El descanso (2006)

The Holiday
Dir: Nancy Meyers | 138 min. | EE.UU.

Intépretes:
Cameron Diaz (Amanda)
Kate Winslet (Iris)
Jude Law (Graham)
Jack Black (Miles)
Eli Wallach (Arthur)
Edward Burns (Ethan)
Rufus Sewell (Jasper)

Estreno en Perú: 8 de marzo de 2007

La búsqueda de la felicidad en una versión más despegada de la tierra. No está Will Smith y no lo necesitan. En el mundo de Iris, Miles, Amanda y Graham los problemas se remiten invariablemente a cupido y ésa es la razón de ser de esta película. La directora Nancy Meyers se ha propuesto devolverle al género romántico esa cierta elegancia que se remite, como en las películas de Woody Allen, a esta comunidad de profesionales satisfechos e intelectuales de todo tipo. Elegancia en teoría, pues aquí estamos lejos del ingenio de una screwball comedy o mucho menos. Las aventuras amorosas de estos desconocidos sigue la línea de filmes nulos a lo What women want o Something’s gotta give con los que arma sus baterías para hacerse del trono de la versión más rosa del género que dejó ausente Nora Ephron.

La historia nos transporta a las nubes del folletín (casi en similar ritmo a la pluma de Forrest Gump). Desde ella contemplamos a los personajes enloqueciendo por la cómoda rutina en la que se encuentran, la insatisfacción amorosa como detonante y el viaje a donde sea en el aún diverso mundo como solución. El descanso del mundo conocido es lo que hará a las extranjeras amigas a distancia, encontrar el respiro y plantearse una nueva oportunidad. Eso es todo. Se espera uno tal vez una sucesión de humor alrededor de las vecinas de Surrey y L.A. y su interacción con las tierras extrañas. No lo tenemos (al parecer ambos mundos le parecen tan globalizados que ya hay muy poco para escarbar o para que su escaso talento pueda encontrar). Podríamos esperar también una aventura romántica en una línea más seria tal vez como las que tocaban algunas novelas como las de E.M. Forster llevadas al cine, en algún caso potenciando esas posibilidades, pero tampoco lo tenemos.

En 1989, Rob Reiner hizo un film devenido en clásico When Harry Met Sally una redonda comedia dramática que hizo rejuvenecer el feudo del género en el que deambulaban actores con historias de lo más enterradas en la mediocridad. Su especial estructura y lo ingenioso de las réplicas (obra de Ephron cuando daba sus primeros coqueteos con el cine) se convirtieron en modelo a seguir pero casi hasta se podría decir que fue una pequeña chispa que muy pocos conservaban prendida en la vertiente alternativa (Allen principalmente). Meyers juega a ser la aprendiz de estas lecciones pero bajo la potente y definitiva influencia de la política de los estudios que la han formado con una vocación más para las sitcom. Es de esos realizadores ideales para rodar los disfuerzos de actrices como Goldie Hawn, Bette Midler y aunque lo lamentemos, Steve Martín, Diane Keaton o Warren Beatty. Son acaso la alternativa a las comedias de Eddie Murphy, Ice Cube, los hermanso Wayans aunque a fin de cuentas resulten (creativamente) igual de vulgares.

Lo que encontramos es el espectáculo más soso y amodorrado, como los bostezos que les podríamos oír a la directora y su equipo que parecen ser quienes en verdad se fueron a tomar el descanso e hicieron este film casi de pasada. Los innumerables encuentros y despedidas de los cuatro protagonistas son desarrollados con el menor sentido del ritmo posible. La redundancia es el factor condicionante durante el estirado metraje. Ni siquiera el llamativo reparto, que incluye aparte de los cuatro protagonistas, a Ruffus Sewell o Ed Burns puede ser acicate para interesarnos en la historia errática como viaje de campamento. Apenas si causa curiosidad la presencia de Eli Wallach (el feo de Leone y antihéroe de la recordada Baby Doll) en el rol de Arthur, el viejo guionista que se presta a la gran broma sobre la ausencia de verdaderos talentos de su especialidad en este Hollywood para apelar con resignación a la nostalgia (lo haría al suicidio tan solo con leer el guión de esta película).

