género, de horror, lo que marca una diferencia en relación a las otras películas grabadas en digital, las que son, por así decirlo, más experimentales. Considerando eso, tus guiones son “premiables” por Conacine sin ninguna duda. ¿Qué te aleja de ese sistema de premios?

Bueno, Encierro es de género por casualidad, la película existe por mi inquietud de hacer un ejercicio de estilo y aprovechar los retos que implica el bajo presupuesto y jugar con simbolismos, etc. Para mí, es una película de autor que asusta. Sin embargo, mi siguiente película iba a ser abiertamente pornográfica, así que no sé qué tan “premiables” sean mis guiones, pero escuché por casualidad la anécdota de un crimen y me inspiró para escribir Cada viernes sangre si no hubiera hecho la porno. No descarto postular a algún premio en el futuro, de momento me aleja leer los antiguos ganadores.

Cada viernes sangre

Esta es una pregunta obligatoria para todo aquel que graba casi sin presupuesto. ¿Qué crees que podría cambiar en tus películas si contaras con mayor presupuesto?

Nada pero se verían en cines.

Del conversatorio en la U. de Lima, ¿qué pudiste concluir sobre la percepción del público frente a las películas hechas en digital?

El público de la U. de Lima no sabía que este cine existía, habría que investigar si después del conversatorio vieron alguna de las películas del nuevo cine peruano. Tenían la impresión de que este nuevo cine era una respuesta, yo creo que no es tan así. Al grabar, yo no estoy pensando “ahora Tamayo aprenderá lo que es hacer cine de verdad”. No, simplemente grabo y punto. Quizá termina siéndolo pero inconscientemente. Es una pena que no aparezca más gente nueva en esto, el cine necesita del ímpetu joven y renovador, y también de críticos con apertura a lo nuevo, hay quienes están a años luz de las nuevas tendencias cinematográficas, parece que aún no superan la impresión que les dejó John Wayne. De eso no salen.

¿De qué va tu próxima película Cada Viernes Sangre? ¿Alguna nueva inquietud en relación a tu obra anterior?

Se basa en un caso real, sobre dos amantes que planean robar la empresa donde ella trabaja, para eso convocan ha algunos colaboradores que los ayudarán en el crimen. Es una historia sucia y quiero que se vea así, Para lograr la estética desaliñada de Cada viernes sangre estoy grabando con lentes rudimentarios ya arañados fabricados caseramente, partiendo de lentes de cámaras fotográficas empotradas a la cámara de video. Me complico la vida con la iluminación (natural, artificial, difusa, directa) al servicio de lo que se narra, dando un valor dramático y experimental a las escenas.

Artículo anterior
Amante accidental (2009)
Artículo siguiente
Festival de Lima 2010: La casa muda

8 comentarios

  1. Rafael
    24 de agosto de 2010 at 19:49 — Responder

    Es un merito hacer una ficción de largometraje, aunque sea en video. Felicitaciones para Montenegro por “hacer”, eso para empezar ya es bueno. Sin embargo, señor Campos Gomez, unas observaciones tal vez le ayuden a reflexionar sobre su propio trabajo y le ayuden a mejorar, ya que según sus respuestas parece estar muy conforme con lo que hizo, lo cual creo que es un error. Vi Encierro y creo que su mayor defecto es lo ingenuo de la trama, personalmente no me causó el más leve sobresalto por que para empezar jamás me creí que a alguien se le pudiera ocurrir querer fotografiar un fantasma real con el fin de vender un libro. Si la historia hubiese estado ambientada a principios del siglo XX, cuando la fotografia era una prueba de realidad de algo en fin… pero en la era digital cuando hay tantas fotos trucadas a quien se le podría ocurrir que una foto es prueba de algo!!!???.
    Por otro lado el señor Campos creo que se equivoca al decir que Encierro es una película digital más esforzada en cuanto a su producción. Francamente a mi me parece una producción “agarra tu cámara y graba”. Una película como El Misterio del Karisiri si tiene una verdadera producción esforzada, mucho muy por encima de Encierro. No veo dirección de arte mi iluminación en la película de Montenegro. Los escenarios son pobrismos a nivel expresivo (salvo el campo a color) y la luz solo alumbra nada mas pero no ilumina. Comprendo que eso es por falta de verdadero equipo y un director de foto capacitado pero que Montenegro diga que con más presupuesto nada cambiaría solo que sus películas se verían en cines me parece un poquito soberbio y con falta de autocrítica. creo que lo mejor para quienes empiezan y tienen energía para producir ficciones es hacerles ver sus deficiencias para que puedan mejorar y lo hagan cada vez mejor.

