En la cama (2005)

En la camaDir. Matías Bize | 85 min. | Chile

Guión: Julio Rojas

Intérpretes:
Blanca Lewin (Daniela)
Gonzalo Valenzuela (Bruno)

Estreno en Perú:
4 de agosto del 2006 (10º Festival ElCine)
21 de setiembre del 2006 (Estreno comercial)

La película narra los vaivenes de Daniela y Bruno, una pareja de casi desconocidos que se acuesta sin intercambiar mayor información. Blanca Lewin y Gonzalo Valenzuela se entregan totalmente a sus roles y consiguen un excelente trabajo de a dos, pero el director no sólo acierta con abiertos encuadres de la pasión, sino con planos detalle, pantalla dividida y la primera secuencia coital de figuras huidizas y elocuencia sonora que inaugura la película y la sintetiza inspiradamente.

Matías Bize ha logrado nuevamente contar una historia cargada de experiencias, mundo interior y pasado influyente en un espacio de tiempo mínimo, que concentra la acción en una intensa jornada amatoria y conversacional. A diferencia de Sábado, una película en tiempo real, en la que, como la prolongación del nombre lo indica, el metraje era exactamente igual al tiempo de la narración y del registro por emplear un plano secuencia de una hora que alcanzaba a todos los personajes, repitiendo la hazaña –salvando todas las distancias– de Hitchcock en La soga y Sokurov en El arca rusa, En la cama tiene sólo dos intérpretes y muchos cortes, construyendo una cadencia que oscila entre cópulas vertiginosas y reflexiones medianas, con tendencia a la elipsis arrítmica en cada intervalo que no impide ceñirse al lapso de unas cuantas horas de íntima geografía.

Es decir, si el filme anterior corría por la vía pública con la cámara y su exaltada protagonista en medio del shock de abortar un matrimonio, en esta oportunidad existe una sola locación, el cuarto de un hotel y básicamente la cama, campo de combate donde el dúo se extenúa y resucita varias veces, en un movimiento rotativo de cercanía y distanciamiento, empatía y fastidio, roces y cosquilleos, sábana envolvente y distensión física, con la mirada que pasa del techo a los ojos de la compañía y viceversa.

Pero el reto de En la cama es más difícil de sostener. Si el tiempo real de aquel sábado tenía predeterminado un ritmo de patrullero en balacera que nunca decaía, y que por lo mismo podía darse el lujo de darse pequeñas pausas cuando quisiera, los vaivenes de Daniela y Bruno, una pareja de casi desconocidos que se acuesta sin intercambiar mayor información, aguantan hasta una hora, pero el último tercio declina, llegando el relato un poco cansado al final y quizás habiendo agotado prematuramente algunas variables argumentales. Llama la atención que habiendo salido airoso una vez con un metraje breve, Bize no haya eliminado algunos de los ochenta y cinco minutos que muestran el desgaste de la situación.

Sin embargo, el resultado global es bastante positivo. En la cama no escatima exposición: Blanca Lewin y Gonzalo Valenzuela se entregan totalmente a sus roles y consiguen un excelente trabajo de a dos, pero Bize no sólo acierta con abiertos encuadres de la pasión, sino con planos detalle, pantalla dividida y la primera secuencia coital de figuras huidizas y elocuencia sonora que inaugura la película y la sintetiza inspiradamente.

Gabriel Quispe

» Lee más de En la cama

Artículo anterior
Chullachaki presenta “En la cama”
Artículo siguiente
San Sebastián 2006: Bruno Ganz en “Vitus”

4 comentarios

  1. ulises
    2 de octubre de 2006 at 13:47 — Responder

    es un fim extraordinario en el cine apasionado es lo mejor y se ve bien

  2. […] ya antes hablamos de Play, la ópera prima de Alicia Scherson y en Lima pudimos ver Sábado y En la cama de Matías Bize. En todo caso estamos hablando de un país que va hallando una cuota sostenida de […]

  3. faviana
    15 de mayo de 2008 at 16:14 — Responder

    me encanta el sexo de pelicula
    qiero que publiquen mas sexo
    es excitante
    bye

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

En la cama (2005)