Broken Flowers
Dir. Jim Jarmusch | 106 min. | EE.UU. – Francia

Intérpretes:
Bill Murray (Don Johnston), Jeffrey Wright (Winston), Julie Delpy (Sherry), Sharon Stone (Laura), Jessica Lange (Carmen), Chloë Sevigny (Asistente de Carmen), Tilda Swinton (Penny), Frances Conroy (Dora)

Estreno en Perú: 20 de julio del 2006

Videos

Críticas

Ana Karina Junes: “No es que tengamos a un Don Johnston cansado de su vida mujeriega o de algún arrepentimiento pasado, es su presente el cual siembra la intriga sobre el futuro. Porque la existencia repentina de un hijo nos hace reflexionar y trae el pasado, no para acurrucarnos en él, si no para que nos ayude a descifrar lo que vendrá.” Sigue leyendo la crítica.
 

Jorge Esponda: “Fiel a sí mismo a través de más de veinte años, el personalísimo Jarmusch retoma en esta película la tan conocidísima geografía y apariencia de los Estados Unidos para convertirla en escenario de un universo íntimo hasta el autismo. Universo en el cual iremos conociendo personajes en la cotidianeidad de sus propias y dislocadas leyes o formas de vida. El protagonista de esta historia es un hombre en la edad madura durmiendo en los laureles del éxito profesional y con las mujeres pero terriblemente insatisfecho. Bill Murray da vida a este ser sufriente de una picazón existencial a la cual se enfrenta flemáticamente como si fuera la continuación de su recordado personaje de Lost in Translation. Aquí también se lanzará rumbo a un viaje de descubrimiento interior, de inquietud ante las posibilidades más allá del techo vital al que ha llegado. El motivo de este replanteamiento casi subliminal será una repentina revelación. El hecho de saberse padre.” Sigue leyendo la crítica.

broken flowersJuan Jóse Beteta:”Un exitoso empresario de computadoras que ha llegado a la cincuentena recibe una carta anónima en papel rosa, presuntamente de una antigua amante, avisándole que cuando se separaron ella estaba embarazada y ahora su hijo de 19 años ha partido a buscarlo. El mecanismo principal de este relato de búsqueda de sí mismo es la ambigüedad. Mientras Don es un personaje realista, Winston y las sucesivas amantes de Don tendrán en mayor o menor grado elementos fantásticos aunque firmemente asentados en un contexto de marginalidad profesional o sentimental. A lo largo del recorrido apreciamos un sin fin de sugerencias, detalles e insinuaciones, en los cuales es más importante lo que se deja de decir que lo que se dice; todo lo cual define la ambigüedad que caracteriza el relato”. Sigue leyendo la crítica.