  2. 24 de agosto de 2010 at 21:20 — Responder

    A ver, Rafael. Primero, yo no contesté nada, pues yo soy quien pregunto.
    Otro, no considero a Encierro una película “agarra tu cámara y graba”. 3, Kasa Okupada, Farándula y varias más son de esas. En Encierro hubo una investigación de campo, lo cual también es producir. Y lo digo porque se nota en las locaciones alejadas donde graba.
    Parece que confunde, Rafael, producción con presupuesto holgado. Producir es también conseguir plata, pero no es todo el concepto. El Misterio de Karisiri contó con más plata y eso se nota (steadycam, dolly, grua, cámara subacuática). Igualmente eso no es indicativo de calidad.
    Espero pronto comentar Encierro, ahí veremos si estoy o no conforme con su resultado.

  3. 25 de agosto de 2010 at 3:59 — Responder

    Rafaelito,

    Hay algunas cosas que, muy aparte de mi rol de actor, tengo que aclarar como asistente de cámara, responsable de la luz, asistente de edición y productor de “Encierro”. Tengo que decir que soy el productor, porque lo soy: He estado metido en este proceso de principio a fin, con todo lo que ello implica. He hecho la producción ejecutiva de “La última vereda” y la producción general de “Cada viernes sangre”, que se está editando. Con esto, ya algunos me han catalogado como productor de películas independientes, quizás el primero en la ciudad de Lima, al menos, que sale con ese cargo en los créditos y lo ejerce en la amplitud del término. Disculpa si me expreso algo botado, porque mi opinión es sencilla pero no puede ser humilde.

    -“…Es un merito hacer una ficción de largometraje, aunque sea en video…”

    Te agradezco mucho ese comentario :)

    -“…unas observaciones tal vez le ayuden a reflexionar sobre su propio trabajo y le ayuden a mejorar, ya que según sus respuestas parece estar muy conforme con lo que hizo, lo cual creo que es un error…”

    Empezamos bien…

    Como diría Pedro Picapiedra: “Mira enano…”. Oiga, hay que tener una visión enana para estar absolutamente conforme con algo que uno hizo en el campo audiovisual. Si bien yo estoy muy contento y muy orgulloso de haber participado en la producción de “Encierro”, el “hacer” por sí mismo no me deja “conforme” para nada. Yo, cuando me siento comprometido con un trabajo en el que creo y tengo fe, pienso que la valla puedo colocarla cada vez más alta, o siempre colaboro en la búsqueda de expresiones nuevas. Por lo mismo, me gusta trabajar y apoyar la labor de gente que tenga un concepto de exigencia similar al mío. Personalmente considero que si Montenegro no fuera exigente como director, simplemente no lo habría apoyado ni colaborado con él. De repente se habrá referido a que está tranquilo con ejercer su libertad creativa, cosa que respeto y es un asunto del que siempre conversamos. ¿Vale?

    -“…Vi Encierro y creo que su mayor defecto es lo ingenuo de la trama, personalmente no me causó el más leve sobresalto por que para empezar jamás me creí que a alguien se le pudiera ocurrir querer fotografiar un fantasma real con el fin de vender un libro…”

    Bueno, el planteamiento puede parecer absurdo. Y lo es, y adrede. En varios conversatorios se ha expuesto esta premisa y su porqué. Sin embargo, lo de querer fotografiar absurdos para vender como portada se ve en cada quiosco con los diarios chicha y revistas sensacionalistas. Bueno, la realidad presenta más absurdos que la ficción.

    -“…Si la historia hubiese estado ambientada a principios del siglo XX, cuando la fotografia era una prueba de realidad de algo en fin… pero en la era digital cuando hay tantas fotos trucadas a quien se le podría ocurrir que una foto es prueba de algo!!!???…”

    Ok, te pregunto, ¿qué diario leíste hoy?

    -“…Por otro lado el señor Campos creo que se equivoca al decir que Encierro es una película digital más esforzada en cuanto a su producción. Francamente a mi me parece una producción “agarra tu cámara y graba…”

    ¡Un momento, enano, uuun momentooooo!!!!

    Eso si que no te lo permito. Primero, trabajamos con story board, nos hemos tomado el trabajo de ensayar las secuencias y hacemos las tomas que consideramos necesarias. Segundo, si habrás visto ciertos planos, verás que algunos son “sujetivos” (o “subjetivos”, da lo mismo), otros son “aberrantes”, algunos son “abiertos”, otros son “secuenciales”, otros son “3/4”, etc. Tercero, como son de autor, Montenegro nos ha planteado a nosotros sus secuencias a nivel sujetivo, a nivel objetivo y, en especial, a nivel semiótico y simbolista, y los que hemos participado hemos estado de acuerdo con su modo de expresar historias.

