Star Wars III: La venganza del Sith (2005)

Star Wars: Episode III – Revenge of the Sith

Star Wars: Episode III - Revenge of the Sith

Con toda pompa y fanfarria como las que suenan en su ya clásica banda sonora, se ha estrenado el sexto y aparentemente final episodio de la saga cinematográfica con mayor legión de fans de los últimos tiempos, la serie de Star Wars a lo largo de sus 28 años de vida ha visto crecer su arraigo en la cultura popular como ninguna otra, pero eso es mas bien tema de un estudio más largo y extenso, lo que se puede decir acerca de Revenge of the Sith es a grandes rasgos que teniendo algunas elementos y ambiciones algo mayores a las de sus dos predecesoras en la nueva trilogía, no dice ni añade nada más que redondear la visión de la historia galáctica fabulada por George Lucas.

Supuestamente tal como lo soltaban cual bombardeo, se trata de un episodio que se pretende el más oscuro y complejo puesto que nos presenta la transformación del joven Anakin Skywalker en el temible Darth Vader, así como este ayuda a las fuerzas oscuras, representadas por los Sith, a destruir a los heroicos caballeros Jedi y con ellos a la republica. Mas allá de intrigas y generalidades políticas de bolsillo (que Lucas utiliza en esta nueva trilogía con insólito interés y provocando con su ingenuidad no poca vergüenza ajena) lo que sostiene a una cinta de este tipo es o debería ser, como en las mágicas imágenes de las originales, la acción, el sentido de la aventura, cosa que esta película por ser la enésima copia de un estilo ya asentado y que durante años a pasado por muchos cambios, se convierte en un ejercicio pobre y redundante. Siendo éste poco efectivo nos dirige la atención hacia la intriga y los personajes, pero ahí el panorama es peor: son personajes tremendamente esquemáticos y funcionales a su destino predeterminado, los actores poco pueden hacer con ellos dependiendo también de los recursos de cada uno de ellos, Anakin (Darth Vader, acaso el personajes central y más logrado de saga) con las facciones de Hayden Christensen, no pasa de ser un soso y monolítico personaje cuasi terminator al que Lucas trata de cruzar insólitamente con Hamlet a pesar de sus intentos de darle mayor densidad y complejidad, parece mas bien sacado de algún telefilm de teenagers, el canciller (Ian McDiarmid) es solo un compendio de impostación a lo british, Natalie Portman como Padmé es casi una figurante con tanto peso en el film como ese conde que interpreta Christopher Lee, Samuel L. Jackson y Ewan McGregor con más suerte solo se divierten blandiendo sus sables láser ya que sus personajes no les dejan otra, las parrafadas misticistas solo son creíbles en las facciones del infográfico Yoda.

A favor de la cinta solo podemos encontrar por ahí algún que otro momento tal vez como el enfrentamiento final, que tampoco es gran cosa, o algunas imágenes que preceden a la primera película que nos jalan mas bien el sentimiento, a quienes crecimos y vivimos la saga original y que si supo capturar en el momento preciso ese halo de irrealidad y hacérnosla tan vivida y tal vez esa sea la gran diferencia entre una y otra trilogía: la primera surge en un momento de explosión creativa, en la que se nos presenta un universo original (en su mixtura de varias referencias a la vez), casi experimental, en cambio esta nueva trilogía es solo la forzada continuación carente de la urgencia, vitalidad y frescura de un cineasta haciéndose un camino.

Jorge Esponda

Artículo anterior
Tiempo límite (2003)
Artículo siguiente
Cuentos de otoño (1998)

27 comentarios

  1. Magnificman
    7 de agosto de 2008 at 5:49 — Responder

    Critica sin sentido, no entiende de ciencia ficcion o de aventura pura. Es cierto q la pelicula podria haber sido diferente, mas profunda etc, pero habria durado 4 horas, en las peliculas de accion(y donde pasan tantas cosas) no hay demasiado lugar para el lucimiento de los actores.Aca lo principal es la historia, es diferente y punto, ni mejor ni peor, te quedaste en el pasado maestro.

  2. Jorge Esponda
    7 de agosto de 2008 at 12:52 — Responder

    Tranquilo fan!!

    Veamos, según tu texto, entiendes la ciencia ficción o la aventura solo como algo que se remite a un continuo vaiven donde lo principal es la historia y la acción no permite más que eso. Nadie está juzgando a esta película por ello, de lo contrario tambíen hubiese dicho que las películas de Bourne son un adefecio, por citar un ejemplo.

    Según tú me quedé en el pasado, pero te cuento algo en calidad de “primicia”: las características que tu alabas son precisamente las del cine o las narraciones más clásicas, más tradicionales, más antiguas.

    El tema no es que estas nuevas películas de Star Wars sean malas porque según tú, se empeñen en tener más acción. Las primeras eran concebidas con las mismas dosis e intenciones a un primer nivel.

    Se trata de que, aparte de no tener esa originalidad con la que se han vendido a las nuevas generaciones, su desarrollo es esquemático y su apuesta por exagerar todos sus aspectos técnicos son solo una mañosa maniobra para ocultar su desarrollo u concepción forzada y simplona, en mi opinión.

    Considerando eso decir que “no entiende de ciencia ficcion o de aventura pura”, pues podemos discutir las características y logros de ambos géneros desde que los inventó la narrativa literaria. Pero estaría demás, puesto que sería limitarnos a reducir sus posibilidades de respirar con un corset muy apretado. No toda la ciencia ficción es necesariamente de aventura, y viceversa.

