Amor por contrato (2010)

Una grata sorpresa en la cartelera peruana es Amor por contrato (The Joneses), prometedora opera prima del director, guionista y productor de origen alemán Derrick Borte. Curiosamente tiene un presupuesto relativamente bajo, unos 10 millones de dólares, pero luce vestuarios, decorados, vehículos y utilería en general de rebosante sofisticación. Es la fábula del artificio de una familia, el simulacro del éxito, la farsa de un consumismo exacerbado, el comentario aparentemente distendido de la gran crisis financiera.

La cinta empieza con la familia Jones viajando cómodamente, desde muy lejos, para mudarse a un vecindario de clase media esforzada y hasta agonizante. Kate, Steve, Jenn y Mick llevan la belleza, el color, la alegría, el lujo, la ostentación, crean necesidades y estimulan el despilfarro en el contexto de la catástrofe inmobiliaria que evaporó la economía. Desde el principio, Borte plantea la idea central en el encuentro con los Symonds: la ansiedad por vender y comprar, la competencia en la búsqueda de clientes, la representación de una actitud ganadora que los demás envidien y quieran imitar. La pose de los cuatro recién llegados, en encuadre frontal y contraplano de colisión, que aparece detrás de la puerta abierta, sorprende al gastado matrimonio de Larry (el actor de TV Gary Cole) y Summer (la notable Glenne Headly), y de inmediato impone una diferencia de clase, que después alcanzará a todo el entorno, con mayor o menor grado de impacto, y creará una burbuja de admiración personal y alza de ventas de todos los productos que usan.

La concepción de personajes está muy cuidada. El aparente factor de desequilibrio del modus operandi es el novato Steve (David Duchovny), que revela en breves detalles su creciente conflicto interior. Cuando su nuevo amigo Larry lo llama, no responde al apellido Jones, sólo a su nombre, y cuando su verdadera identidad asoma se crea una tensión que matiza la relación laboral con Kate (Demi Moore), quien lentamente va sintiendo una impensable atracción por su esposo de ficción. Borte va soltando minas alrededor del grupo y las explota con precisión, socavando el mundo de fantasía y acercándolo a las contradicciones de la realidad.

Pero principalmente la inestabilidad está en la jefa que emprende nuevos retos mientras trata de conformarse con su vida de plástico, la jovencita (Amber Heard) que se acerca a hombres maduros tan solventes como casados, y el joven (Ben Hollingsworth) que intenta aceptarse a sí mismo y busca amoríos entre sus amistades. Es una puesta en escena cargada de sensualidad y afectos cruzados, donde la luminosa fotografía de Yaron Orbach maneja eficazmente los contrastes de las apariencias, y la generosa banda sonora aporta dulzura, dolor y melancolía en momentos centrales, a medida que la “célula familiar” se resquebraja y se aproxima a la siguiente mudanza.

El casting es uno de los mayores aciertos de Amor por contrato, contando con un conjunto de intérpretes muy apropiados para cada rol. Moore y Duchovny son una estupenda dupla de rasgos cálidos que roza los cincuenta años pero aparentan mucho menos; Heard y Hollingsworth encarnan a un par de bólidos juveniles, pasionales y a la vez frágiles; Headly y Cole marcan la relación que se apaga, y Lauren Hutton, la veterana ex modelo de los 60, le da un gran toque de distinción al relato como la jefa de Kate que sobrevuela la zona para supervisar y hacer las ofertas que en teoría no se pueden rechazar. En suma, Borte consigue un filme agridulce, que funciona como el retrato de una continuidad y una ruptura, que juega con la imagen de las estrellas y se permite algunas complejidades narrativas y ciertos acentos sombríos sobre el american way of life.

The Joneses

Dir.: Derrick Borte | 96 min. | EEUU

Intérpretes: Demi Moore (Kate Jones), David Duchovny (Steve Jones), Amber Heard (Jenn Jones), Gary Cole (Larry Symonds), Glenne Headly (Summer Symonds), Ben Hollingsworth (Mick Jones), Chris Williams (Billy), Lauren Hutton (KC), Ric Reitz (Bob Jones), Christine Evangelista (Naomi Madsen), Tiffany Morgan (Melanie Bayner), L. Warren Young (Detective Gardner).

Estreno en el Perú: 2 de diciembre de 2010


Artículo anterior
Taller El Otro Documental 2011 de Docuperu arranca en febrero
Artículo siguiente
AfroCine 2010: Muestra de Cine Africano y la Diáspora

1 comentario

  1. 6 de abril de 2011 at 22:02 — Responder

    […] personajes, en situaciones que juegan perversamente con el look impostado de los protagonistas de Amor por contrato, otra cinta cuestionadora pero de estilo mucho menos […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Amor por contrato (2010)