    Porque, si fuera simplemente un “agarra tu cámara y graba”, en primer lugar, ni siquiera hubiera considerado darse el trabajo de ir a investigar a una chacra para emplear esa locación a colores, justamente para contrastar con las casas abandonadas que salen en blanco y negro. Si fuera simplemente un “agarra tu cámara y graba”, ni siquiera la habríamos realizado, porque somos pobres pero honrados.

    -“…Una película como El Misterio del Karisiri si tiene una verdadera producción esforzada, mucho muy por encima de Encierro…”

    Ok, se nota que en “El misterio del Karisiri” han contado con rieles, dollys, grúas, steady… Y definitivamente mucho más presupuesto. Y bien pro ellos, ¿no? Lo digo porque he visto el trailer.

    Por si acaso, las fases de realización de una película comprenden la pre-producción, la producción y la post-producción. Te lo digo porque intervine en las tres fases. Porque habrás visto bien los créditos, mínimo. ¿Qué te crees, que no hubo esfuerzo? El esfuerzo se multiplica cuando careces de mucho recursos que, valgan verdades, sólo se consiguen con un presupuesto elevado. No es que no querramos contar con esos recursos, pero queremos y deseamos hacer cine con arte desde ahora, justamente ahora, cuando aún carecemos de esos recursos.

    Hace mucho, mucho tiempo, en una universidad lejana, muy lejana, hubo una vez un señor gordo y canoso que me dijo que el cine es un arte muy caro, y no se lo refuto. Obviamente todos quisiéramos contar con equipos super profesionales de cine. El problema en esto es que tener mayor presupuesto no garantiza una película artística. Con tu punto de vista, “Daredevil” o “Catwoman” deberían ser joyas del séptimo arte, y por supuesto, superiores en planteamiento a “Encierro”.

    -“…No veo dirección de arte mi iluminación en la película de Montenegro…”

    Definitivamente esto es un escándalo, es un escándalo. Y no lo digo porque firmes como “Rafael”.

    El que haya sido de bajo presupuesto (200 soles), no quita que haya habido una dirección artística, incluso a un nivel que se consideraría “humilde” (insisto, en términos de presupuesto). Vamos, aprovechar una locacion con los elementos disponibles y buscar componer su ubicación en el plano de la cámara ya implica una noción de dirección artística, así como el empleo de estilos de ropa con sus colores y tonalidades, uso de luz y sombra, obtención de elementos específicos y su colocación en determinadas secuencias. Si no entendiste lo que hacía la cucarachita Martina con su gemela en plano donde las dos chicas están conversando (con juego de enfoque y desenfoque), pues, anda a ver “El Premio”, o por últomo, la de los Jonas Brothers…

    -“…Los escenarios son pobrismos a nivel expresivo (salvo el campo a color)…”

    Mármol, ¿Qué te expresa la idea de una casa abandonada?

    -“…y la luz solo alumbra nada mas pero no ilumina…”

    A ver, enano, ¿sabías que los budistas e hinduístas consideran que la ausencia de sonido es también un tipo de sonido? Del mismo modo, la oscuridad se puede tomar como un tratamiento más de la luz misma por ser ésta ausente. Vamos, juega con la luz y con la sombra. Prueba con el claroscuro. Usa filtros, aún pensando en editar en blanco y negro, cuyo tratamiento es todavía más yuca (para que la entiendas más fácil). Emplea difusores, rebotadores… y fabrica todos esos recursos con un presupuesto bajísimo, tres luces de jardinería, cartón y cinta adhesiva (Como Noppo y Gonta).

    -“…Comprendo que eso es por falta de verdadero equipo y un director de foto capacitado…”

    Tío, de verdad… ¿comprendes, Méndez?

    -“…pero que Montenegro diga que con más presupuesto nada cambiaría solo que sus películas se verían en cines me parece un poquito soberbio y con falta de autocrítica…”

    Creo que mejor deberías conversar con él o con cualquiera de nosotros…
    Aunque creo que igual dirías lo mismo, enano.

