Casino Royale (2006)

James Bond: Casino RoyaleDir. Martin Campbell | 144 min. | EE.UU. – Reino Unido – Alemania

Intérpretes:
Daniel Craig (James Bond), Eva Green (Vesper Lynd), Mads Mikkelsen (Le Chiffre), Judi Dench (M), Jeffrey Wright (Felix Leiter), Giancarlo Giannini (Mathis), Caterina Murino (Solange)

Estreno en Perú: 7 de diciembre de 2006

Como es usual desde hace más de 40 años, el agente secreto al servicio de su majestad, hace su aparición como queriendo dejar en claro su preponderancia en el género de espionaje tan popular en su momento pero que ha debido adaptarse a los continuos cambios tecnológicos y socio-políticos para poder sobrevivir. La franquicia alrededor del personaje creado por Ian Fleming permanece inextinguible como lo habrían querido sus orgullosos padres Harry Salztman y Albert Cubby Broccolli. Pero al parecer las ideas andan escaseando a tal punto que los herederos optan por esta especie de precuela. Casino Royale es anterior a todos las aventuras de Connery, Moore y demás. El 007 que presentan es un personaje menos relajado y sibarita. El duro Daniel Craig personifica a Bond como una maquina recién salida de fábrica por momentos más cercano al Jason Bourne de otra serie de libros que logró su entrada al cine.

James Bond: Casino Royale

Esta edición (Nº 21 si no me equivoco) corre a cargo de Martín Campbell quien ya tuvo oportunidad de dirigir otra aparición de Bond con rostro nuevo: Goldeneye en la cual Pierce Brosnan asumía el reto de la última oportunidad para la franquicia tras años de sequía en la taquilla. Esa versión fue acaso una de las más resueltamente paródicas, pues para ese entonces el humor se había convertido en parte de la serie, como lo fue para su émulo Get Smart. Lo que llama la atención del nuevo Bond es la casi total ausencia de matices, la película se concentra en ser toda lo expeditiva que pueda en la intriga que elabora. Tan sólo el inicio nos deja claro el norte del film a través de su pétreo protagonista, un ajuste de cuentas resuelto con brutalidad y sin apelar a mayores parafernalias es lo que le basta de introducción para arrancar los fuegos artificiales de sus créditos iniciales.

Daniel Craig es un actor de temple que en sí mismo encarna el tono de la película. Demás está ya, tras tantos cambios, el seguir haciendo comparaciones entre los actores que han asumido el papel y usado los mejores modelos y a las mejores modelos (fácilmente llegarán a diez de acá a un tiempo). Craig interpreta a un Bond novato y concentrado en su misión, listo para resolver cualquier problema aún cuando estén por expedirle su licencia para matar. Los coqueteos de Connery y las flemáticas ironías de Roger Moore no tienen lugar. Trato semejante recibe reacción idéntica y así M (nuevamente Judi Dench) y cuantos giran a su alrededor no tienen tampoco motivos para regalarnos algún momento de relax (resulta evidente el por qué de la ausencia de Q o R o la letra que sea).

James Bond: Casino RoyaleCon esa consigna el director se entrega a la labor de rutina, estatus al que no puede escapar por más que su entrega y oficio en la acción lo intenten. Este Bond como todos está fabricado bajo patrones rígidos a causa misma de la serialidad de su fuente. En esta versión hay por lo menos tres momentos espectaculares que valen la visión de la cinta (especialmente la incesante persecución en las calles y alturas de la exótica Madagascar) en ellos la habilidad de Campbell en el terreno es innegable. Lo pobre del asunto es cuando el thriller desaparece para dar lugar a la intriga y pesquisas propias del género, elemento con el que convive la estructura del film y que es asumido con mecánico desgano. Tras el espectacular comienzo sólo nos queda presenciar las “curiosidades” del guión. El primero y mayor es el villano de turno Le Chiffre, personaje que se presenta como un antecesor-continuador del Donald Pleasence de Solo se vive dos veces. Pero al cual, con toda su siniestra apariencia, Bond siempre dejará un paso atrás.