The holiday es sólo un film de relleno que comete el pecado de estrenarse ya pasado el día de San Valentín, fecha que fue su razón de ser en primera instancia; la segunda es ocupar su lugar en los dvds de cabecera de los todavía vigentes fans de la moda Tom Hanks- Meg Ryan. A la espera seguimos de una película romántica que recupere la tan mentada “magia” que hace del encuentro con el amor una experiencia única en nuestras vidas y no como la boba historia de Amanda (Díaz) y su incapacidad de soltar una lágrima.

Artículo anterior
Cosas que nunca te dije, en Europa Europa
Artículo siguiente
Cine expandido: El cine animado

9 comentarios

  1. 16 de Marzo de 2007 at 0:58 — Responder

    Agradable comedia de Nancy Meyers, realmente muy parecida, al menos en espíritu, a su anterior trabajo, la también resultona “Cuando menos te lo esperas”.
    Sí, la verdad es que se nota que es obra de la misma directora, al tener su impronta y diversidad de elementos que la distinguen: historias diversas de amor, mucho diálogo, y mezcla de ternura, romanticismo, blandenguería, estimables réplicas entre los diversos personajes, y un indudable respeto y cariño hacia sus personajes.
    En esta ocasión, a pesar de la larga duración del filme, que en verdad no era necesaria pues se podía haber contado en menos minutos…) no aburre nada y resulta entretenida en todo momento. Incluso llega a ser muy interesante hacia la mitad del metraje, sobre todo cuando comienza la historia (lo mejor de la película, sin duda alguna) del viejo guionista de la época dorada de Hollywood. Es aquí cuando, sobre todo si eres cinéfilo, la cinta adquiere cotas altas, al hablarse del cine de una maravillosa época ya pasada y del actual, de en lo que se ha convertido hoy en día. Aquí, por medio del veterano y todavía soberbio Eli Wallach, se nos dan unas cuantas lecciones sobre el cine y la vida, sobre lo que podemos, quizás, aprender de las viejas películas, para llevarlas en la práctica a la vida diaria real.
    El resto, es desigual. Es irregular en su ritmo, con buenos momentos, llenos de chispa e ingenio, junto a otros algo anodinos, donde se habla más de lo necesario, y para decir obviedades que todos sabemos.
    Y junto a momentos en verdad divertidos y ocurrentes, como la sorpresa que se da en el vídeo club, cuando Jack Black le está hablando a Winslet de “El Graduado”, tenemos escenas edulcoradas, aunque elegantes, como los vividos por Cameron Díaz en la casa de Jude Law, junto a los dos “accesorios” de él.
    Pero está bien en líneas generales, aunque podría haber estado mejor. Le falta a Meyers, como casi siempre, una mayor utilización de la elipsis y por ese motivo no tenemos más remedio que ver el un poco vergonzante epílogo, tan dulzón que el espectador pudiera morir de un coma hepático. Un epílogo que pudiera causar vergüenza ajena…aunque no llega a tanto, pero mejor que nos lo hubiera evitado la buena de Nancy, de verdad.

  2. […] La odio. Estaba en la función de prensa de El descanso cuando, nuevamente, sucedió. La mitad del écran se volvió propiedad de la marca Sony Vaio (la PC que el personaje de la película utilizaba) y, después, toda la pantalla (sí, toda la pantalla) se convirtió en una gran ventana de internet, mostrando la página de Google. […]

  3. antonio rosales
    4 de Abril de 2007 at 20:44 — Responder

    quisiera saber como para cuando pasaran las series de tv. viaje al fondo del mar, perdidos en el espacio, el tunel del tiempo y por ultimo combat! se nos quito de la programacion de fox y ya se acabo . los sabados y domingos repitiendo por mas de tres vaces los mismos capitulos deverian de pasar las series completas ya que se nos cobra poe alquilar este canal que es muy bueno de antemano les mando un cordial saludo y no se olviden de los mexicanos que nos gusta lo bueno ybuenos tiempos.

