We are the strange

Hace unas semanas escribí un artículo presentándoles a la película indie (esas de verdad) Four Eyed Monsters, hoy les presento una más indie, aún más personal, mucho más rayada, y mil veces más futurista. Éste engendro de la cultura cybergeek se llama We Are the Strange, una película de animación que descubre un género nunca antes imaginado, tal vez la película animada más rara de la historia (como declaran varios). ¿Qué homemade híbrido obtienes del anime japonés, el 3D, el stopmotion de los hermanos Quay, y la cultura de los videos juegos 8-Bit (Nintendo NES, Gameboy)? Obtienes el futuro, algo que su creador ha llamado Str8nime.

No es difícil suponer que el director es igual de loco que su película. Primero de todo, utiliza un seudónimo que fácilmente lo delata: M dot Strange. De este excéntrico sujeto se conoce que se autodefine como un demente weirdo profesional, que tiene un perturbador sentido del humor y que hizo We Are the Strange porque para eso lo programaron alienígenas grises del futuro. Asusta tan solo pensar hacer una película de 88 minutos en stop motion o en 3D… pero imagínense hacer ambas, prácticamente solo, enclaustrado en tu cuarto con 9 computadoras y un Gameboy por 3 años. Muchos se han quedado pasmados con la extrema calidad visual de la película, es increíble que ahora la tecnología te permita crear una aparente mega producción de 100 millones de dólares en tu cuarto. Miren nada más este rarísimo tráiler:

Pero el caso de We Are the Strange va más allá de su originalidad y calidad artística, es bastante interesante este nuevo rubro del Web 2.0 para la auto distribución cinematográfica, idea bastante utópica hasta hace poco. Ni M dot entiende como demonios aceptaron su largometraje en la Selección Oficial del pasado Festival de Sundance, pero este suceso le hizo chocar contra la realidad. Se dio cuenta que no todo iba a ser genial gracias a su popularidad en la red, nadie quiso distribuir su película, no sabían que hacer con ella, era muy rara para ellos. Es que alguien que no ha vivido la generación de los videojuegos, los Ataris, los pinballs, alguien que no haya tenido al videojuego como su mejor amigo en la infancia (o hasta el presente) es muy probable que no capte le esencia del filme.

We are the strange We are the strange

Es por lo anterior que M dot Strange está aprovechando su popularidad ciberespacial, sus mismos fans reparten flyers de la película para que sea más conocida y logre la tan ansiada distribución. Estos habitantes del Internet, como bien se sabe, son jóvenes que no saben lo que es vivir sin computadoras, mucho menos sin videojuegos. Gente de cultura globalizada, que no le tiene asco al pasado, ni miedo al futuro, está generación, que como dice M dot Strange, es la que va a llenar las salas de cine en los siguientes 50 años.

We are the strange

El suceso de M dot en el Internet y con la fidelidad de sus fans, se debe a la misma tecnología que inspira su trabajo, utiliza su muy entretenido video log (gracias a su peculiar personalidad), blogs, foros, etc. Tiene una relación completamente horizontal y cercana con sus fans, para ellos es como su “pataza” que está haciendo una película chévere, sí o sí van a ir a verla al cine y lo van a apoyar para que continúe produciendo este tipo de cosas, simplemente porque saben que es una persona de carne y hueso, como ellos. En su video log de YouTube, que actualiza diariamente, podemos ver todo el proceso de producción de la película desde los primeros pasos hasta ahora que anda luchando por la distribución de su film. Ya es del pasado aquella relación vertical entre el espectador y el director, esa figura misteriosa, lejana y omnipotente que proyectaba el director e impedía una verdadera empatía con el artista.

No se olviden de visitar el website de We Are the Strange.