    Considerando que la saga de Lucas si va para esto último, nadie va a criticar que el desarrollo de sus personajes sea condicionado por la acción, que su tremendista historia se víncule hasta con referencias a la política reciente, o que sencillamente se deje llevar por los característicos tópicos del manistream actual. Lo que se deja ver es que ello excede en una narración innecesariamente alargada, sobrecargada y repetitiva, del modelo del pasado.

    Claro que esto no quiere decir que la ciencia ficcción se haya enquistado en un modelo. Otra primicia: hay mucho más allá de esta burbúja galáctica. Películas y tendencias que si innovan y se aventuras afuera del horizonte clásico. El cine de David Cronenberg es uno de ellos.

  3. Magnificman
    8 de agosto de 2008 at 10:16 — Responder

    La gran diferencia entre ala nueva trilogia y la vieja, es que antes del imperio el universo de starwars y sus posibilidades son inmensas, y las historias mucho las largas, y complejas, que al pasarlas en dos horas quedan esquematicas etc.Creo que la idea y la obra en si queda completa con libros y Comics, Es cierto que en las antigua trilogia todo era mejor narrado y detallado, pues habia menos q contar y menos capacidad de mostrar.Lo que destaco de la nueva es que se nos mostro en movimiento todo un universo de cosas que solo se imaginaban en las novelas y los comics.Poco pesa lo negativo.PD David Cronenberg de Jason X???????:S

  4. Jorge Esponda
    8 de agosto de 2008 at 12:31 — Responder

    Bueno, si marcas la diferencia cinematográfica y estética entre una y otra trilogía por los detalles de la historia, que por lo visto te conoces muy bien. Creo que el asunto ya abandonó el tema del cine en si mismo y la validez de una película. Y no me sustenta para nada las diferencias que defiendes. Si nos guiamos por eso también puedo llegar a la conclusión de que otra diferencia que encuentro entre una y otra es el cambio de casi todo el reparto(¿?)

    Pero yendo a grandes rasgos al asunto de la adaptación, pues casi todo el aspecto argumentativo de las películas se han ido conociendo con el tiempo. No son lo que digamos, un producto a adaptar sino que son derivados de la franquicia misma.

    Al menos reconoces que las primeras eran mejor narradas, pero eso no es consecuencia de que tenían menos que narrar. La creación no se define al final por influencias de ese tipo y menos por un proyecto como este. Sería como sobreponer mi conocimiento de la Segunda Guerra Mundial, al tratar defender los pocos logros de una película sobre los combates, por encima de alguna que medianamente lo hizo mejor contándo unicamente sobre el encierro de Hitler en su búnker, solo porque tenía demasiado que decir y era natural que se excediese.

    Más allá de lo cinematográfico, he disfrutado mucho con Star Wars en sus primeras versiones, pero personalmente no me interesa ir enterándome y acumulando las historias que le van inventando a cada monstrito que por ahí figuró de pasada en alguna secuencia. A menos que llegase al cine. Creo que eso es lo que define a Lucas: el amor y odio que puede generar su despligue abultado de merchadising.

    PS: Si no te interesa Cronenberg te recomiendo a Chris Marker, otro capo de las posibilidades de la SF.

  5. Andres
    30 de enero de 2009 at 14:31 — Responder

    para entender la vision del cine que el señor George Lucas tiene y comprender el universo que ha creado, hay que ser un verdadero fanatico de su épica saga, sino preguntelle a uno de esos geeks que andan por ahí disfrazados.
    Muchos creen que star wars es solo una pelicula mas, pero no!!! STAR WARS ES STAR WARS!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Yo me declaro un gran fan de George y veo en sus películas algo mas que solo Ciencia Ficción y efectos especiales.

  6. carlos portillo
    2 de abril de 2010 at 3:15 — Responder

    no se cual de las dos sagas es mejor o peor, pero la primera entrega de stars wars fue la novedad en efectos especiales en su tiempo ya que no recuerdo una pelicula que se le pudiera comparar, fue un gran salto al futuro, ahora que estamos plagados de peliculas con efectos especiales ya nada nos sorprende, siento que las nuevas sagas de star wars llegaron en un mal momento, fueron unas mas del monton, ademas abusaron de los efectos especiales, es como si estuvieramos viendo una pelicula de videojuegos, animaciones , animaciones y mas animaciones, stars wars marco el comienzo de una epoca de peliculas con efectos especiales inovadores, LAS NUEVAS SAGAS DEBERIAN HABER HECHO LO MISMO, algo diferente tal vez en tercera dimension deberian haber sido PIONERAS en otro formato de hacer peliculas, ademas sus actuaciones fueron sozas , la historia mala y repetitiva, espero que si llegaran a hacer otra trilogia marcara el comienzo de una manera de como hacer verdadero cine inovador y futurista como fue la primer trilogia… y que la FUERZA ACOMPAÑE A GEORGE LUCAS PARA QUE NO VUELVA A METER LA PATA Y HAGA DE STAR WARS LA MEJOR SAGA DE PELICULAS FUTURISTAS EN LA HISTORIA….

  7. 26 de septiembre de 2010 at 13:43 — Responder

    por que no hay el episodio 7 y tambien por que no dan todos los episodios tambien en el cine

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Star Wars III: La venganza del Sith (2005)