    -“…creo que lo mejor para quienes empiezan y tienen energía para producir ficciones es hacerles ver sus deficiencias para que puedan mejorar y lo hagan cada vez mejor…”

    応援して、 ありがとう ございます!!!!! ^_^

    Saludos,

    Roberto Cuba
    Actor y productor independiente

  4. Ernesto Sibera
    25 de agosto de 2010 at 9:30 — Responder

    Vaya, vaya, qué falta de “hubicación”…Primero por el comentario de Rafael, quien aparentemente goza más del cine hecho a la antigua, con un éxtasis por el oficio y la factura de los elementos fotográficos (noto que sus observaciones van todas por ese lado) lo cual es válido, pero anacrónico. Su visión de cine ya ha sido dilapidada hace bastantes décadas, en eso concuerdo con Fernando Montenegro, quien me parece lúcido en sus argumentos, algo que no parece entender su socio Cuba, quien en vez de estar en Varadero, se fue a Tijuana. Entenderá la metáfora?? como dice ser tan inteligente, me atrevo a decir que no, porque así de arbitrario es el “simbolismo” que pretende defender sin ningún criterio concreto.

    En primer, ¿quién además de sus familiares (algunos) y amigos (un poco más me imagino) le “han catalogado como productor de películas independientes”? y me he desternillado de risa con su frase “quizás el primero en la ciudad de Lima, al menos, que sale con ese cargo en los créditos y lo ejerce en la amplitud del término.” jajajajaja JAJAJAJAJAJAJAJA me imagino a Cuba (aunque no con su aspecto real, ya que ni por la foto de su blog lo conozco, y si lo vi, ni me acuerdo, como le debe pasar a casi todos, salvo los conocidos del señor Haití?, El Salvador?, Guatemala?…ah, Cuba, sí, Cuba) …retomo, me imagino a Cuba, cual Bonaparte con mostacho reducido, en pose de Golum, abrazando un globoterráqueo (que de seguro tendría su retrato pegado por todas partes), como a su propio ego, !!Qué infancia tan triste ha de haber tenido para quererse de esa forma lunática, selenita, casi proustiana!! digo casi, porque obviamente carece de ingenio y sarcásmo del parisíno, y es más cerca del bien acertado rocadurense Pedro Picapiedra, a quien cita y emula con bastante acierto.

    No comentaré más sus palabras, sus “clasecitas” de producción, de fotografía, de sus conceptos de “autor” e “independiente”, porque se caen solas, cualquiera con un conocimiento más allá de wikipedia lo puede leer y entender así. Y cito sus palabras en alusión a su actitud,”Aunque creo que igual dirías lo mismo, enano.”

    Una vez conversé con un sujeto que hacía gala de sus noches bohemias y su promiscuidad, y resultó tener un miembro viril casi pre puber. Supongo que pasa así también con el talento y la perspicacia. Estoy seguro que su minucia y egolatría va responder laaarga y aburridamente este comentario, pero, ¿a quién le importa? no pienso invertir un segundo más (y esto en consideración a la risa que me provocó…siéntase bien retribuido) en sus palabras u opiniones. Sé que no se las reservará…ya que…bueno, se entiende en su caso.

    Hasta nunca, Haíti, digo Cuba. Spaß haben!!

  5. juan
    25 de agosto de 2010 at 11:53 — Responder

    yo vi su peli no me gusto parece un examen parcial

  6. sergio
    25 de agosto de 2010 at 13:44 — Responder

    Gracias a Fernando Montenegro y a su productor Roberto Picapiedra Cuba. El cine peruano está salvado gracias a estos artistas independientes. ¿Por qué alguien no avisa a Cahiers du Cinema que en Perú hay un “auteur” no reconocido?

  7. 25 de agosto de 2010 at 16:38 — Responder

    Creo que lo mencioné clarísimo: “Con esto, ya algunos me han catalogado como productor de películas independientes”. En estas películas, generalmente, los autores se autofinancian, pero es inusual que una persona aparte asuma el rol específico de producir. Y cuando digo que algunos me han catalogado, ¿porqué se arañan? En lo que pueda siempre he apoyado y apoyaré a los independientes que se arriesguen.

    Ernesto: Antes que nada, esa forma tuya de jugar con los apellidos es propia de tercero de primaria, así que, partiendo de allí, no intentes darme clases de sarcasmo a nivel universitario. Segundo, sí, soy “algo” megalómano; nomás ruega que tus pronósticos sean ciertos y quede yo como un anónimo entusiasta, todo en pro de tu salud mental. Tercero, por lo menos mi enamorada piensa que mi infancia sí fue feliz. Y cuarto, estás cordialmente invitado a la próxima proyeción de “Encierro”.

    Juan: Es discutible, pero me parece sana tu opinión.

    Sergio: Hoooola Sergioooo. También estás invitado a la próxima proyección de “Encierro”.

    映画館 で また 会おう!!!! ^_^

  8. 17 de octubre de 2010 at 14:31 — Responder

    […] de la entrevista de John Campos Gómez para Cinencuentro.com […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Entrevista a Fernando Montenegro, director de “Encierro”