Stephanie Orúe

Casadentro afiche

La semana pasada concluyó el rodaje de Casa dentro, dirigida por Joanna Lombardi. Se grabó en las afueras de Lima, en una casa en Chosica, con un reparto completamente femenino, destacando entre las actrices las experimentadas Élide Brero y Delfina Paredes.

la vigilia

Lo de Augusto Tamayo es narrar en imágenes, hacer fluir la diégesis, coger dos planos disímiles y darles coherencia al empalmarlos. Hacer discurrir una historia hasta que desenlace y quede todo claro, diáfano. En cambio, con la La vigilia, va a contracorriente de sus talentos en pos de ostentar intelecto: imprime ‘artísticos’ tiempos muertos, simbolismos retóricos y un anticlímax desangelado, que deja más sinsabores que inquietudes. El híbrido no resulta: no solo aburre sino que, en su presunta sabihondez, revolotea clichés.

Las mejores secuencias de La vigilia son las correrías nocturnas por el Centro Histórico de Lima, filmadas en planos abiertos que denotan a las plazas y calles cuales infiernos dantescos, donde cada ruta es una ramificación del averno. El ambiente enrarecido que Tamayo compone, desde la elección de las locaciones, sugiere no una vigilia escabrosa sino una pesadilla.

La vigilia es un ensayo tedioso acerca de la incomunicación entre clases, no una película sagaz y sentida de su tema. Entre bostezos y parpadeos cansados, la he podido entender, pero no disfrutar.

La vigilia

La vigilia, reciente estreno peruano, encarna la parcial turbación de esa suerte de «orden» del planteamiento narrativo de Augusto Tamayo, en la irrupción de la joven marginal, áspera y primitiva, en el mundo de Edgardo Chocano, un renombrado intelectual que vive solo en una residencia de ribetes palaciegos, rodeado de arte y absorbido por su trabajo académico.

La cinta se inicia con una presentación sosegada del personaje de Gianfranco Brero y de su espacio y sensibilidad; se le ve solitario pero cómodo, complacido en plena escritura; los movimientos pausados de cámara se pasean por su sala, acompañados de lírica música y el paulatino sonido de las teclas, mostrando sus pinturas y la refinada ambientación general, antes de llegar a él.

La cámara sigue a la intrusa para registrar cómo profana un lugar no en vano colmado de elementos religiosos, vomitando, escupiendo, cogiendo el vestuario, tirando la impresora, sirviéndose la comida y botándola. Pero sobre todo observa cómo enfrenta al dueño, desconcertada por su actitud reflexiva y serena.

Hoy 28 de octubre llega a la cartelera La vigilia, película de Augusto Tamayo, protagonizada por Gianfranco Brero y Stephanie Orúe, en su debut fílmico.

Se trata de un thriller que relata el encuentro violento y azaroso de una larga noche, en la que dos personajes completamente opuestos, un intelectual maduro y una joven marginal, viven una experiencia límite en distintas locaciones de Lima, como la Plaza de Acho, el Morro Solar, la Estación Desamparados y el cementerio Presbítero Maestro.

La vigilia

«Toda noche tiene un secreto». Esa vendría a ser la premisa de la nueva película del peruano Augusto Tamayo San Román, La vigilia, que anuncia estreno en Lima para este …

Nosotros no pudimos estar, pero hubo los que sí. Hace unos meses, en febrero pasado, se realizó el rodaje de la nueva película de Augusto Tamayo, La vigilia, filme que …

Back

Estrenos Peruanos