James Bond: Casino RoyaleLo que resta es volver hacer el tour mundial junto con el héroe hasta la aparición (algo tardía) de Vesper Lynd, personaje inicial de tantas Bond’ girls, que es representado por Eva Green sin afán mayor que el de caminar por una pasarela (bueno más no se le pide a la inquietante chica rebelde de The Dreamers). Hasta Montenegro se extiende la aventura finalmente concentrada, tal como lo anticipa el título, en una mesa de póquer. Ya no hay mayores sorpresas para ese momento salvo el dejar expandirse aún más el costado cruel (mientras lo comercial lo permita) del agente y sus afanes. Sólo un giro al final pretende rescatar el interés del espectador de cierta modorra que acaeció a partir de la mitad. Que lo consiga o no, ya es una misión que va más allá de los encargos que recibió Bond durante todo el metraje. Bien valdría después de tanto correteo dejarlo descansar un poco para disfrutar de los placeres sencillos. El éxito al parecer se lo negará por el momento.

» Lee más sobre Casino Royale

Artículo anterior
Nuevo ciclo de cine en la Cayetano Heredia
Artículo siguiente
“Saló o los 120 días de Sodoma”, en Retro

8 comentarios

  1. 31 de enero de 2007 at 0:55 — Responder

    Entretenida y, a ratos, bastante interesante film de acción, última hasta la fecha del simpar agente al servicio de Su Majestad y con licencia para matar, 007, Bond, James Bond.
    En realidad, se trata de la primera aventura del héroe, que ya fue vista en el cine, con el mismo título, pero espíritu totalmente diferente. Era abiertamente paródica y resultaba bastante divertida, aunque ese humor puede que ya se haya pasado de moda. Pero estuvo bien en su momento.
    Esta de ahora es más seria, y lo cierto es que, no solamente no se parece en nada a aquélla, sino a ninguna del resto de pelis con Bond.
    Es, mucho má seria que las demás, teniendo un componente melancólico y de cierta tristeza vital, que pulula a través de la dura historia, una historia donde, ciertamente, podemos comprender algunos rasgos psicológicos del agente secreto, como su desapego sentimental hacia las mujeres.
    La peli es en todo momento entretenida, y contiene escenas adrenalíticas, como las del comienzo, con esa saltimbántica persecución en África, con escenas de gran riesgo y exigencia física. Porque ese es el rasgo que más define a este Bond de ahora, que está físicamente mejor preparado que nunca. No para de emprender carreras a pie (casi casi, o sin casi, alcanza a los coches, que van a toda leche…) o pegando saltos y atravesando paredes a pelo si hace falta. En cuanto a las luchas cuerpo cuerpo, da lo mismo que pelee con uno que con tres, siempre acaba magullado, pero en la escena siguiente y tras lavarse con agua y jabón, aparece en la siguiente escena incómume.
    Todo esto, lo de las escenas de acción, muy bien rodadas, con gran sentido del montaje y utilización de la banda sonora y efectos de sonido para dar realce a los golpes y explosiones, lo digo para incidir en que, a pesar de que se está diciendo que es la más creíble y realista de la exitosa saga, la verdad es que esto se pudiera decir del fondo, pero en absoluto de la forma.
    Pero volviendo a la historia en sí, tengo que decir que en todo momento interesa al espectador, que se lo pasa francamente bien, con momentos muy logrados como la larga partida de póker descubierto, con el momento cumbre del desfibrilador, un momento para el recuerdo, aunque no hay por dónde cogerlo desde el punto de vista de la, no solamente credibilidad, que no la tiene en absoluto, sino de la más mínima verosimilitud. Pero tiene fuerza y la tensión está lograda al máximo.
    Aunque lo más importante, por lo menos para mi, tiene lugar en la largo episodio de Venecia. Su escena culminante tiene fuerza y emotividad.
    En cuanto a su epílogo, la verdad es que creo que está cogido por los pelos. Es demasiado rápido y hay que creérselo porque no hay más remedio, pero es demasiado facilón. No me convenció en absoluto.
    En resumen, que este “Casino Royale” está bien, aunque no creo que sea para tirar demasiados cohetes Ha logrado pasar la (absurda, ¡qué vergüenza que la gente opine antes de tiempo sin tener ni puta idea!) prueba de fuego de los incrédulos espectadores que no veían bien a Craig en el papel (lo hace muy bien) y ahora esperaremos a la siguiente aventura. Por mi puedo esperar mucho tiempo. Me ha supuesto esta peli un buen entretenimiento pero nada más.

