[Crítica] Festival Transcinema: “Masabu” (Perú, 2016), de Carlos Benvenuto

Las primeras secuencias en Masabu (2016) son de profunda desorientación. Su director Carlos Benvenuto (“En el 93”, “Chikiyuugi”) mezcla imágenes caseras y registros ajenos con la intención de inducir en el espectador y de paso introducirlo a lo que conforma su universo, aquello que es parte de su realidad y aquello que es la esencia y el material de sus filias y fantasías. Es uno de estos escenarios, sin embargo, que terminará siendo excluido en el transcurso para con ello ceder la rienda absoluta al otro. Benvenuto prosigue a lo largo con su dialéctica de secuencias dispersas, solo que cada vez más enfocado a su fascinación por la cultura asiática, la gran motivación de este filme que dispone metrajes, tanto públicos como amateur, que reflejan o calcan los hábitos consumistas de una sociedad de la que el director intenta apropiarse literalmente.

Masabu, de Carlos Benvenuto

Masabu pueda que por momentos se perfile como un simple mashup montado por un aficionado al tema, muy a pesar, existe un registro que da un sentido de la exploración más obsesivo de lo que parece. Benvenuto pone en marcha una serie de encuentros con mujeres genéticamente asociadas a las naciones asiáticas. Las entrevista, mide sus niveles de correspondencia y, en medida de esto, aprueba o desaprueba a la invitada. Es además que dentro de este diálogo, que levanta un cerco de cine documental, motiva a las “elegidas” monten una recreación melodramática la cual asalta la frontera de lo supuestamente real. Benvenuto alude a un mecanismo metaficcional en donde pone en evidencia su urgencia por interactuar con esa otra cultura.

Es a partir de entonces que la línea del fanatismo se subraya al punto de manifestar un goce casi perverso. Los testimonios de mujeres implorando de pronto funcionan como dosis que van directo al ego del autor hechizado por las fantasías asiáticas que pretende adjudicarse, por lo menos, dentro de una ilusión ficcional. “Masabu” es una exploración a un universo personal en donde se comparte con el espectador una fascinación por esa no correspondencia, y es frente a esto que se va desatando un deslumbramiento más profundo y cada vez más oscuro. El filme de Carlos Benvenuto deja en tanto una serie de interrogantes de la que tal vez sea consciente. En una secuencia pone sobre el banquillo su estilo de cine que es juzgado y cuestionado. ¿Una autocrítica o un gesto de inmolación ante un modo de expresión?

Funciones:
Miércoles 7 – 7:00 p.m., en Sala Robles Godoy
Viernes 9 – 6:00 p.m., en Sala Robles Godoy

Artículo anterior
"La producción de no ficción es el nuevo cine peruano", afirma el documentalista Mauricio Godoy en esta entrevista
Artículo siguiente
Ciclo de grandes cineastas polacos este mes en Cineclub UTP

3 comentarios

  1. Carlos Benvenuto
    6 de diciembre de 2016 at 17:16 — Responder

    Gracias.

  2. Impokiro
    11 de diciembre de 2016 at 23:21 — Responder

    Muy buena película.

  3. […] en el Cineclub Cayetano Heredia de Miraflores (Av. Armendáriz 445). Se presenta junto a Masabu de Carlos Benvenuto, y “Jagata”, de Daniel […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

[Crítica] Festival Transcinema: “Masabu” (Perú, 2016), de Carlos Benvenuto