  4. Luis Ernesto
    29 de Agosto de 2007 at 16:01 — Responder

    agradable???? solo si quieres ir a perder el tiempo en el cine pero sin aburrirte tanto, para q decir mas de acuerdo a la tonta histiria de Cameron Diaz me hubiera gustado ver mas de la realidad de Kate q es una historia mas llamativa q la de Camron y hasta con una mejoractuación q la verdadera protagonista en conclusion solo es una pelicula para los romanticones q suspiran con cada tonteria de una historia de amor

  5. alessandra
    11 de Febrero de 2008 at 22:10 — Responder

    considero que la actuacion de la pareja de kate es pesima ya que cuando se entera del engaño de su novia, inclina la cabeza de una manera demasiado exagerada (to much) considero que existen mejor maneras de representar la tristeza al enterarse de la infidelidad, siento que es el único defecto que le encuentro a la película, me encanta el papel de kate, es real, relata exactamente los sentimientos de la mujer en una situación tal,creo que lo de la marca sony vaio no influyo para nada en mi, estoy en desacuerdo con David Lynch y ni al caso lo de google, aunque no hubiera aparecido esa pantalla, sabriamos que lo busco ahi ya que es la pagina de internet mas conocida en el mundo

  6. scarlett
    1 de Septiembre de 2008 at 18:19 — Responder

    esta pelicula me encanto y me identifique mucho con el personaje de cameron diaz.
    se a transformado en una de mis peliculas favoritas.
    me di cuenta de muchas cosas e incluso de quien estaba cuando lo nesesitaba y esoe super importante. yo le daria muchos premios novel
    los felicito y le mando un beso enorme a cameron, ella me encanta, la encuentrio una persona muy linda por dentro y por fuera y ademas es una exelente actris

  7. Javier
    10 de Mayo de 2009 at 9:47 — Responder

    Recién veo la película por el cable. Opino que es muy buena, aunque no creo que sea para un novel, hahaha.
    Lo mejor de esta película son los papeles que juegan ambas actrices. Cada una actúa, por decirlo así, a su estilo, como no se juntan casi nunca sus escenas son distintas y completamente diferentes debido a sus personalidades.
    Mientras que Cameron usa más la comedia, como el uso de un anunciador de trailers para representar su propia vida, y su expontaneidad característica; Kate… simplemente es Kate. Todo esto lo hace completamente entretenido, se disfruta mucho de sus personalidades y de la historia creada para cada una.

    Lo que la hace, para mi, una buena película son dos cosas. La primera es la historia de del viejo escritor cuyos aportes en la historia de Kate son cruciales, además cuando habla en su discurso sobre la comparación del cine actual y el antiguo también es muy buena. Pero sin duda lo mejor es la escena de Kate, cuando le confiesa a Jack que ella sí sabe que es sentirse igual ante una infidelidad, realmente genial.

    Pero eso no quiere decir que Cameron no tenga escenas buenas, claro que las hay. Como cuando conoce a las hijas de su pareja. Pasa de ser sorprendente, por la forma en que se entera de que existen, a ser tierna por el encanto de las niñas y hasta de la escena del cuarto de las niñas.

    En resumen, un gran película que no debe de faltar en la colección. No tiene nada que envidiarle a nadie.

    No entiendo como hay posts de gente que no la aprecia, como pueden decir que es para romanticones que suspiran por cada escena.. hahaha. Mejor no digo mas.

  8. […] involucrados Lake Bell y Steve Martin. Si eres de los que se desesperaron con la interminable El descanso, tal vez te baste solo el tráiler. ¡Los fans de la sacarina, […]

  9. Columba
    19 de Noviembre de 2009 at 13:50 — Responder

    A mì la verdad, si me gustò, es entretenida, fuera de rutina, diferente, nos hace recordar aquella època en que Meg Ryan hacìa comedia, pero bueno, hay para todos los gustos!

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

El descanso (2006)