  2. anonimo
    5 de marzo de 2008 at 20:36 — Responder

    porqueria de pelicula esta, daniel craig no sirve para el papel es muy feo

    “sean connery“ siempre sera l mejor

  3. david
    17 de julio de 2008 at 12:26 — Responder

    en primera en relacion a el comentario, ha mi en lo particular me parece buena la pelicula y la interpretacion, ya que daniel craig viene a encarnar a un nuevo bond que va con nuestra epoca, mas real,no necesita ser guapo pues es un nuevo proptotipo y mas humano ya que podemos ver por momentos que su propia naturaleza e impulsos a veces lo traicionan, ya sangra y tambien es golpeado, en lo particular yo siempre he sido fanatico de las peliculas de bond y para mi todos los james bond que han existido han brindado un toque especial a cada interpretacion y todos tienen merito porque nos han hecho gozar de generacion en generacion, pero definitivamente quienes han dado mayor matiz al personaje para mi son: sean connery, pierce brosnan y daniel craig este ultimo esta muy de acorde con nuestros tiempos mas violentos y la actuacion cuando es torturado, el coraje que imprime me contagia hay que mencionar que estamos hablando de un nuevo Bond y Daniel lo hace bien le pongo 10 en actuacion y la trama es buena recopilacion del antiguo casino royal, hay que ser onestos veo las anteriores de connery o ver pelear a roger moore y me da sueño, en esta ultima la agilidad, los medios de pelea son exelentes y te mantienen al limite.

  4. […] provocó graves accidentes en el rodaje-, que narra a partir de lo que dejó la entrega anterior, Casino Royale. El estreno es el 14 de noviembre, una semana después de lo previsto por los reacomodos que […]

  5. […] la historia quedando muy lejos de la vara impuesta por el Le Chiffre, del danés Mads Mikkelsen, en Casino Royale. Por otro lado está la chica Bond de turno, la ucraniana Olga Kurylenko, quien ya se ha preocupado […]

  6. […] Uno de los artífices de las recientes entregas de James Bond, Quantum of Solace, Casino Royale y Die Another Day, Callum McDougall -no MacDouglas como circula en la red-, dijo que la iniciativa […]

  7. […] Dentro de pocos meses, este incansable amante del cine de Hollywood, estrenará Valhalla Rising. Se trata de una cinta épico-legendaria que narra las aventuras de One-Eye, un héroe dotado de fuerza descomunal, que tras haber permanecido esclavizado durante años, emprende una huída que lo llevará ser parte de uan expedición vinkinga a tierras desconocidas. El tráiler nos permite esperar una película bastante sangrienta y tal vez entretenida. Aquí tienen esas imáganes recién lanzadas por la red, y que muestran como protagonista a Mads Mikkelsen, el actor que vimos en el papel de Le Chiffre en Casino Royale. […]

  8. […] en la versión cómica de Casino Royale en 1967. Pero el que interpreta el danés Mads Mikkelsen en la nueva versión no intenta parecerse en nada al de aquél capítulo apócrifo de la saga Broccoli-Saltzman. Esta es […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Casino Royale (2006)